SECCIONES
ARMENIA
LOCALES
DIÁSPORA
UGAB
INSTITUCIONES
EMPRENDIMIENTOS Y PYMES
OPINION
AGENDA
SOCIALES
Temp.: -
Hum.: -
Martes 19 de Octubre - Buenos Aires - Argentina
PREMIO MEJOR MEDIO DE PRENSA PUBLICADO EN LENGUA EXTRANJERA - MINISTERIO DE LA DIASPORA DE ARMENIA 2015
Opinion - Edmond Y. Azadian
Erdogan en el escenario político mundial, o un pirómano haciéndose pasar por bombero
01 de Octubre de 2021

El 76° período de sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas la semana pasada se convirtió en un foro para abordar algunas cuestiones globales que aquejan a la población del planeta. Los temas principales, por supuesto, fueron la pandemia de Covid y el calentamiento global.

La asamblea fue testigo de la generosidad de Estados Unidos al proporcionar 500 millones de dosis de la vacuna Covid al mundo en desarrollo y del compromiso de las principales naciones de atender urgentemente los peligros de los desastres ecológicos. Incluso una China reticente se comprometió a eliminar los fondos para las industrias que funcionan con carbón.

La sesión también brindó una oportunidad para que el presidente Joseph Biden presentara una nueva orientación de Estados Unidos, pasando de "guerras implacables" a una "diplomacia implacable". Esa declaración debe ser vista y analizada dentro del contexto de la política de contención de Foggy Bottom de Rusia y desafiar el dominio global de China a través del poder blando.

Lo que más interesa a los armenios es la conducta y la retórica del presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan. El comportamiento y el lenguaje corporal del Sr. Erdogan transmitieron un solo mensaje a la comunidad mundial: Turquía se ha convertido en un actor mundial y debe ser tratada como tal.

Antes de ahondar en los conflictos regionales, donde el presidente turco vestía el manto de pacificador, Erdogan abordó dos temas importantes: la ineficacia del Consejo de Seguridad de la ONU y la islamofobia que asola Occidente.

En los últimos años, el Consejo de Seguridad de la ONU se ha convertido en uno de los principales focos del Sr. Erdogan. En particular, le molesta el hecho de que cinco miembros permanentes importantes (Estados Unidos, Reino Unido, Francia, Rusia y China) conserven el poder de veto sobre cuestiones mundiales vitales. Sostiene que cinco miembros son muy pocos para resolver todos los problemas que enfrenta la ONU y cree que ha llegado el momento de que países como Turquía se unan a la élite, muy parecido a su afirmación de que la influencia internacional de Turquía justifica que se una al club nuclear.

Cuando Erdogan criticó a Occidente por albergar islamofobia, no se dio cuenta de que el tema podría tener un efecto boomerang. De hecho, las políticas y acciones de los líderes del mundo musulmán como Erdogan, que utilizan la religión como arma y la utilizan como herramienta política para cumplir sus ambiciones de construir un sultanato mundial, contribuyen a la generación de islamofobia. La ironía es que la Turquía de Erdogan utiliza armamento de última generación para revivir los días oscuros del desgobierno otomano sobre las antiguas naciones sometidas, muchas de ellas habitadas principalmente por musulmanes, y para remontarse a una gloriosa historia de poder.

El Partido AK de Erdogan, cuando llegó al poder en 2003, revirtió la política de división de estado y religión de Ataturk. El fundador de la moderna República de Turquía había intentado emular a las democracias occidentales, confinando a los mulás en las mezquitas y emancipando a las mujeres eliminando el velo.

Erdogan, por el contrario, depositó su fortuna política en la ignorancia de las masas fanáticas y, a lo largo de los años, ha recuperado gradualmente el matrimonio entre la religión y la política.

No estaba satisfecho con sus acciones en casa y decidió exportar esa política al extranjero financiando madrazas en países del tercer mundo para formar una nueva generación de jóvenes islámicos fanáticos. También difundió su mensaje de odio en Europa, alentando a los ciudadanos musulmanes de allí a disfrutar de su exclusión social y escuchar a los mulás extremistas en lugar de tratar de asimilarse. Como si eso no fuera suficiente, pidió a las familias musulmanas en Europa que tuvieran cinco hijos cada una para aumentar su número rápidamente, listas para la acción política cuando fuera necesario. También amenazó con volar a Rusia desde adentro, politizando y armando a los 25 millones de ciudadanos musulmanes de Rusia.

Erdogan ha refinado el flagelo del terrorismo para construir ejércitos de mercenarios para desestabilizar a muchos países como Irak, Siria, Libia y la región del Cáucaso. Por lo tanto, cuando el Sr. Erdogan recurre al uso del Islam como arma política, no debería sorprenderse de que las naciones objetivo de esa amenaza recurran a sus defensas y una de esas defensas, desafortunadamente, es la cara fea de la islamofobia.

La fe musulmana, como cualquier otra religión, merece respeto, pero no su mala interpretación que esclaviza a las mujeres y practica decapitaciones, amputaciones y terrorismo en otros países.

El cristianismo, a su vez, tuvo sus problemas con el extremismo, convirtiendo la religión en armas y concediéndoles franquicias en puestos de avanzada coloniales para conquistar territorios y torturar las mentes de las personas con la camisa de fuerza de la Inquisición española y las Cruzadas.

Pero con el advenimiento del estado de derecho y la forma democrática de gobierno, el mundo cristiano adoptó en su mayor parte la separación de la iglesia y el estado.

El partido y el gobierno de Erdogan están muy lejos de eso. En el momento en que el Islam se divorcie de sus políticas, todo su sistema de valores colapsará y esto arruinará sus sueños imperiales.

Después de exponer los principales problemas que lo preocupaban durante mucho tiempo, el Sr. Erdogan comenzó a distribuir su cura para casi todos los puntos críticos del mundo.

En cuanto a la cuestión de Chipre, amonestó a sus interlocutores griegos y les aconsejó que negociaran y trabajaran dentro del ámbito del derecho internacional, sin importar que su ejército de ocupación haya dividido ilegalmente ese país soberano en dos entidades. Una vez más, exhortó al uso del derecho internacional para resolver controversias en el Mediterráneo oriental mientras intimida a sus vecinos mediante la exploración de hidrocarburos en sus aguas litorales. Prometió eliminar a los grupos terroristas en Siria, mientras el mundo se entera de que Erdogan y su gobierno han desarrollado un lucrativo negocio entrenando y enviando a expediciones a diferentes grupos islámicos. De hecho, ISIS fue financiado y creado por Turquía,

Erdogan pidió a la comunidad internacional que restaure la integridad territorial de Siria mientras mantiene partes del territorio sirio bajo su dominio. En el tema de Jammu y Cachemira, se puso del lado de Pakistán, un centro para el terrorismo y un refugio para Osama Bin Laden y los criminales talibanes. Pakistán también es socio en el crimen de Turquía y Azerbaiyán en su agresión contra Armenia. Después de escuchar los comentarios de Erdogan, el ministro de Exteriores de India, Subrahmanyam Jaishankar, aconsejó a Erdogan "que aprenda a respetar la soberanía de las naciones independientes". 

En el caso de Crimea, Erdogan se negó a reconocer los resultados de las elecciones en esa península. Esa fue una política de dos puntas, con una punta destinada a congraciarse con el presidente Biden, que ocupa el mismo cargo, y la otra para burlarse del presidente Putin, con quien tiene la intención de reunirse pronto en Sochi. Por tanto, tiene previsto negociar con este último desde el cargo de poder. Para mejorar aún más esa posición, recientemente ha trasladado nuevas fuerzas a Siria.

Desde que Estados Unidos ha amordazado con éxito al mundo árabe, Erdogan se ha convertido en el único defensor de la causa palestina. Aunque, una vez más, vendió la historia con suavidad, para no alterar las plumas en Israel, como lo hizo en el pasado, hoy está ansioso por rectificar las vallas para llegar a la administración de los Estados Unidos a través de Israel.

En el pasado, Erdogan solía acusar al gobierno chino de cometer genocidio en la provincia de Xinjiang contra los uigures musulmanes turcos. Esta vez, actuó con suavidad al aconsejar a China que resuelva el problema dentro de los principios de su integridad territorial.

Karabaj también estaba en la agenda del Sr. Erdogan. Invirtiendo los roles en ese conflicto, culpó a Armenia de haber ocupado el territorio de Azerbaiyán. Nadie pudo detectar ninguna "señal positiva" hacia Armenia, como lo mencionó recientemente el primer ministro de Armenia, Nikol Pashinian.

Después de ver la actuación del Sr. Erdogan en ese foro mundial, revolviendo los problemas en sus cabezas, uno solo podía concluir que el pirómano se estaba haciendo pasar por bombero.

El Sr. Erdogan llegó a Nueva York con grandes expectativas. La composición de su delegación deja en claro todas sus intenciones. Su delegación incluía al jefe de la no reconocida República Turca de Chipre Septentrional, Ersin Tatar, porque exhortó a la comunidad mundial a reconocer a esa entidad como un estado soberano. Para dar crédito a su llamado, ha decidido asignarle una sección en el nuevo edificio de 55 pisos “Casa Turca” o Centro Turkevi erigido junto a la sede de la ONU. También presidió con gran fanfarria la inauguración de esa "Casa".

La euforia fue grande en los círculos políticos turcos porque el Sr. Erdogan había insinuado una posible reunión con el presidente Biden. Esa reunión podría haber contrarrestado la disputa de Erdogan con los aliados de la OTAN, al insistir en retener los misiles S-400 de Rusia. También eso justificaría la matanza enTurquía de los kurdos sirios aliados con Estados Unidos. Pero el presidente Biden no tuvo tiempo de reunirse con él. Esa cumbre, junto con otra reunión con los jefes de las empresas estadounidenses, habría impulsado las inversiones en la economía turca. Al igual que el presidente Biden, los jefes de las principales empresas estadounidenses evitaron reunirse con Erdogan.

Debemos recordar que el Sr. Biden había llamado a Erdogan un "autócrata" antes de su elección y había pedido a Estados Unidos que ayudara a su oposición a derrocarlo.

Erdogan se quejó de que había trabajado bien con todos los presidentes de Estados Unidos durante su mandato de 19 años, pero agregó: "No puedo decir que comenzamos bien con Biden".

La frialdad hacia el Sr. Erdogan y sus acciones en todo el mundo se manifestó también en otras señales; por ejemplo, el llamado de Francia y Estados Unidos a reanudar las negociaciones sobre el conflicto de Karabaj, que Turquía y Azerbaiyán asumen se ha resuelto mediante la aplicación de la fuerza.

Además, en el mensaje de felicitación enviado por el presidente Biden al primer ministro Pashinian, en el 30° aniversario de la independencia de Armenia, el Sr. Biden no necesita dar ningún paso adicional de tranquilizar a Armenia que Washington trabajará para la liberación de los prisioneros de guerra armenios de las prisiones de Azerbaiyán.

La única reunión que se celebró al margen de la Asamblea General de la ONU fue entre el secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, y su homólogo turco, Mevlut Çavusoglu. Esa reunión duró una hora y se ocupó de las crisis en Afganistán, Siria y Karabaj.

En un artículo publicado en Al Monitor, Cengiz Çandar escribe: “Para Erdogan, su prioridad es revertir su menguante imagen en Turquía. Su supervivencia hasta las elecciones de 2023, centenario de la fundación de Turquía, es el tema más urgente de su agenda personal y política. Por lo tanto, cada paso que da y cada declaración que hace tiene como objetivo promover esa agenda política. Su visita a Nueva York no fue una excepción a este respecto. Sin embargo, no logró mucho a pesar de las expectativas de su equipo antes de la visita ”.

Es muy evidente que la política de acciones desarrolladas por el Sr. Erdogan están fracasando; su intento de unirse a la Unión Europea ha fracasado y hoy Estados Unidos le está dando la espalda. Su alienación de Europa y la OTAN puede proporcionar algo de consuelo al Kremlin, pero Erdogan no puede estirar demasiado su correa de Washington. Cuando regresa a casa, tiene demasiadas cosas que considerar.

El Sr. Çandor concluye su artículo con la siguiente declaración: “En términos de la imagen de Erdogan dentro de Turquía, su actuación en Nueva York aparentemente no logró crear mucho impacto, ni positiva ni negativamente. Sin embargo, lo que los observadores internacionales no deben perderse es que la visita, una vez más, confirmó las brechas cada vez mayores entre Turquía y el mundo occidental ".

La razón por la que el Sr. Erdogan pudo salirse con la suya hasta ahora, fue porque podía manipular poderes opuestos entre sí. Esa flexibilidad parece haber tenido un inconveniente.

Su pomposa ceremonia en la inauguración de la "Casa Turca" con una oración de un mullah invitado de Turquía y sus tumultuosas caravanas alrededor de Manhattan han tenido muy poco, si es que tienen algo, de significado concreto.

armenian mirror

Más leídas