SECCIONES
ARMENIA
LOCALES
DIÁSPORA
UGAB
INSTITUCIONES
EMPRENDIMIENTOS Y PYMES
OPINION
AGENDA
SOCIALES
Temp.: -
Hum.: -
Domingo 26 de Septiembre - Buenos Aires - Argentina
PREMIO MEJOR MEDIO DE PRENSA PUBLICADO EN LENGUA EXTRANJERA - MINISTERIO DE LA DIASPORA DE ARMENIA 2015
Opinion - Raffi Elliott
Lecciones para Armenia y Artsaj de la debacle afgana
20 de Agosto de 2021

Mientras miraba imágenes de combatientes talibanes entrando en el vacío palacio presidencial en Kabul desde mi sala de estar en Ereván el domingo 17 de agosto, revisando mi teléfono inteligente, encontré una publicación en el titulada: " ¿Qué podemos aprender de los talibanes? ". Puse los ojos en blanco mientras arrojaba mi teléfono al sofá, suspirando ante la perspectiva de otro débil intento de tejer asociaciones entre Armenia y un lejano tema de actualidad donde no había ninguno.

Pero eso fue hace tres días. Mientras tanto, esa pregunta de alguna manera logró aferrarse a mis pensamientos. En el espacio de ocho meses, fui testigo, en tiempo real, de la caída de dos ciudades importantes que tenían tanto significado para mí como armenio y canadiense.

Todavía estaba aprendiendo a caminar y hablar cuando Shushi fue liberado en 1992. Si bien desde entonces he visitado Shushi decenas de veces, la última vez fue solo unos días antes de su captura. En la otra ciudad, nunca he puesto un pie. Si Kabul ha cambiado de manos cuatro veces en mi vida. El comienzo de mi edad adulta, como muchos otros de mi generación, realmente comenzó en octubre de 2001, cuando la capital afgana fue liberada como parte de la Operación Libertad Duradera de la OTAN. La Guerra Forever que siguió durante las próximas dos décadas se ha convertido en una presencia tan omnipresente en la definición política, cultural y profesional de mi generación que su repentino final se siente... incómodo.

Sin embargo, no pude evitar preguntarme si el sacrificio de 150 compañeros Canucks ( los Vancouver Canucks son un equipo profesional de hockey sobre hielo de Canadá ) y otros 3350 hombres y mujeres de la Coalición valió la pena cuando los talibanes entraron en Kabul, aparentemente revirtiendo 20 años de esfuerzos. De la misma manera, nos amargaba la idea de las miles de vidas armenias perdidas, decenas de millones de dólares y tres décadas de esfuerzo colectivo armenio deshecho cuando los soldados de asalto de la dictadura del Caspio desplegaron su bandera en el apenas ocho meses antes, recientemente renovado ayuntamiento de Shushi. 

Pero al volver a examinar la pregunta, me gusta pensar que quizás las lecciones de Afganistán deberían repercutir entre los armenios de manera sutil, pero no despreciable. A pesar de que las circunstancias, los fundamentos históricos y los riesgos geopolíticos son muy diferentes, el resultado de la “guerra más larga de Estados Unidos” en Afganistán proporciona respuestas rotundas a las preguntas que los armenios han estado mascullando desde la guerra del otoño pasado.

He identificado cuatro de esas lecciones.

Descansando en Nuestros Laureles 

En un artículo del 28 de julio para la revista Foreing Policy, que ahora se lee como ridículamente envejecido, el columnista Anchal Vohra insistió en que los temores de un colapso inminente del Estado afgano eran exagerados. Al elogiar las capacidades del Ejército Nacional Afgano entrenado y equipado en occidente, el veterano periodista argumentó que la línea de batalla era "mucho más equilibrada de lo que la mayoría de los observadores externos parecen creer". También señaló la remodelación de las fuerzas militares por parte de los afamados señores de la guerra, Abdul Rashid Dostum, Karim Khalili y Ahmad Massoud (hijo del legendario Mujaheed Ahmad Shah Massoud), conocido por haber derrotado tanto a los soviéticos en 1989 como a los talibanes en 2001, como evidencia contra la embestida que pudieran sufrir.

A los pocos días de que se imprimiera el artículo, Kabul había vuelto a caer, Khalili apareció en cautiverio de los talibanes y Dostum había huido a Uzbekistán. Solo el joven Massoud parece seguir luchando, reuniendo a aquellos que estén dispuestos a luchar contra los talibanes en su bastión en el valle de Panjshir.

El hecho de que comandantes tan legendarios que literalmente habían derribado imperios fueran derrotados completamente en solo dos décadas es tan impactante como revelador. Si bien hay muchos asuntos tribales y estratégicos complejos que son particulares de Afganistán, es difícil no establecer paralelos entre estos señores de la guerra afganos y los brillantes generales armenios de la guerra de antaño, los mismos generales que vivirían para ver deshacerse sus legados en un mero, 26 años.

Al igual que sus homólogos afganos, los vencedores de la lucha de Armenia, entre David y Goliat en 1988-1994 contra los azerbaiyanos se llevaron el botín. Se nombraron mutuamente para puestos gubernamentales de alto rango, construyeron mansiones opulentas con vistas a Ereván y Stepanakert, y acumularon grandes cantidades de riqueza, poder, influencia y circulos sociales, mientras que el aparato militar y estatal que ayudaron a crear sufría de negligencia crónica.

Los azerbeiyanos nunca contraatacarían, insistieron, ya que la historia de la victoria de Armenia en 1994 estaba mitificada hasta el punto de que se había convertido en una conclusión inevitable en nuestra memoria colectiva. Pero al igual que los talibanes, los azerbaiyanos se tomaron su tiempo, se reagruparon y volvieron a intentarlo mientras la superpotencia, el protector de Armenia permanecía de brazos cruzados.

El año pasado, Armenia aprendió por las malas que no podía darse el lujo de descansar mientras sus enemigos seguían inquietos.

Piel en el juego

Si la noticia de la huida de Dostum resultó ser un golpe desmoralizador para el tambaleante ejército afgano, la fuga del presidente Ashraf Ghani resultó ser el último clavo en el ataúd. No debería sorprender que los cleptócratas corruptos que desviaron millones de dinero de la ayuda internacional durante sus décadas de gobierno sobre el Afganistán posterior a los talibanes tuvieran una estrategia de salida. 

Si bien no ocurrió un colapso estructural tan completo en Armenia, estaban maduros los rumores de oficiales de alto rango que abandonaban sus puestos, y ciertos generales habían abastecido de combustible aviones privados listos en la pista de Zvartnots para llevar a sus familias a Rusia o cualquier país Schengen.

No es ningún secreto que los funcionarios armenios han acumulado grandes fortunas en propiedades, inversiones comerciales y otros activos en el extranjero a lo largo de los años. Algunos podrían cuestionar el compromiso de esas personas con una causa tan importante como la defensa física de su nación cuando esas rutas de escape siguen siendo una opción para ellos. Pero los oficiales y los políticos no deberían ser los únicos que se espera que tengan piel en juego. No es raro que los armenios soliciten y reciban una segunda ciudadanía como "garantía de seguridad", mientras que los repatriados, en ocasiones dudan en solicitar la ciudadanía armenia para evitar el servicio militar obligatorio.

Pero el futuro de Armenia no debería ser un esfuerzo a medias. O estamos comprometidos a mover el estatus de Armenia de sobrevivir a prosperar, o no lo estamos. Para lograr estos objetivos, Armenia necesita nuestros fondos, sí, pero también necesita nuestra confianza y, sobre todo, de nosotros.

La tecnología no gana guerras

Cuando los drones Bayraktar construidos y piloteados por Turquía aparecieron por primera vez en los cielos de Artsaj en septiembre pasado, hicieron más que sembrar el caos en el campo de batalla. También hicieron añicos una presunción de larga data entre el pueblo armenio de que los hombres valientes y patriotas armados con el deber de defender sus hogares superarían a cualquier enemigo. Tal confianza, fuera de lugar en las habilidades marciales de nuestra cultura guerrera, nos cegó ante el peligro planteado por décadas de una acumulación militar cada vez más sofisticada a través de la Línea de Contacto.

Sin embargo, la guerra reveló una cosa, y es que la valentía de las milicias mal equipadas y mal dirigidas es insuficiente para desviar los ataques con aviones no tripulados o mantener operaciones militares en un espacio de batalla de quinta generación donde el enemigo disfruta de la ventaja del comando integrado y la logística de la información.

Pero, una ofensiva relámpago de combatientes con sandalias montados en camionetas Toyota armados con AK contra un enemigo entrenado, equipado y coordinado por las potencias militares más efectivas del planeta, me hace preguntar si la conclusión de que la tecnología gana guerras puede ser prematura.

El éxito de la estrategia de los talibanes puede desconcertar tanto a los analistas militares como a los observadores. En los campos de batalla esparcidos por el Medio Oriente, no es difícil conseguir ejemplos de milicias pequeñas y mal equipadas que dan a los ejércitos más sofisticados de la región una resistencia inquebrantable. Los estrategas israelíes todavía luchan por explicar sus errores contra Hezbolá en 2006. Siete años después de la Guerra Civil Yemení, una coalición de Estados ricos del Golfo todavía tiene que someter a la rebelde insurgencia hutí. A pesar de contar con el segundo ejército más grande de la OTAN, Turquía ha obtenido pocos avances en su lucha de cuatro décadas contra el PKK ( Partido de los Trabajadores de Kurdistán )..

Claramente, la ventaja tecnológica por sí sola no determina el curso de las guerras. Si bien la valentía personal, el sacrificio, el entusiasmo y el patriotismo juegan un papel importante, no sustituyen la estrategia, la disciplina, la diplomacia y la logística.

Un escrutinio más detenido del desempeño del Ejército Nacional Afgano ( ola falta de él ) proporciona una respuesta a otro escenario de "qué pasaría si" presentado a menudo por los generales de sillón armenios desde la guerra. Aquellos que especulan sobre si el curso de la guerra del otoño pasado se habría alterado si el establecimiento militar armenio hubiera invertido en un sistema antiaéreo particular, hubiera elegido drones en lugar de aviones tradicionales o cualquiera de los Wunderwaffen sugeridos a menudo en Internet, no están entendiendo el punto.

Las armas son herramientas, y las herramientas son tan buenas como sus usuarios y las tareas para las que son adecuadas. Gran parte de la maquinaria sofisticada que la ANA heredó de las Fuerzas de la Coalición permanecía inactiva en almacenes para que los talibanes la tomaran porque la ANA carecía de personal que supiera leer o escribir, y mucho menos capacitado para sobrevivir u operar esos sistemas.

Entonces, ¿podría una batería completa de sistemas de misiles tierra-aire de alcance medio Pantsir-SM, como algunos afirman, derrotar teóricamente a Bayraktars? Probablemente. Si ignoramos el exorbitante costo operativo involucrado, la probabilidad de éxito depende en gran medida del entrenamiento de la tripulación y del desarrollo de doctrinas defensivas adecuadas a sus capacidades.

Por lo tanto, llevar armas sofisticadas a una zona de guerra no significa una victoria. Esto no quiere restar importancia a la urgente necesidad de que las fuerzas armadas armenias modernicen sus capacidades de manera rentable.

Cementerio de imperios

"Afganistán es el cementerio de los imperios", dijo el presidente Joe Biden sobre la retirada de las tropas estadounidenses cuando se dirigió a la nación el lunes. Este viejo aforismo, usado (nmal ) durante mucho tiempo en referencia al fracaso de una sucesión de potencias extranjeras para controlar el parche de montañas en el corazón de Asia Central.

Sin embargo, no sería muy exagerado aplicar ese mismo adagio también a Armenia. Para una nación cuyas guerras se han librado y perdido (como dijo Saroyan), se las ha arreglado para perdurar. Si bien los imperios neoasirio, romano, bizantino, otomano y soviético ahora existen solo en los anales de la historia, Armenia definitivamente sigue siendo un estado soberano vivo y que respira en el mundo moderno. Si este pasado sirve como indicación para el futuro, también sobrevivirá a los enemigos actuales.

Si hay una forma en que los armenios pueden estar en sintonía con los talibanes, es que la resistencia de los habitantes de las montañas, combinada con la determinación en torno a un objetivo común y la paciencia, resulta imposible de superar.

Como dice el refrán: Intentaron enterrarnos, no sabían que éramos semillas.

armenian mirror

 

Más leídas