SECCIONES
ARMENIA
LOCALES
DIÁSPORA
UGAB
INSTITUCIONES
EMPRENDIMIENTOS Y PYMES
OPINION
AGENDA
SOCIALES
Temp.: -
Hum.: -
Lunes 26 de Julio - Buenos Aires - Argentina
PREMIO MEJOR MEDIO DE PRENSA PUBLICADO EN LENGUA EXTRANJERA - MINISTERIO DE LA DIASPORA DE ARMENIA 2015
Opinion - Edmond Y. Azadian
Nuevos desafíos para Armenia después de elecciones parlamentarias anticipadas
02 de Julio de 2021

Las elecciones parlamentarias anticipadas de Armenia no solo sorprendieron a los perdedores, sino también a los ganadores.

Después de la manifestación final de los partidarios del ex presidente Robert Kocharian, los observadores creían que finalmente la campaña de Kocharian había ganado terreno al superar en número a la manifestación final de Pashinian. Pero las encuestas tenían su propia lógica y la realidad le dió una victoria aplastante al primer ministro en funciones con un 54 por ciento.

Kocharian quedó en un distante segundo lugar con el 21% de los votos y el bloque Yo Tengo Honor de Serzh Sargsian ni siquiera logró el umbral del 5% para los partidos políticos, y mucho menos el del 7% para las alianzas. Sin embargo, la alianza de Sargsyan tendrá siete representantes en el parlamento porque las leyes electorales de Armenia requieren tres grupos de oposición en este último organismo.

Aunque el partido Contrato Civil de Pashinian puede aprobar cualquier ley en el parlamento con 71 representantes, Kocharian se está preparando para jugar duro, incluso sin consultar al cuerpo de Sargsian, que aún no ha revelado sus intenciones sobre si se unirá a Kocharian en su apuesta por ser oposición. .

Las elecciones se llevaron a cabo en condiciones pacíficas y las irregularidades denunciadas por los monitores no afectaron el proceso en general.

Incluso antes de que se informaran los resultados finales, llegaron mensajes de felicitación de la Unión Europea, Rusia, Francia y otros países.

El mensaje del presidente Emmanuel Macron fue el más significativo, ya que fue más allá del límite de las estrictas felicitaciones y prometió apoyo económico y cooperación con Armenia para resolver los asuntos pendientes de Karabaj.

Es necesario hacer una nota de advertencia sobre la cobertura de estas elecciones por los medios de comunicación occidentales, donde la victoria de Pashinian la han caracterizado como la victoria de las fuerzas antirrusas contra las prorrusas. Si el bloque de Pashinian se siente tentado a suscribir ese punto de vista, será percibido como una irritación para el Kremlin.

Las elecciones de Armenia han tenido un impacto transformador a nivel nacional e internacional.

Bajo el barniz de las tranquilas conversaciones entre Ereván y Moscú, existe un resentimiento justificable en Armenia por la actitud arrogante de su socio estratégico cuando fue atacada. Armenia no puede alejarse demasiado de la órbita rusa, pero para Moscú, un nivel limitado de disenso puede ser tolerable, como Kazajstán, que es miembro de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (OTSC) al igual que Armenia, pero tiene un tratado militar con Turquía.

Por otro lado, Bielorrusia, que es socio de Armenia en la OTSC, se apresuró a felicitar al enemigo de Armenia, Azerbaiyán, por su victoria sobre Amenia y hasta el día de hoy está suministrando armamento letal a Bakú.

Armenia necesita urgente y definitivamente reformar su política exterior, que está en ruinas.

A pesar de que el país envía constantemente personas a estudiar diplomacia en todo el mundo, las filas de su cuerpo diplomático parecen vacías en los 30 años transcurridos desde la independencia. Sería una temeridad que la administración pashiniana se negara a aprovechar la experiencia de los ex ministros de Relaciones Exteriores con el argumento de que eran parte del antiguo régimen. El Cáucaso está en constante cambio y cada día pueden surgir nuevas oportunidades, pero con un enfoque amateur en política exterior, Armenia puede perder valiosas oportunidades diplomáticas.

Irán, por ejemplo, ha estado haciendo olas en la región, después de ser liberado de las sanciones de Estados Unidos, y ha estado mostrando sus músculos. Teherán era un socio de Rusia en Siria que apoyaba al régimen de Bashar al-Assad, pero actualmente ha estado buscando un papel independiente en la oposición al gigante ruso-turco en el Cáucaso.

También ofrece oportunidades económicas para Armenia y Georgia, que, a la larga, pueden liberarlas de las esferas económicas de Rusia y Turquía.

Otro acontecimiento interesante y aterrador es el que está sucediendo entre Turquía y Azerbaiyán. El reciente viaje del líder turco Recep Tayyip Erdogan a Shushi, donde firmó un tratado con el líder azerbaiyano Ilham Aliyev, absorbió técnicamente a Azerbaiyán y colocó el primer bloque de construcción del Imperio pan-turanista que ha estado aspirando  construir.

Por cierto, Turquía y Azerbaiyán han estado realizando sus séptimos ejercicios militares en la frontera de Armenia. Es por eso que Pashinian ha enviado una comisión militar a Moscú para negociar un nuevo acuerdo para reforzar la región de Syunik, que es el objetivo de los enemigos de Armenia.

La administración de Pashinian también enfrentará muchos desafíos internos ya que el país aún se está recuperando de los efectos devastadores de las dos catástrofes, la guerra y la pandemia. Como todos los ganadores de las elecciones, Pashinian ha hecho muchas promesas generosas a su electorado para construir carreteras, mejorar la economía, desarrollar la ciencia, etc. La gente está acostumbrada a estas promesas, que pueden materializarse o no, mientras que los gobiernos también tienen excusas. por el incumplimiento de sus promesas.

Cualquier estadista que gane las elecciones y no demuestre magnanimidad hacia sus oponentes no merece su victoria.

Junto con sus promesas positivas, Pashinian prometió poner fin a algunos de sus hábitos negativos que habían llegado a caracterizar su comportamiento en el pasado. O el propio Pashinian se ha dado cuenta de esto o sus asesores le han advertido que se abstenga de ciertas acciones.

Durante su mitin de la victoria el 21 de junio, Pashinian salió como un líder reformado. Mucha gente esperaba que él usara el martillo, que había empuñado literalmente a lo largo de su campaña, contra sus oponentes, pero en cambio salió inusualmente como conciliador en su discurso. Extendió la mano a la oposición para que cooperara en el parlamento. También prometió buscar ciudadanos calificados fuera de su círculo partidario para invitarlos a servir en el gobierno.

Pashinian pidió a su audiencia que se abstuviera de usar lenguaje soez en los medios de comunicación y en las redes sociales. Confió que en ocasiones él mismo había usado ese lenguaje, de buena o de mala gana, pero de hecho, ha sido el impulsor de ese lenguaje cuando se desempeñó como editor del periódico Haykakan Zhamanak, y luego como líder de la oposición.

Desafortunadamente, el lenguaje utilizado en las redes sociales es alucinante y, con suerte, el atractivo de Pashinian puede moderarlo. Al leer ese tipo de lenguaje, uno se deprime al descubrir qué tan bajo puede degenerar moralmente cualquier armenio.

Durante su mitin de la victoria, Pashinian se refirió a un tema muy delicado: las relaciones entre la Iglesia y el Estado, que han alcanzado un nuevo mínimo. Fue un enfoque muy constructivo del candidato ganador para enmendar las relaciones con la iglesia. Su Santidad Karekin II respondió de la misma manera, felicitando a Pashinian por su victoria.

Estos movimientos públicos pueden ayudar a liberar algunas tensiones, pero se necesitan acciones más allá de la retórica. Durante la guerra, el Catolicós había pedido la dimisión de Pashinyan, lo que había creado un punto delicado. No era el lugar de los eclesiásticos meterse en las aguas políticas. En el mejor de los casos, tuvo que apelar a la calma y la conciliación. Eso enfureció a los partidarios pashinianos, que reaccionó de manera poco estatal al negar una escolta policial al Católicos, imponer derechos de aduana sobre las importaciones de aceite de parafina a Echmiadzin para fabricar velas y permitir el deterioro de toneladas de alimentos perecederos en la aduana con destino a Karabaj bajo los auspicios de la Santa Sede de Echmiadzin.

Para colmo, la administración Pashinian arrestó al director del Hospital Izmirlian, el profesor Armen Charchian, por haber hecho algunos comentarios equívocos a su personal, antes de las elecciones. Por cierto, el hospital está dirigido por la Santa Sede de Echmiadzin.

Este escritor tuvo la oportunidad de mantener largas discusiones con el asesor principal de Pashinian, Arayik Harutyunian, quien se cree que es uno de los principales planificadores de políticas, así como con Su Santidad. Desafortunadamente, están atrincherados en sus posiciones. Es de esperar que el desastre que sobrevino a Armenia tenga un efecto aleccionador en ambas partes, recordándoles que hay cuestiones más urgentes que atender en el país en este momento.

Los medios de comunicación nacionales e internacionales caracterizaron la alianza como "en contra" y no "a favor", porque el electorado se enfrentaba a la perspectiva del regreso del antiguo régimen. Han sufrido tanto bajo ese régimen que su voto fue en contra, más que a favor de Pashinian.

Kocharyan, que había unido fuerzas con la Federación Revolucionaria Armenia, que tiene la máquina electoral mejor organizada en Armenia, ciertamente perdió votos debido a esa asociación, ya que el partido no goza de popularidad en Armenia, a diferencia de su contraparte en la diáspora.

Armenia aún no está fuera de peligro y la administración de Pashinian enfrentará muchos desafíos que requerirán los recursos de toda la nación, de Armenia y de la diáspora.

El fracaso de la nueva administración solo hará felices a los turcos y azerbaiyanos. Cuando hay tanto en juego, solo la vigilancia, la unidad nacional y las políticas prudentes pueden ayudar a Armenia a sobrevivir.

Más leídas