SECCIONES
ARMENIA
LOCALES
DIÁSPORA
UGAB
INSTITUCIONES
EMPRENDIMIENTOS Y PYMES
OPINION
AGENDA
SOCIALES
Temp.: -
Hum.: -
Martes 19 de Octubre - Buenos Aires - Argentina
PREMIO MEJOR MEDIO DE PRENSA PUBLICADO EN LENGUA EXTRANJERA - MINISTERIO DE LA DIASPORA DE ARMENIA 2015
Opinion - Edmond Y. Azadian
Armenia se convierte en daño colateral en el enfrentamiento entre Irán y Turquía
08 de Octubre de 2021

Los observadores del Cáucaso habían llegado a creer que con la restauración de la integridad territorial de Azerbaiyán, como seguía llamándola este último, la región podría volver a una era pacífica. Poco sabían que la guerra entre Armenia y Azerbaiyán, sirvió como preludio de una nueva volatilidad en la región, porque Azerbaiyán no estaba solo en esa guerra; Turquía participó abiertamente en el conflicto, Pakistán envió a sus pilotos militares y Turquía movilizó sus hordas de mercenarios islámicos desde Siria, mientras que Israel guió su armamento UAV desde su propio territorio. Cada participante albergaba una agenda que pasó a primer plano después del conflicto.

En la actualidad, Turquía está bien asentada en el Cáucaso después de llegar a un acuerdo con Rusia. Azerbaiyán se ha convertido en una nación cautiva bajo el dominio turco y su presidente, Ilham Aliyev, es casi un muñeco de ventrílocuo de su maestro, el presidente Recep Tayyip Erdogan. Con la expansión de la frontera de Azerbaiyán con Irán a través de avances en Armenia propiamente dicha, Israel ha ampliado su capacidad de vigilancia sobre este último. Pakistán, el centro terrorista, está allí para fomentar el tipo de horror político que ha creado en Afganistán.

Rusia está luchando desesperadamente por mantener el status quo, que ya ha inclinado la balanza a favor de Turquía. Con la guarnición de la OTAN en la frontera de Rusia en Polonia y los disturbios en Ucrania y Bielorrusia, además del impulso turco en Asia Central para crear una brecha entre Rusia y China, Moscú no puede permitirse una segunda Chechenia. En consecuencia, se ha tomado en serio la amenaza de Ankara de que esta última puede hacer estallar a la Federación de Rusia desde dentro, utilizando a los 25 millones de habitantes musulmanes de Rusia.

La inactividad y cautela de Rusia se puso de manifiesto en la cobarde declaración de su ministro de Relaciones Exteriores, Sergey Lavrov, de que el Kremlin no está en condiciones de forzar la liberación de prisioneros de guerra armenios en Azerbaiyán, porque fueron capturados después de la declaración del 9 de noviembre, comprando el argumento del presidente Aliyev.

Dentro de esta perspectiva política, Ankara se ha involucrado en nuevas iniciativas utilizando Azerbaiyán como herramienta. La beligerancia recién descubierta de Azerbaiyán no es más que una actuación obediente a las órdenes de Ankara. En este momento, Turquía ha decidido provocar a Irán en un enfrentamiento abierto, motivado por más de una causa; Irán, como Armenia, es un impedimento para los planes pan-turanistas de Turquía, por lo tanto, debe ser destruido. Si países fuertes como Irak, Siria y Libia se derrumbaron bajo una presión externa similar, el destino de Irán también podría estar en peligro. No fue una sorpresa que el periódico progubernamental Yeni Safak en Turquía publicase en su titular "Irán desaparecerá del mapa".

La postura agresiva de Ankara tiene la intención de ganarse la buena voluntad de Washington, que tiene un interés en la fractura de Irán.

Aunque Turquía e Israel han estado en un enfrentamiento público, parecen haber acordado estar en desacuerdo, ya que estaban utilizando territorio azerbaiyano para atacar a Armenia.

Israel ha entendido la posición del presidente Erdogan como ladrar sin morder en nombre de la Causa Palestina, porque después de la debacle del Mavi Marmara en 2010 cuando las fuerzas israelíes atacaron barcos pro-palestinos operados por Turquía, matando a varios activistas, Erdogan no se ha embarcado en otra aventura que dañaría su reputación en nombre de los palestinos.

Israel también ha encontrado un rayo de luz en la retórica ineficaz de Erdogan en nombre de los palestinos, porque esa retórica corta el argumento iraní de ser el defensor de la causa palestina.

Turquía está en el asiento del conductor en el Cáucaso y está manipulando a Aliyev para provocar una pelea con Irán. Con toda la retórica machista que emana de Teherán, los líderes allí son extremadamente prudentes para no caer en la trampa tendida por Turquía. Aliyev nunca podría volverse tan audaz como para provocar una pelea con Irán sin el apoyo de Ankara. La asertividad de Aliyev también ha amenazado a Armenia, que se convierte en el gran daño colateral en este enfrentamiento.

Debemos recordar que la guerra de 44 días en Karabaj fue precedida por una serie de ejercicios militares conjuntos entre los ejércitos azerbaiyano y turco. Hoy, el panorama militar es más tenso, nuevamente con una serie de ejercicios militares realizados allí. Los ejercicios navales conjuntos de las fuerzas de Turquía y Azerbaiyán en el Mar Caspio este mes violaron la Convención del Mar Caspio, que no permite ninguna fuerza militar fuera de los estados litorales en esas aguas. Pero Turquía ha establecido un patrón de violación de las leyes internacionales con impunidad. Primero, Ankara buscó derechos legales en el Mediterráneo oriental en nombre del norte de Chipre ocupado ilegalmente. Hoy, trata a Azerbaiyán como un territorio ocupado por Turquía, lo que le da a Turquía el derecho a introducir sus fuerzas navales en el Mar Caspio. Ningún país argumentó en contra de este acto ilegal, excepto Irán,

Con una serie de juegos de guerra que continúan, uno no puede perderse la atmósfera del Karabaj de antes de la guerra.

Ahora vienen los ejercicios militares en Bakú, con fuerzas conjuntas de Turquía, Azerbaiyán y Pakistán, seguidos de juegos de guerra con las fuerzas conjuntas de Turquía, Azerbaiyán y Georgia, y el último planeado entre el 5 al 8 de octubre, que tienen lugar en Nakhichevan con el fuerzas militares de Turquía y Azerbaiyán. Uno podría preguntarse con razón ¿por qué tanta militarización en la región en tan poco tiempo, si no hay una guerra planeada en el futuro inmediato?

Por supuesto, estos movimientos militares amenazantes han alarmado con razón al régimen de Irán, que comenzó a mostrar sus propios músculos militares realizando ejercicios militares masivos en las fronteras de Azerbaiyán, a lo que el presidente Aliyev expresó su sorpresa.

Bakú inició su provocación gravando a los camiones de carga iraníes que se desplazaban por los 21 kilómetros de carretera recientemente "adquiridos" por Azerbaiyán en territorio armenio. Luego vino el arresto de dos camioneros iraníes que aún estaban cautivos en Azerbaiyán. Para colmo de males, hubo un ataque contra la embajada iraní en Bakú. Nada sucede espontáneamente en un país autoritario como Azerbaiyán. Todos estos incidentes se combinaron con intercambios locuaces virulentos entre las dos capitales.

El 17 de septiembre, el clérigo iraní Ayatollah Hassan Ameli dijo: “Dado que Azerbaiyán y Turquía no respetaron el derecho de Irán como vecino, le pedimos al Consejo Supremo de Seguridad Nacional que permita que el Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica demuestre solo la mitad del poder de Irán en este lado del borde para decirles: 'No jueguen con la cola del león' ”.

La respuesta de los cuartos oficiales de Azerbaiyán fue "Cortaremos esa cola". Así se intensifica la retórica.

Armenia está atrapada en este cuerpo a cuerpo, sin estar preparada.

Azerbaiyán y Turquía han estado impulsando su versión del tratado de paz del 9 de noviembre y el comienzo de la demarcación y delimitación entre los dos países. Armenia es el claro perdedor en este escenario. Esta política, por un lado, implicará el reconocimiento de Armenia de la integridad territorial de Azerbaiyán sin estatus para Karabaj y, por otro lado, la cesión del "Corredor Zangezur" a través del territorio soberano de Armenia a Azerbaiyán.

Aunque el primer ministro Nikol Pashinian y el secretario de Seguridad Nacional, Armen Grigorian, han estado insistiendo en que el tema del corredor no está en la agenda de discusión, el gobierno iraní no está completamente convencido, ni la población de Armenia. Todas estas travesuras políticas se desarrollan a plena vista del Kremlin, que guarda un silencio traicionero.

Al oponerse a un corredor a través de Armenia, Teherán ofreció su propio territorio a Azerbaiyán para tener acceso al enclave de Nakhichevan. Pero no hubo compradores en Bakú. Hoy, Teherán ha declarado oficialmente que cualquier cambio de frontera en la región es una línea roja para Teherán.

Israel ha estado presente en Azerbaiyán durante casi 30 años. El régimen de Irán era consciente de ese hecho, pero nunca expresó sus preocupaciones con tanta fuerza como lo hace en estos días porque con la expansión de la frontera con Azerbaiyán, la capacidad de Israel para amenazar a Irán ha crecido exponencialmente.

Además, el gobierno de Teherán no cree que Armenia pueda o esté dispuesta a defender su propia integridad territorial y por eso se está responsabilizando de la seguridad de su propio país.

Todo el tiempo, Teherán y Ereván han mantenido buenas relaciones de vecindad. Pero recientemente se expresaron algunas preocupaciones en Teherán e incluso el periódico oficialista Keyhan acusó a Armenia de estar en connivencia con Occidente en un complot contra Irán. El primer ministro Pashinian aseguró públicamente a Irán en una conferencia de prensa en Lituania que Armenia no puede y no conspirará contra Irán. Como si eso fuera poco, envió al canciller Ararat Mirzoian para asegurar a los líderes en Teherán que Armenia no tiene esa intención.

Esta sospecha surgió con la creciente creencia en Teherán de que la administración Pashinian está ejerciendo una política pro-occidental. Turquía y Estados Unidos pueden estar en desacuerdo políticamente, Israel puede fruncir el ceño ante la retórica beligerante de Erdogan y Azerbaiyán puede ser rehén de Turquía, pero todos sus objetivos convergen en un punto, que es el desmembramiento de Irán a lo largo de sus fallas étnicas. Si eso sucediera algún día, las consecuencias serían desastrosas para toda la región.

¿Podrá el gobierno inepto e inexperto de Armenia navegar a través de estas aguas turbulentas y salvar a Armenia? Eso sigue siendo una incógnita. Una cosa es obvia, que en lugar de buscar la solidaridad interna para resistir las presiones externas, el gobierno está arrestando a ex líderes militares y líderes de la oposición, profundizando la polarización en el país.

A los pensadores cautelosos les preocupa profundamente que la desaparición del país no esté demasiado lejos.

armenian mirror

Más leídas