SECCIONES
ARMENIA
LOCALES
DIÁSPORA
UGAB
INSTITUCIONES
EMPRENDIMIENTOS Y PYMES
OPINION
AGENDA
SOCIALES
Temp.: -
Hum.: -
Lunes 26 de Julio - Buenos Aires - Argentina
PREMIO MEJOR MEDIO DE PRENSA PUBLICADO EN LENGUA EXTRANJERA - MINISTERIO DE LA DIASPORA DE ARMENIA 2015
Opinion - Edmond Y. Azadian
Delincuencia en la diplomacia
18 de Junio de 2021

La guerra ha destruido la moral de Armenia. La gente está de duelo por sus pérdidas y todo el país se lame las heridas. El setenta y cinco por ciento del territorio de Karabaj está perdido y la región sur de Armenia, Syunik, está bajo amenaza azerbaiyana, pero los partidos políticos armenios parecen haber olvidado las pérdidas y el peligro inminente y, en cambio, están peleando por lo que queda.

Es una situación extraña en el sentido de que las personas están tratando de superar el trauma infligido al país y pretenden que ya se está restableciendo el curso normal de la vida.

La campaña electoral es tan intensa que los partidos involucrados han creado su propio mundo y han perdido sus conexiones con los problemas regionales que tienen su propio ritmo de desarrollo. Tanto alejamiento de los problemas regionales puede llevar algún día a un rudo despertar.

Aunque en el panorama general dos facciones principales (la del primer ministro Nikol Pashinian y el ex presidente Robert Kocharian) se enfrentan entre sí, tras un examen más detenido, el mosaico puede revelar un panorama más matizado; hay 22 partidos y cuatro alianzas, pero se cree que todos esos partidos eventualmente se convertirán en subsidiarias de los dos competidores principales.

Kocharian está en alianza con la Federación Revolucionaria Armenia (ARF) y un grupo de Syunik llamado Renacer Armenia (Veratsnvogh Hayastan) y su campaña se basa en ser el vehículo de regreso al los antiguos régimenes. Eso no es del todo cierto, porque hubo un esfuerzo por parte del primer presidente del país, Levon Ter-Petrosian, por reunir a todos los ex presidentes y de esa forma detener a su ex discípulo, Pashinian, pero no lograron ponerse de acuerdo entre ellos. Kocharian ha seguido su propio camino y parece que ha podido conectarse con los residentes descontentos.

En su debate público más reciente, Ter-Petrosian vio un rayo de luz en la participación de tantos partidos, lo que puede dividir el voto y no permitir que ningún partido alcance la mayoría necesaria, lo que finalmente llevará a todos los partidos que lleguen al piso mínimo requerido a encontrar alojamiento en una gobierno de unidad nacional. Esa es una forma positiva de ver la situación, pero el odio, la animosidad y el lenguaje áspero son tan intensos que uno no puede ver la perspectiva de una cooperación viable después del 20 de junio.

En esta atmósfera sobrecalentada y polarizada, se destaca una voz razonable, la de Edmon Marukian, el líder del partido Bright Armenia. Parece ser un verdadero estadista que podría unir las facciones de Pashinian y Kocharian para un gobierno viable. Pero en el calor de los fuegos artificiales, su voz es ahogada por los partidarios de los dos que creen que su lado tiene el monopolio de la verdad.

Pashinian está actuando en su propio partido, el Contrato Civil, y ya no está en su antigua alianza, My Step. Sus representantes publicaron sus propias encuestas, lo que sugiere que el bando de Pashinian obtendrá el 60 por ciento de los votos, pero las mejores estimaciones sugieren que apenas puede alcanzar el 30 por ciento, que todavía está por delante de todos los grupos restantes.

Pashinian tiene un gobierno de pato cojo, que incluso en tiempos normales, difícilmente podría cumplir con las expectativas de los ciudadanos. Pero con las pérdidas de guerra y la amenaza de más pérdidas en Armenia propiamente dicha, su tarea es aún más difícil.

El principal peligro para el país sigue siendo el desarrollo regional, pero Armenia está tan atrapada en la fiebre de una campaña electoral que parece no darse cuenta de que esos cambios llegarán a dar forma a su futuro.

Cuanto antes se restablezca la normalidad en el país, mejor será porque el país debe hacer frente a esos desafíos y formular una política exterior cohesiva que pueda ayudarlo a navegar estos tiempos difíciles.

Un desarrollo regional que eventualmente puede ayudar a Armenia es el regreso de Irán como un actor importante en el Cáucaso. Teherán ha estado sufriendo por las sanciones impuestas, lo que ha permitido a Rusia y Turquía tener las manos libres para promover sus propios intereses. Ahora que el implacable primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, ha sido destituido del poder, Washington tiene más flexibilidad para tratar con Teherán. Eso no solo le permitirá reactivar el acuerdo nuclear, que el presidente Biden se había comprometido a hacer, sino que también controlará a Rusia y Turquía en sus acuerdos conjuntos en el Cáucaso.

Por lo tanto, no es sorprendente que Irán, que había observado una estricta neutralidad durante la guerra, haya estado mostrando sus músculos. La expectativa es que Irán responda al movimiento de Biden en sus propios términos; es decir, dos días después de las elecciones de Armenia, Irán celebrará sus propias elecciones presidenciales. El presidente Hassan Rouhani, que era considerado un liberal según los estándares iraníes, ya no puede postularse como candidato y quizás el próximo candidato sea el que pueda aprovechar las propuestas de Washington.

Sin embargo, Irán ya ha trazado su propia línea roja, anunciando que no tolerará ningún cambio fronterizo en la región. Ni siquiera dudó en afirmar que cualquier cambio podría llevarlo a utilizar la fuerza militar. Pero aún más interesante es la noticia de que Teherán está listo para ofrecer un corredor a Azerbaiyán, sobre su propio territorio. Eso eventualmente aliviará la tensión en Armenia y socavará el plan del ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergey Lavrov, que los armenios creen que es imponer el corredor azerbaiyano que une Bakú con Nakhichevan, a través de Syunik.

El presidente Ilham Aliyev de Azerbaiyán es muy consciente de estas posibilidades y está presionando para imponer a Armenia ciertos arreglos antes de que esta última sea rearmada y reforzada por poderosos partidarios. Aliyev ha declarado que le ha ofrecido a Armenia un acuerdo de paz que Ereván se niega a considerar y que Armenia lamentará la decisión a largo plazo.

Por supuesto, en esa declaración está implícita la amenaza de que si Armenia no firma un tratado de paz en los términos de Azerbaiyán, terminará enfrentando otra guerra.

Pero, ¿qué hay en ese tratado de paz que Armenia se niega a considerar? Azerbaiyán reconocerá la integridad territorial de Armenia a cambio de que Armenia reconozca la integridad territorial de Azerbaiyán, incluida Nagorno Karabaj.

Azerbaiyán también tiene otras razones para concertar acuerdos apresurados con Armenia. Si bien Bakú sostiene que ha resuelto el problema de Karabaj por la fuerza, la presión del otro lado, por parte de los copresidentes del Grupo de Minsk de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), está aumentando para volver a negociar en el marco la OSCE, donde se aplicarían ciertos principios.

Uno de esos principios fue la negativa a usar la fuerza para resolver problemas.

Azerbaiyán ya ha violado ese principio. Francia, en particular, está muy ansiosa por desempeñar un papel como pacificador y su parlamento ya ha adoptado una resolución para declarar a Karabaj como una entidad independiente.

Durante la visita de Pashinian a París y Bruselas a principios de este mes, el presidente Emmanuel Macon y el presidente de la Unión Europea, Charles Michel, pidieron la liberación inmediata e incondicional de los prisioneros de guerra armenios según los términos de la declaración del 9 de noviembre. También pidieron a Azerbaiyán y Armenia que reposicionaran sus fuerzas armadas en la línea en la que se encontraban el 11 de mayo.

El acontecimiento más interesante es la entrada enérgica de Estados Unidos en el Cáucaso. Mientras escribo este artículo, no tenemos los resultados de la reunión Biden-Erdogan, la visita del Subsecretario Interino para Asuntos Europeos y Euroasiáticos Philip T. Reeker a la región y sus declaraciones inequívocas ya indican que Estados Unidos está de regreso para desempeñar un papel en este escenario.. .

Reeker ha reiterado las declaraciones realizadas por Francia y la UE sobre prisioneros de guerra y cuestiones fronterizas.

Además de eso, Estados Unidos jugó un papel decisivo en la liberación de 15 prisioneros de guerra para vergüenza de la parte rusa, que ha estado exasperando a sus aliados armenios al no hacer cumplir los acuerdos del 9 de noviembre con Azerbaiyán.

Estas acciones no significan necesariamente que Estados Unidos esté favoreciendo a Armenia. Es más bien una señal para Moscú y Ankara de que el tiempo de sus acciones unilaterales ha terminado.

Otra señal de que EE. UU. está tomando nota en la región es que el secretario de Estado Anthony Blinken activó nuevamente la exención de la Sección 907 de la Ley de Apoyo a la Libertad para la ayuda directa a Azerbaiyán por parte de EE. UU., que fue diseñada específicamente para defender a Armenia contra la agresión azerbaiyana.

Como podemos ver, el Cáucaso está experimentando una rápida transformación y Armenia debe aprovechar las oportunidades que puedan surgir. Pero el establecimiento de la política exterior de Armenia está colapsando después de la renuncia del ministro de Relaciones Exteriores, Ara Ayvazyan, y sus adjuntos este mes.

El protocolo requiere que el ministro de Relaciones Exteriores reciba al Sr. Reeker en el aeropuerto de Zvartnots en Ereván. Pero, vergonzosamente, Armenia no tenía un ministro de Relaciones Exteriores. Lo que es más inquietante fue que el propio Pashinian actuó en el papel de ministro de Relaciones Exteriores, sabiendo que la diplomacia no es su fuerte. Si el Sr. Pashinian ama a Armenia, debería evitar asumir una misión diplomática.

Muchos cambios potenciales en la región favorecen a Armenia, que necesita un equipo de diplomáticos de carrera capaces y experimentados para asegurar la posición de Armenia en la región.

Lamentablemente, hasta el momento, Armenia no ha cumplido con su diplomacia.

Más leídas