SECCIONES
ARMENIA
LOCALES
DIÁSPORA
UGAB
INSTITUCIONES
EMPRENDIMIENTOS Y PYMES
OPINION
AGENDA
SOCIALES
Temp.: -
Hum.: -
Miércoles 14 de Abril - Buenos Aires - Argentina
PREMIO MEJOR MEDIO DE PRENSA PUBLICADO EN LENGUA EXTRANJERA - MINISTERIO DE LA DIASPORA DE ARMENIA 2015
Opinion - Vicken Cheterian
¿Estamos listos para una discusión seria?
07 de Abril de 2021

La derrota de 2020 no fue solo de Armenia, sino también el fracaso de la política de la diáspora. Para la diáspora armenia debería ser un punto de partida para una reevaluación radical de las políticas seguidas en los últimos treinta años. Solo después de eso podremos iniciar un diálogo serio, ¡no el folclore!, sobre las relaciones Armenia-Diáspora. ¿Pero estamos preparados para eso?

Se percibe una sensación de amargura dentro de las comunidades de la diáspora. 

Hay razones de corto plazo, el impacto emocional causado por la guerra, por la gran movilización de la Diáspora y por las masivas pérdidas humanas y materiales, sumado a la propaganda oficial que salió de Ereván haciendo creer a la gente que venceríamos, lo que hizo que la decepción fuera aún más amarga. Pero también tiene causas a largo plazo: la movilización de la diáspora de tres décadas para ayudar a fortalecer la Armenia independiente y apoyar la seguridad y los derechos políticos de Karabaj, ahora están  destrozadas.

Si los armenios de la diáspora quieren comprender las causas de esta doble derrota: la derrota militar de Armenia y el fracaso de la diáspora armenia para convertirse en un "socio estratégico" de Ereván, entonces es hora de hacer preguntas difíciles: ¿cómo se tomaron las decisiones políticas?. ¿ Las instituciones de la Diáspora son parte de la derrota y el fracaso de 2020?.

Las organizaciones de la diáspora nunca discutieron abiertamente sus políticas ni evaluaron las consecuencias. Las instituciones claves de la diáspora, como los tres partidos tradicionales, la Federación Revolucionaria Armenia, los socialdemócratas Henchagian y el demócrata liberal Ramgavar, la Iglesia Armenia, Instituciones importantes como la Unión General Armenia de Beneficencia (UGAB), y muchas otras, necesitan discutir acciones pasadas, identificar fallas y luego trazar una nueva hoja de ruta. Desde el surgimiento de la República Armenia independiente en 1991, la suma de esos esfuerzos es lo que yo llamo políticas de “Armenia primero”.

El resumen de las decisiones políticas tomadas por las principales instituciones de la diáspora, se pueden sintetizar aproximadamente en tres líneas principales:

Primero: la Diáspora no logró convertirse en el socio estratégico de Armenia. Cuando llegó el último instante de la verdad, cuando estalló la Guerra de Karabaj de 2020, la Diáspora no logró equilibrar la balanza. Los intentos de hacer todo tipo de gestiones en países clave como Estados Unidos, Francia y Rusia, donde residen importantes comunidades armenias, no obstaculizaron ni el reinicio de la guerra de Karabaj, ni la derrota militar armenia. 

Del mismo modo, las organizaciones internacionales, como la ONU, la OSCE o la Unión Europea, no se solidarizaron políticamente con Armenia ni adoptaron posiciones favorables con respecto al conflicto de Karabaj. 

Estados Unidos, en el momento de los últimos días de la administración Trump, no hizo nada significativo. Tanto los estados europeos como la UE estaban igualmente ausentes. 

Rusia, el aliado militar de Armenia, intervino en la guerra solo después de 44 días cuando las fuerzas armadas armenias habían perdido la mayor parte de los territorios, incluida la ciudad estratégica de Shushi. 

Sobre todo, la campaña "Reconozca a Artsaj", apoyada masivamente por activistas de la Diáspora, no logró ningún resultado tangible.

En segundo lugar: la Diáspora invirtió enormes esfuerzos en el desarrollo de Armenia y Artsaj. Se desviaron millones de dólares de las organizaciones de la diáspora para reemplazar los débiles servicios sociales de Armenia, proporcionar subsidios culturales, renovar escuelas, reparar carreteras, etc. Las organizaciones de la diáspora también aportaron fondos para crear viviendas para los refugiados armenios de Bakú, Ganja o Shahumyan para reasentamiento en regiones conquistadas a Azerbaiyán entre 1994 y 2020, principalmente en las provincias de Lachin y Kelbajar. 

Se desconocen las cantidades totales transferidas por año, o desde la independencia de Armenia. Armenia Fund menciona vagamente que “Durante los últimos diez años (…) ayudó a recaudar más de 100 millones de dólares para proyectos en Armenia y Karabaj”, pero no está claro cuánto de esta suma provino de la Diáspora. 

Esas inversiones alivian las dificultades de los hospitales desfavorecidos construidos o las escuelas renovadas de Armenia, pero no lograron desarrollar Armenia. 

Tampoco trajo justicia social a una sociedad postsoviética que sufría el impacto del capitalismo salvaje. Las razones por las que fracasaron los esfuerzos de la Diáspora para desarrollar Armenia necesitan una evaluación seria.

En tercer lugar: las organizaciones de la diáspora armenia lucharon por el reconocimiento internacional del Genocidio Armenio. Esta fue también la política de Ereván desde que Robert Kocharian llegó al poder (1998). La participación abierta de Turquía en la guerra de 2020 contra los armenios plantea la pregunta: ¿qué se logró con décadas de lucha por el reconocimiento del genocidio? ¿Cómo es que Turquía, con su pasado genocida, se atrevió a usar la violencia contra los armenios nuevamente sin ninguna reacción de la comunidad internacional? Aquí, nuevamente, es necesario formular el lugar y el sentido en que se hace justicia para un genocidio no reconocido en la futura lucha política de la diáspora. ¿Vale la pena continuar con la militancia por el reconocimiento del genocidio y con qué objetivo? ¿Basta luchar durante décadas para recibir "declaraciones", ¿O es hora de pensar en cómo lograr resultados concretos? ¿Es la lucha por el reconocimiento internacional del genocidio de 1915 una lucha moral, legal, diplomática o política? ¿Es la lucha de la diáspora armenia o la de la República de Armenia? Finalmente, ¿cuáles son nuestras demandas a Ankara para resolver la cuestión del genocidio?

En suma, las tres luchas esenciales en las que se ha involucrado la Diáspora en las últimas tres décadas deben ser cuestionadas hoy.

El tipo de apoyo que la Diáspora le dio a Armenia no solo no cubrió las necesidades de Armenia, sino que también fue contraproducente porque debilitó continuamente a la Diáspora y empobreció sus instituciones. Mientras las organizaciones de la diáspora invirtieron tiempo, dinero y energía en proyectos de “Armenia primero”, abandonaron sus otras obligaciones: desarrollar las propias instituciones de la diáspora y pasar nuestra rica herencia diáspórica a la siguiente generación. Treinta años de políticas de “Armenia primero” se produjeron a costa del debilitamiento y empobrecimiento de las escuelas, las instituciones, los medios de comunicación, los clubes deportivos, los partidos políticos, las asociaciones culturales, la publicación de libros, etc. Cada dólar enviado desde la Diáspora a Armenia era un dólar no invertido en las instituciones de la Diáspora y contribuyó a su debilitamiento.

Además, durante esos años, la Diáspora se estaba metamorfoseando bajo la presión de las migraciones masivas desde donde históricamente vivían los armenios, desde el Medio Oriente y el Cáucaso hacia nuevos países como América del Norte, Australia, Europa Occidental y Rusia. 

Las nuevas comunidades armenias no tenían la infraestructura institucional necesaria para transmitir el idioma, la cultura y el compromiso político armenio a la siguiente generación. El resultado es que las instituciones de la diáspora armenia son más débiles hoy que en el momento en que Armenia accedió a la independencia. Una diáspora débil con instituciones obsoletas y liderazgos que son incapaces de reflexionar sobre la política y la estrategia, es inadecuada para apoyar a resolver los problemas de Armenia.

Esas opciones políticas se asociaron con lemas como: "La identidad armenia no puede sobrevivir fuera de la patria armenia". ¡Qué ignorancia de la historia y la cultura armenias! Tal lema niega toda la historia armenia moderna, desde las congregaciones mekitaristas de Venecia y Viena, hasta la historia del nacimiento y desarrollo de la imprenta armenia a partir de Azdarar, ¡publicada no en Armenia sino en Madrás en la India! Al nacimiento de los propios partidos políticos armenios. Esta mentalidad también abandonó la diáspora armenia, en lugar de volver a imaginar una cultura de la diáspora armenia en la era globalizada y digitalizada, la ventaja relativa de los armenios en comparación con otras comunidades.

Uno de los fracasos históricos de los últimos 30 años es que Ereván no comprendió, organizó o movilizó el potencial de la Diáspora en el proceso de construcción del Estado. Los cuatro líderes de Armenia desde la independencia han articulado diferentes políticas de la diáspora, que al final se reducen a la misma idea: envíenos dinero y no hagan preguntas vergonzosas. En esto, la mayoría de las estructuras de la diáspora no se enfrentaron a Ereván, no propusieron una política alternativa. La razón es que esas instituciones debilitadas de la diáspora hoy en día son incapaces de producir dirigentes y liderazgo, y simplemente siguieron el dictado de Ereván.

¿Qué deben hacer las instituciones de la Diáspora para superar la situación actual descrita anteriormente y brindar un apoyo real a Armenia y Karabaj?


En primer lugar, las instituciones de la diáspora deben invertir en su propio entorno organizativo para reforzarlas y modernizarlas, si no, crear otras nuevas muy necesarias. Esto debe hacerse en primer lugar invirtiendo en el liderazgo de la diáspora y la productividad intelectual abriendo las instituciones a la generación joven. 

Concretamente, las instituciones existentes de la Diáspora deberían reinventarse para atraer a las generaciones jóvenes, reclutar en sus filas a jóvenes brillantes que puedan formular preguntas de su propia generación y no de épocas pasadas, invertir en las luchas políticas de la Diáspora, las universidades, los think tanks, las escuelas y los medios de comunicación. En la era de la información, necesitamos instituciones de la diáspora capaces de pensar, reflexionar, discutir y planificar. 

Necesitamos instituciones modernas para convencer a las generaciones jóvenes de que la cultura armenia de la diáspora pertenece a nuestro tiempo y no es una reliquia del pasado.

En segundo lugar, las relaciones entre la Diáspora y Armenia deben redefinirse, sobre la base de la asociación entre Armenia y la Diáspora

La diáspora debería dejar de ser el sustituto de Ereván y enviar subsidios para reemplazar los fallidos servicios sociales de Armenia. Debería dejar de verter asfalto en las carreteras de Armenia. 

En cambio, la Diáspora debería proporcionar ayuda real a Armenia y Karabaj en forma de transferencia de conocimientos y apoyo institucional, modernizando sus universidades y planes de estudios escolares, llevando a Armenia nuevas tecnologías, inversiones de capital y encontrando mercados para sus exportaciones. 

La Diáspora debe convertirse en el socio principal en la búsqueda de Armenia por reformas, modernización y desarrollo. Ayudar a transformar y modernizar el entorno institucional de Armenia mediante la creación de instituciones colaborativas que puedan responder a los complejos desafíos de nuestro tiempo, en lugar de las instituciones unipersonales que tenemos hoy. Es hora de dejar de enviar kopeks a Armenia convirtiéndose en un socio real en un proyecto de desarrollo común.

En tercer lugar, la diáspora debería volverse simultáneamente más política, pero también conocer los límites del alcance de sus actividades políticas. 

Para convertirse en socios, las instituciones de la Diáspora no deberían intentar “reemplazar” al estado en Armenia, ni intentar asumir algunas de sus funciones, ni intentar asumir el papel de liderazgo en Armenia. Las organizaciones de la diáspora deberían participar en política en la diáspora, no en Armenia. La diáspora y Armenia necesitan una división del trabajo, aclarando el campo político de uno y otro.

Antes de 1991, durante varias décadas, el centro del activismo político armenio estaba en la Diáspora, no en la Armenia soviética. Cuando surgió el estado-nación armenio independiente, toda la atención se centró en él. Después de la guerra de 2020, con la influencia muy reducida de armenia sobre Karabaj, donde la seguridad armenia ahora depende de Moscú, es necesario repensar cuáles son los desafíos políticos armenios globales, y qué parte de esos desafíos debe asumir la diáspora armenia. Esta tarea no puede cumplirse sin una discusión crítica de lo que salió mal en las últimas décadas.

Necesitamos una nueva política que apunte no a ganar batallas insignificantes, sino a ganar la próxima guerra.

Vicken Cheterian es un historiador, periodista y autor suizo-libanés.

Más leídas