SECCIONES
ARMENIA
LOCALES
DIÁSPORA
UGAB
INSTITUCIONES
EMPRENDIMIENTOS Y PYMES
OPINION
AGENDA
SOCIALES
Temp.: -
Hum.: -
Sábado 24 de Octubre - Buenos Aires - Argentina
PREMIO MEJOR MEDIO DE PRENSA PUBLICADO EN LENGUA EXTRANJERA - MINISTERIO DE LA DIASPORA DE ARMENIA 2015
Opinion - Escribe Nélida Boulgourdjian
Nagorno-Karabaj, un conflicto invisibilizado por la historia
17 de Octubre de 2020

Buenos Aires, (Fundación Foro del Sur).- La ofensiva de Azerbaiyán a lo largo de la frontera de Nagorno Karabaj (Artzaj en su denominación histórica) iniciada el pasado 27 de septiembre reaviva un “conflicto congelado” que se origina a partir de los cambios geopolíticos en la región del Cáucaso, como consecuencia de la disolución de la ex-URSS; nos referimos a los enfrentamientos entre azeríes y armenios como consecuencia de sus profundas diferencias étnico-territoriales enraizadas en el pasado. En la década de 1990 afloraron, por un lado, las reivindicaciones identitarias y territoriales de los armenios, cuya presencia en la región se remonta a la antigüedad y, por el otro, los reclamos de los azeríes favorecidos por la política de “dividir para reinar” de la ex-URSS de comienzos del siglo XX; ambas posiciones confrontadas que hoy salen a la luz se mantuvieron en sordina durante setenta años.

Algunos medios presentan a los armenios como “separatistas” omitiendo de manera voluntaria o por desconocimiento, su vínculo histórico con el territorio de Nagorno Karabaj así como el proceso constitucional y sobre todo el derecho de los pueblos a disponer de ellos mismos, asociado al principio de autodeterminación, incluido en diferentes textos internacionales como la Carta de las Naciones Unidas al término de la Segunda Guerra Mundial. Por su parte Azerbaiyán se basa en el principio de la integridad territorial aún cuando en ese territorio vivieron los armenios desde la antigüedad, cedido en un contexto en tensión como lo es la región del Cáucaso.

El carácter multiétnico de dicha región promovió diversos conflictos étnicos no resueltos hasta hoy, favorecidos por su geografía montañosa y su ubicación en el cruce de caminos entre pueblos que se enfrentaron, pero que también tuvieron momentos de interacción comercial. Allí se ubican las repúblicas de Armenia, Georgia, Azerbaiyán y la República de Artzaj aún no reconocida, con un pasado común que se remonta al siglo XVIII cuando el Imperio zarista avanzó sobre territorios del Imperio persa y del otomano. La región se vio afectada en mayor o menor medida por estos tres imperios y los tres países que de ellos surgieron, Rusia, Turquía e Irán están hoy presentes, cada uno con sus objetivos, para garantizar sus propios intereses. Para la comprensión de este presente complejo es necesario remontarse a sus orígenes históricos.

Los armenios, con una fuerte carga identitaria en la región, centran su reclamo en su presencia desde la antigüedad. Por su parte Azerbaiyán sostiene haber estado presente en el kanato de Azerbaiyán desde los siglos XV al XIX. Estas diferencias se agravaron a comienzos del siglo XX, y en particular en 1921, cuando el Comisario del Pueblo para las Nacionalidades, Joseph Stalin, con la finalidad de que las poblaciones del Cáucaso se neutralizaran entre sí, asignó el territorio de Nagorno Karabagh (Artzaj) a Azerbaiyán como una unidad autónoma (oblast), a pesar de su composición étnicamente armenia. De ese modo, el 7 de julio de 1923 fue creada oficialmente la Región autónoma del Alto Karabaj, en la jurisdicción de Azerbaiyán que desde entonces aplicó la política de “limpieza étnica” de la población armenia del lugar.

Si bien la estrategia de creación de enclaves autónomos rodeados de pueblos diferentes o incluso enemigos afectó notablemente a la población armenia de Artzaj (a 15 km de Armenia) ésta vivió en una tensa paz, según el principio de la “amistad de los pueblos” impuesto por el régimen soviético cuya política centralizadora tendió a esmerilar sin éxito las diferencias nacionales.

La latente aspiración de la población armenia de Artzaj a no depender de Azerbaiyán encontró su oportunidad en febrero de 1988 cuando, esgrimiendo el principio de autodeterminación, solicitó por referéndum según permite la Constitución, su inclusión a la República de Armenia. Bakú no solo rechazó este pedido sino que respondió organizando el progrom de armenios que habitaban en la ciudad azerbaiyana de Sumgait. Se originó entonces un conflicto armado por la pretensión de Bakú de que la población armenia abandonara no sólo el territorio de Azerbaiyán sino también de Artzaj. Los armenios no dejaron este territorio por considerarlo propio, pero sí huyeron de Sumgait, una de las principales ciudades de Azerbaiyán y también de Kirovabad y Bakú, como consecuencia de las persecuciones y matanzas. Unos 400.000 armenios fueron forzados a abandonar sus casas en Azerbaiyán; del mismo modo, lo hicieron unos 170.000 azeríes que vivían en Armenia. A partir de entonces se exacerbaron las tensiones dando origen a los primeros enfrentamientos armados en Artzaj

La declinación y posterior disolución de la ex-URSS en 1991 promovieron cambios profundos en la región despejando el camino hacia la proclamación de la independencia de las repúblicas que la conformaban; Azerbaiyán lo hizo en agosto y al mes siguiente, el 21 de septiembre, lo hizo Armenia. El 10 de diciembre de 1991 Artzaj declaró su independencia, por un referéndum de su población, según el principio de autodeterminación de los pueblos. La respuesta de Bakú fue la disolución de Nagorno Karabaj como región autónoma el 2 de enero de 1992 y el inicio de la ofensiva contra la capital, Stepanakert promoviendo una guerra que se extendió hasta 1994.

La situación desventajosa de Artzaj con una población de cien mil habitantes frente a Azerbaiyán con más de siete millones fue determinante en la organización de su autodefensa, logrando no sólo detener la ofensiva de aquélla sino también liberar el territorio para establecer una continuidad territorial con Armenia, de vital importancia, y un espacio estratégico para garantizar su supervivencia.

En 1994 el Grupo de Minsk OSCE (Organization for Security and Cooperation in Europe), creado para la resolución pacífica de conflictos, intervino como mediador ante cada conflicto en la región. Luego de treinta años de cese del fuego, el 27 de septiembre último (como lo había hecho ya en abril de 2016 y en junio pasado) Azerbaiyán retomó la guerra atacando blancos de Artzaj, esta vez más preparada y fortalecida por el abierto apoyo de Turquía.

El Grupo de Minsk, co-presidido por Francia, Rusia y Estados Unidos, hoy se enfrenta a un panorama más complejo por la intervención de Turquía que aspira a tener mayor injerencia en el conflicto. Los co-presidentes del grupo de Minsk han hecho declaraciones a favor de la resolución pacífica del conflicto; pero como sostiene Folleboukt[1] sobre la importancia de Rusia en la región: « Los conflictos congelados encuentran su origen en la expansión de Rusia y no podrán ser resueltos sin su participación.”

A fines de septiembre Azerbaiyán se ha lanzado a la “reconquista” de territorios que considera propios con el apoyo militar explícito de Turquía que interviene con impunidad no sólo en los conflictos del Medio Oriente y en el Mediterráneo por los recursos gasíferos sino también en el Cáucaso mediante el reclutamiento y envío a su país aliado de mercenarios e islamistas de la ciudad siria de Afrín. Varias son las motivaciones del presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, en este involucramiento directo en la guerra; en particular se propone el control de los flujos de petróleo y la expansión de su zona de influencia militar, objetivos evidentes y explicables por su disputa con Rusia por el liderazgo en la región. Pero la razón histórica más profunda, más allá de cualquier racionalidad política, es la identificación étnica panturca que Erdogan y Aliev, presidente de Azerbaiyán, expresan cuando se presentan como “un pueblo en dos Estados”.

El proyecto actual de Azerbaiyán y Turquía de vaciar los territorios históricos armenios de sus habitantes se inscribe en el antiguo proyecto panturquista de unión territorial de los pueblos de origen turco desde el Asia Central hasta el Mediterráneo, cuya prueba visible fue la eliminación de los armenios del Imperio otomano y la apropiación de sus territorios durante la Primera Guerra Mundial. Por ello, tanto en Artzaj como en Armenia y en la diáspora, la ofensiva de Azerbayán es percibida como amenaza existencial de un nuevo genocidio.

 

Nélida

 

 

 

 

 

Nélida Boulgourdjian es doctora en Historia y Civilización, docente y investigadora del Instituto de Estudios sobre Diversidad Cultural de la Universidad Nacional de Tres de Febrero (UNTREF).

 


[1] Xavier Follebouckt (Les conflicts gelés de l’espace post-soviétiqueGenese et enjeux, Presses universitaires de Louvain, 2012)

 

Fotografía: En un momento de la tregua, dos mujeres van a ver lo que quedó de su casa destruida por un misil de Azerbaiyán sobre Stepanakert. Sergei Bobylev/TASS

Más leídas