SECCIONES
ARMENIA
LOCALES
DIÁSPORA
UGAB
INSTITUCIONES
EMPRENDIMIENTOS Y PYMES
OPINION
AGENDA
SOCIALES
Temp.: -
Hum.: -
Lunes 26 de Julio - Buenos Aires - Argentina
PREMIO MEJOR MEDIO DE PRENSA PUBLICADO EN LENGUA EXTRANJERA - MINISTERIO DE LA DIASPORA DE ARMENIA 2015
Opinion - Vehículos militares
Los líderes de Armenia ignoraron la oferta de los inversores
13 de Junio de 2021

Los gobernantes actuales de Armenia culpan a los gobernantes anteriores cuando algo sale mal en el país. Después de perder la guerra, culparon a los presidentes anteriores. No asumen ninguna responsabilidad por sus propias deficiencias, a pesar de que llevan tres años en el poder. Si bien se puede culpar a los gobernantes anteriores de muchas malas acciones, los líderes actuales tienen sus propias deficiencias.

Este es uno de los muchos ejemplos de cómo los gobernantes actuales manejaron completamente mal un proyecto crítico de seguridad nacional del que tienen absolutamente toda la culpa.

Un empresario armenio llamado Artak Tovmasian tenía las conexiones adecuadas y la brillante idea de construir vehículos militares blindados de última generación en Armenia y donar una parte de ellos al gobierno armenio. Uno pensaría que los funcionarios armenios habrían acogido con agrado una propuesta tan valiosa y habrían hecho todo lo posible para facilitar esta importante oportunidad de inversión que tendría  implicancias críticas para la seguridad nacional. Esta es la increíble historia de funcionarios del gobierno armenio de alto rango, incompetentes e indiferentes que no lograron capitalizar esta oferta.

Poco después de que Nikol Pashinian llegara al poder como Primer Ministro de Armenia en 2018, Tovmasian se reunió con él y le propuso invertir en Armenia millones de dólares junto con el Canadian Streit Group, un conocido fabricante de vehículos militares blindados con 30 años de experiencia y fábricas en cinco países, incluidos Canadá, los Emiratos Árabes Unidos, Jordania, India y Pakistán. La sexta instalación de este tipo habría estado en Armenia. El monto total de la inversión podría haber alcanzado los $ 20 millones, lo que habría incluido a otros inversores relacionados con el ejército. El proyecto también habría creado cientos de puestos de trabajo.

El primer ministro Pashinian expresó interés en el proyecto en 2018 y les dijo a sus asistentes que hicieran un seguimiento. Lamentablemente, debido a la incompetencia y descuido del cuadro de funcionarios de Pashinian, tres años después, no se ha avanzado en ese proyecto vital, a pesar de las varias reuniones de seguimiento de Tovmasian con el primer ministro. Estos vehículos militares blindados habrían sido muy útiles durante la guerra del año pasado contra Azerbaiyán, salvando la vida de innumerables soldados armenios. Desafortunadamente, los funcionarios armenios no han respondido a ese proyecto, tanto antes, durante ó después de la guerra.

La propuesta de Tovmasian consistió en ofrecer construir gradualmente alrededor de 1.300 vehículos militares blindados durante los próximos 10 años y donar 130 de ellos a las fuerzas armadas armenias sin cargo. Con cada vehículo de un valor de $ 450,000 o más, el valor total de los vehículos donados habría sido de más de $ 60 millones.

A cambio, Tovmasian pidió que el gobierno de Armenia contribuya con la tierra necesaria para establecer la empresa de fabricación en una zona industrial franca, habiendo un terreno baldío en las afueras de Ereván que pertenece al Ministerio de Defensa (MOD). Si el proyecto no se materializaba, el inversor se habría visto obligado a devolver la tierra donada al gobierno armenio.

Estoy en posesión de más de una docena de cartas enviadas por la empresa de Tovmasian, First Industrial Zone, a funcionarios armenios durante los últimos tres años, en busca de la aprobación del proyecto propuesto. Sin embargo, a pesar de las reiteradas solicitudes de respuesta, el gobierno armenio nunca respondió.

El gobierno armenio remitió la propuesta de Tovmasian al Comité Interagencial que tenía la tarea de revisar el proyecto. El Comité Interagencial incluyó a representantes de los Ministerios de Economía, Finanzas, Industria de Alta Tecnología, Administración Territorial e Infraestructura, Justicia, Comité de Ingresos del Estado, Comité de Desarrollo Urbano, Cámara de Comercio e Industria y Unión de Fabricantes y Empresarios de Armenia. Sorprendentemente, el Comité Interagencial no incluyó a nadie del Ministerio de Defensa (MOD) para evaluar adecuadamente un proyecto militar. Los lineamientos del Comité Interagencial requieren que revise y refiera al gobierno dentro de 20 días hábiles cualquier propuesta presentada. Sin embargo, esta fecha límite pasó hace mucho tiempo, a pesar de varios recordatorios.

La parte más asombrosa de esta historia es la inesperada publicación en Facebook del 6 de marzo de 2021 por el recientemente nombrado Ministro de Economía, Vahan Kerobian, quien había estudiado matemáticas pero no tiene ni idea de economía.

El ministro Kerobian escribió con arrogancia: “En realidad, soy yo quien detuvo este proyecto de zona industrial porque desprecia ridículamente los intereses de los ciudadanos de la República de Armenia”. El Ministro Kerobian no estaba en posición de detener este proyecto por dos razones: 1) Como Ministro recientemente designado, ni siquiera estaba presente cuando este proyecto fue presentado al Primer Ministro y posteriormente remitido al Comité Interagencial. 2) La decisión de aprobar o rechazar este proyecto recayó en el Comité Interagencial y el Primer Ministro.

El ministro Kerobian continuó haciendo afirmaciones más extravagantes. Escribió: Deje que el Sr. Tovmasian “presente su propuesta a la aprobación del gobierno en las próximas dos semanas, pero si quiere quedarse con las nueve hectáreas de tierra en Ereván prometiendo una cantidad insignificante de inversión, entonces sigo siendo de la opinión de que esto no es un proyecto de inversión sino un robo. También hemos propuesto implementar este negocio con sus condiciones y permisos fiscales en una ciudad que no sea Ereván, pero incomprensible y exactamente el precioso terreno en Ereván les es necesario para esta zona de producción ".

El ministro Kerobian está engañando al público. Aunque el gobierno armenio no ha respondido a la propuesta en varios años, afirma que responderá en dos semanas. ¿Por qué entonces no ha reaccionado a la propuesta existente desde su nombramiento en noviembre pasado? El caso es que nunca ha hecho una contrapropuesta y nunca se ha sentado con el inversor a discutir la propuesta. Por cierto, el MOD fue el que sugirió el terreno ubicado en las afueras de Ereván a Tovmasian, no gratis, sino para la compra.

Finalmente, es muy poco profesional por parte de Kerobian responder a través de una publicación de Facebook a una propuesta seria que involucra una producción militar multimillonaria. Lamentablemente, eso refleja la falta de calificación del ministro para el puesto que ocupa.

En conclusión, Armenia perdió la guerra por muchas razones, pero este tipo de comportamiento de un ministro no calificado y un gobierno incompetente no inspira ninguna confianza en que podrá atraer inversionistas y mejorar la pésima situación económica del país en el corto plazo.

                                                                                                                                             Harut Sassounian

                                                                                                                                        California Courier Editor

 

Más leídas