SECCIONES
ARMENIA
LOCALES
DIÁSPORA
UGAB
INSTITUCIONES
EMPRENDIMIENTOS Y PYMES
OPINION
AGENDA
SOCIALES
Temp.: -
Hum.: -
Domingo 26 de Septiembre - Buenos Aires - Argentina
PREMIO MEJOR MEDIO DE PRENSA PUBLICADO EN LENGUA EXTRANJERA - MINISTERIO DE LA DIASPORA DE ARMENIA 2015
Opinion - Edmond Y. Azadian
¿Cuál fue la causa de la farsa en el parlamento de Armenia?
20 de Agosto de 2021

Pasé todo el mes de junio en Armenia. De regreso a casa, cuando mis amigos me preguntan cómo encontré Armenia, no puedo evitar hacer una analogía diciendo: "La gente está en el último baile del Titanic".

Antes de llegar allí, me había hecho la idea de ver la tristeza y la fatalidad por todas partes, con algunas de las 5.000 pérdidas aún no enterradas, los otros 10,0000 heridos poniendo sus esperanzas en las prótesis, y todos escuchando las noticias sobre las incursiones diarias de las fuerzas azerbaiyanas en las fronteras de Armenia.

Sin embargo, el contraste era tan desconcertante que no pude encontrar una explicación racional. O las personas se han vuelto tan fatalistas que ya nada de lo que sucede las asusta, o son tan resistentes que enfrentan las adversidades con valentía y esperanza. Una tercera posibilidad es que sepan algo que nosotros, los forasteros, no sabemos, pero también puede ser una combinación de lo anterior.

La vida política de Armenia, particularmente dentro del parlamento, refleja la misma división anterior a las elecciones, enfrentando el malestar político interno con la realidad justo fuera de las fronteras del país.

La polarización es profunda; la objetividad ha perdido su significado y relevancia en el mundo político de Armenia. Esa polarización también se refleja en las opiniones de la diáspora. Por ejemplo, no se puede felicitar al primer ministro Nikol Pashinian por su reelección, deseándole a él y a su equipo lo mejor en el gobierno de Armenia y luego atreverse a criticarlo si comete un error en un asunto de política exterior. Si estás con él, o con su oponente Robert Kocharian, crees que tu héroe es infalible; de hecho, la política se ha transformado en una religión y cualquiera que no pertenezca a tu fe es considerado un pagano.

Uno puede preguntarse cómo un país tan dividido puede mantenerse unido y sobrevivir.

La farsa que tuvo lugar en el parlamento de Armenia la primer semana de agosto, ilustra esta división de manera colorida. El 2 de agosto fue la fecha en que se abrió la octava sesión del parlamento para elegir a su presidente y sus diputados, junto con los presidentes de las comisiones permanentes del parlamento.

La oposición había acudido al parlamento para interrumpir su normal funcionamiento y uno de sus líderes, Ishkhan Saghatelian, quien luego se convirtió en el candidato de la oposición para el cargo de vicepresidente, no ocultó esa intención y anunció que la lucha continuaría hasta que el partido de gobierno fuera derrotado.

Luego, el parlamento se convirtió en el escenario de un espectáculo en el que los miembros de la oposición vestían camisetas con las fotos de sus compañeros electos estampadas en ellas, porque estos últimos habían sido encarcelados acusados ​​de violar las leyes electorales. Después de aplausos entusiastas al estilo de un jardín de infantes, los miembros de la oposición abandonaron el parlamento de manera vistosa; alguien que no estuviera familiarizado con la situación del país no podría haber adivinado que se trataba de la cámara legislativa de un país en problemas.

Los resultados electorales entregaron 71 escaños de 107 al partido del Contrato Civil de Pashinian, 29 a la alianza Hayastan de Kocharian y 7 escaños a la alianza Badiv Unem [I Have Honor] de Serzh Sargsian, encabezada por el exjefe de seguridad Artur Vanetsian.

La Constitución ordena que uno de los vicepresidentes represente a la oposición. La selección de ese diputado también alimentó aún más el ambiente de carnaval con la participación del héroe de guerra y exministro de Defensa, Seyran Ohanian, quien ha demostrado ser uno de los líderes militares más sofisticados del país.

Tras las elecciones, Kocharian abandonó su mandato, decapitando a la oposición. La mayoría de los votos de la oposición fueron a favor de Kocharian, de quien se rumorea que invirtió grandes sumas de dinero en su campaña electoral. Pero con Kocharian ausente de la escena, el mandato pasó a Saghatelian, el organizador del movimiento de oposición de 17 partidos encabezado por el ex primer ministro Vazgen Manukian, que fracasó en unas pocas semanas.

Saghatelian también representó a la Federación Revolucionaria Armenia (ARF), que, aunque tiene una de las máquinas políticas mejor organizadas, nunca cruzó el listón del 1,5 por ciento en las elecciones.

En cierto modo, Kocharian cedió su puesto a Saghatelian, sin pasar por Seyran Ohanian, quien se convirtió en el jefe del bloque opositor. Muchos de los que habían votado por Kocharian no tenían la intención de apoyar a Saghatelian ni a su partido.

Esto también funcionó bien para Pashinian, ya que al partido gobernante no le disgustó ver a un candidato astuto que carecía de delicadeza política, ser elegido como vicepresidente de la oposición. El comportamiento y las acciones de la oposición fueron vergonzosas, por decir lo mínimo.

Pero cambiando el ángulo de vista, el partido gobernante tiene que compartir la culpa de haber proporcionado una excusa para la conducta de la oposición.

Después de las elecciones, el partido gobernante de Pashinian había prometido usar la mano de hierro de la ley, lo que muchos votantes acogieron con satisfacción. Habíamos advertido que si esa decisión se aplicaba universalmente, ayudaría al país a recuperarse al menos internamente, pero si ese puño se usaba de manera selectiva, que había sido un sello distintivo de los regímenes anteriores, conduciría al país al desastre. Desafortunadamente, esto último se practicó, causando confusión.

Dos candidatos que se postulaban en la lista de la oposición y fueron debidamente elegidos no se presentaron en el parlamento porque estaban en la cárcel, acusados ​​de violar las reglas electorales. Esos fueron Mekhitar Zakarian y Artur Sargsian. Otros dos alcaldes también fueron encarcelados por los mismos cargos.

Anteriormente, el Dr. Armen Charchian fue detenido por la misma razón. Por cierto, el Dr. Charchian dirige un hospital que pertenece y es operado por la Santa Sede de Echmiadzin, con cuyo líder el Catolicós  de todos los armenios Karekin II, Pashinyan y sus compañeros de equipo le tienen "un gran interés".

Todas estas acusaciones y casos judiciales se habrían justificado si la ley se hubiera aplicado a todos por igual.

De hecho, hay un caso sólido en Vanadzor que se está pasando por alto, porque los culpables son los compinches de Pashinian. Allí, una enfermera, Armine Poghosian, con un impecable historial de desempeño profesional, se le ha solicitado dimitir por parte de su superior porque se postuló para el parlamento como candidata de la oposición. La Sra. Poghosian afirma que el director interino del hospital le dijo que el gobernador de la provincia de Lori le pidió que renunciara a su trabajo. Ella dijo que él la amenazó con demandarla si rechazaba la "solicitud". La acusación fue verificada, pero nadie fue responsabilizado, ya que Lori está bajo el control de Contrato Civil.

Este tipo de desigualdades le favorecen a la oposición.

Por otro lado, el Consejo Judicial Supremo (SJC) ha redactado una ley para purgar los tribunales de Armenia. El SJC está encabezado por un controvertido exfiscal llamado Gagik Jahangirian, quien dijo en una publicación reciente en Azatutyun: "Las personas que han cometido crímenes contra la justicia definitivamente deben ser purgadas".

Esta ley también está destinada a eliminar a los jueces que no se ajusten a las políticas del partido gobernante.

Por cierto, se informó en la prensa que “el propio Jahangirian estaba en desacuerdo con los activistas de derechos humanos cuando se desempeñó como fiscal militar de Armenia de 1997 a 2006. Lo acusaron de encubrir crímenes y ser cómplice de abusos en las fuerzas armadas durante su mandato. . "

Tuvimos nuestro propio enfrentamiento con el Sr. Jahangirian cuando celebró un juicio falso en 1996 para entregar nuestra publicación hermana, Azg daily, a un grupo de renegados, lo que provocó una protesta internacional en los medios de comunicación locales y las embajadas occidentales. Posteriormente, otro juez anuló la sentencia y el periódico fue devuelto a sus legítimos dueños. Por el momento, nos abstendremos de analizar las motivaciones de las desagradables acciones del Sr. Jahangirian.

Podemos ver que Armenia no tiene una oposición madura para ayudar al parlamento a realizar sus actividades normales, ni un gobierno desprovisto de compinches tradicionales, endémico en Armenia. Si el equipo de Pashinian hubiera demostrado la magnanimidad de un ganador, ahora reinaría allí una atmósfera política completamente diferente.

Aún así, los armenios no tienen otra opción que apoyar al gobierno actual, mientras lo responsabilizan por sus errores. El gobierno actual representa la voluntad de los votantes. Nadie ha realizado todavía una encuesta para averiguar qué piensa el otro 50 por ciento de los votantes que no se presentaron a votar.

Al recordar los días que pasé en Ereván, se enmarca una ferviente esperanza en mi mente: espero que el Titanic no vuelva a hundirse.

Armenian-Mirror-Spectator-L

Más leídas