SECCIONES
ARMENIA
LOCALES
DIÁSPORA
UGAB
INSTITUCIONES
EMPRENDIMIENTOS Y PYMES
OPINION
AGENDA
SOCIALES
Temp.: -
Hum.: -
Domingo 26 de Septiembre - Buenos Aires - Argentina
PREMIO MEJOR MEDIO DE PRENSA PUBLICADO EN LENGUA EXTRANJERA - MINISTERIO DE LA DIASPORA DE ARMENIA 2015
Opinion - Edmond Y. Azadian
La crisis interna de Armenia, ramificaciones regionales e internacionales
11 de Marzo de 2021

El mundo de la política siempre está interconectado, ninguna crisis puede considerarse exclusivamente local. Las repercusiones cruzan las fronteras de cualquier país en cuestión. 

Podemos considerar la actual crisis interna de Armenia como una disputa local pero las reacciones que llegan de muchas capitales mundiales dejan muy en claro que muchas partes distantes tienen un interés en la situación que se está gestando en Armenia.

Muchos de los problemas actuales de Armenia están ahora enmarcados por las disputas políticas de muchas facciones que están tratando de llamar la atención de sus electores sobre su propia agenda.

El desafío al primer ministro Nikol Pashinian fue iniciado por una coalición de más de 16 partidos que se han unido en torno a Vazgen Manukian, un ex primer ministro, exigiendo la renuncia de Pashinian como único responsable de la derrota de la guerra de 44 días en Karabaj.

Pashinian está tomando represalias contra esas demandas reuniendo a sus propios partidarios en la Plaza de la República, para demostrar que todavía goza de popularidad entre los votantes de Armenia. De hecho, él y su alianza Mi Paso, fueron elegidos con una victoria aplastante de más del 70 por ciento de los votos emitidos en 2018.

Las encuestas más recientes muestran que, si bien su popularidad se ha desplomado, todavía tiene una ventaja sobre otros contendientes con un 45 por ciento de popularidad.

El problema con el bando de Vazgen Manukian es que los fantasmas del antiguo régimen dominan sus filas, en particular, los ex presidentes e Ishkhan Saghatelian y Gegham Manukian de la Federación Revolucionaria Armenia, un partido que nunca ha cruzado el umbral del dos por ciento en ninguna elección parlamentaria.

Una voz y fuerza poderosa es la del expresidente Robert Kocharian, quien planea arrojar su sombrero al ruedo para las próximas elecciones sin el respaldo de un partido.

El reciente enfrentamiento entre los altos mandos del ejército y el Primer Ministro podría haber reforzado la situación de Manukian, pero el ejército se niega a prestar su apoyo a ningún grupo en particular. Por lo tanto, el enfrentamiento ayuda a la postulación de Manukian solo marginalmente, si es que lo hace. Aunque la coalición de 16 partidos ha logrado algunos avances, todavía carece de una tracción importante.

Ahora, el drama político se centra en el presidente Armen Sarkissian, el primer ministro Nikol Pashinian y el jefe de Estado Mayor del Ejército, Onnik Gasparian.

La reciente guerra de Karabaj, que se observa en segundo plano, es la causa fundamental de esta crisis tripartita.

Todo comenzó el 23 de febrero, cuando Pashinian, durante una entrevista, dijo que una de las principales armas a disposición del ejército armenio, el misil Iskandar de fabricación rusa, había explotado solo el 10 por ciento de las veces. Fue ridiculizado públicamente por el general Tiran Khachatrian, primer subjefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de Armenia, que luego fue despedido sumariamente.

Pero una reprimenda más poderosa provino del portavoz del Ministerio de Defensa de Rusia, Igor Konashenkov, y Pashinian se disculpó, diciendo que había sido mal informado. Eso no acabó con la polémica, porque estallaron las tensiones latentes que se habían gestado en las filas de las fuerzas armadas. 

La siguiente demanda vino del jefe del ejército Gasparian, 10 generales y 30 oficiales que firmaron una declaración solicitando la renuncia del primer ministro, acusándolo de poner a Armenia “al borde de la destrucción” y que también "se les había acabado la paciencia".

Pashinian tomó represalias exigiendo el despido de Gasparian y envió su solicitud al presidente Armen Sarkissian para que la firmara dentro de los tres días prescritos por la constitución de Armenia.

El presidente se negó a firmar el decreto y lo devolvió, argumentando que no es lo mejor para la República.

El proceso pudo haber tomado más tiempo, porque luego de la negativa del presidente, Pashinian pudo haber apelado ante el Tribunal Constitucional. En cambio, Pashinian, eligió un enfrentamiento público, acusando al ejército de amenazar con organizar un golpe militar, que luego mitigó al afirmar que, según el artículo 155 de la Constitución de Armenia, el ejército debe obedecer al gobierno civil y no puede involucrarse en políticas partidistas.

Las quejas del ejército surgieron de la interferencia indebida de Pashinian en asuntos militares durante la guerra y sus obvios planes para purgar las filas del ejército. Los generales no son fáciles de conseguir porque se necesitan muchos años de educación y entrenamiento para alcanzar ese rango y, por lo tanto, no son desechables.

Como lo demuestran los desarrollos políticos en evolución, hay un tira y afloja virtual entre bastidores. Los altos mandos del ejército en Armenia se entrenan principalmente en Rusia y se cree que están influenciados por Moscú. Por lo tanto, purgar al ejército no es solo obra de Pashinian. Hay fuerzas externas a las que les gustaría ver la influencia de Rusia disminuida o disipada en Armenia.

La conmemoración del 1 de marzo resultó ser una oportunidad para realizar una demostración de fuerza por parte de muchas partes. La coalición de 16 partidos se reunió en la calle Baghramian, frente al parlamento. El Polo Popular Armenio (Bever), integrado por Sasna Tserer y el Partido Europeo, se manifestó frente al Madenataran y su demanda de revocar el Tratado de Amistad Ruso-Turco de Moscú (1921) fue cubierta por los medios de comunicación rusos y turcos.

El mitin más poblado fue en la Plaza de la República, con Pashinian, quien en los días anteriores había prometido hacer una importante declaración. En cambio, resultó ser una arenga contra Onik Gasparian, a menudo disculpándose por su error y los de su coalición gobernante Mi Paso. 

Acusó a Gasparian de ignorar sus propias responsabilidades de defender las fronteras de Armenia y de inmiscuirse en la política bajo la tutela de Serge Sargsian, sin presentar ninguna prueba. A Sargsian se lo está utilizando como un espantapájaros conveniente y eficaz. Una vez que se pronuncia su nombre, el público no busca ninguna prueba.

Vencer al caballo muerto de los enfrentamientos del 1 de marzo de 2008 que costaron la vida a 10 ciudadanos sirve como subterfugio conveniente para que Pashinian esquive los problemas actuales más urgentes, específicamente, la pérdida de 5.000 jóvenes bajo su mando.

Al margen, un parlamentario de Mi Paso, Vahagn Hovakimian, ha pedido la destitución del presidente Sarkissian, sobre la base del artículo 141 de la constitución. Parece que la constitución permite al presidente firmar decretos y no puede negarse a firmarlos.

Pashinian convirtió el mitin en el lanzamiento de su campaña de reelección. No se abordó ninguno de los temas candentes que enfrenta el país, incluido el regreso de los prisioneros de guerra, la difícil situación de los heridos, la compensación para los desplazados, la defensa de las fronteras de Armenia, ni las amenazas que aún vienen de Turquía y Azerbaiyán.

Parece como si Pashinian se hubiera recuperado de su estado de ánimo abatido tras las reacciones de las principales capitales del mundo, haciéndose eco de las advertencias de un inminente golpe militar.

Cuando la guerra estalló en Karabaj y en las fronteras de Armenia, cuando 5.000 jóvenes soldados armenios fueron asesinados y decenas de miles resultaron heridos, incluidos civiles por fósforo ilegal y bombas de racimo, y enfrentando el combate armado de 2.700 mercenarios sirios, hubo una conspiración de silencio. en todo el mundo, a excepción de las palabras de Francia y la declaración cínica del entonces secretario de Estado Mike Pompeo ("esperamos que los armenios puedan defenderse"), pero tan pronto como circularon las noticias sobre un posible golpe militar, brotó una profusa diatriba en defensa de la democracia de Armenia.

Estas expresiones de apoyo y advertencias son cínicas y sin sentido, sugiriendo que mientras no sea un golpe militar, el destino del país no importa.

La Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa (PACE) advirtió que se debe respetar al gobierno constitucionalmente electo de Armenia. "Seguimos apoyando la democracia", se lee en el comunicado.

El cuartel general de la OTAN, cuyos aviones de combate F-16 y otras municiones se utilizaron contra Armenia, advirtió contra "una mayor escalada de la crisis".

La advertencia del Departamento de Estado de Estados Unidos se refería indirectamente a Moscú. Advirtió a "las fuerzas armadas de Armenia que se mantuvieran al margen de la política".

El portavoz del Departamento de Estado, Ned Price, dijo que Estados Unidos monitorea "muy de cerca" los desarrollos en Armenia. "Recordamos a todas las partes el principio democrático fundamental que establece que las fuerzas armadas no deben intervenir en la política nacional".

Los comentarios más reveladores vinieron de Ankara y Bakú, esos acérrimos defensores y practicantes de la democracia. El presidente turco, Recep Tayip Erdogan, condenó lo que describió como intentos de organizar un golpe militar en Armenia: “Nikol Pashinian ya se encuentra en una situación en la que la gente podría lograr su renuncia. Pero están hablando de un derrocamiento directo del gobierno. Nuestra posición es clara. Estamos en contra de tales pasos. Turquía se opone a cualquier golpe, incluso en Armenia ".

El ministro de Relaciones Exteriores de Turquía, Mevlut Çavusoglu, emitió una declaración similar.

A su vez, al presidente Ilham Aliyev le preocupaba que un golpe militar en Armenia pudiera poner en peligro la aplicación de la declaración tripartita del 9 de noviembre.

No era conveniente para Moscú profundizar más en la situación. Así, quedó satisfecho con un comunicado emitido por un miembro de la Duma de que el problema era una cuestión diplomática para un país soberano como Armenia, "Esperamos que los desarrollos internos de Armenia no se reflejen en la declaración tripartita", dijo.

Analizando el completo silencio de todas estas partes durante la guerra, durante la cual se produjeron numerosas violaciones de la Convención de Ginebra, donde prisioneros de guerra, soldados y civiles fueron torturados y asesinados delante de las cámaras y objetivos civiles bombardeados, de repente vimos expresiones de preocupación. 

Solo podemos concluir una cosa: Occidente “es dueño” de la democracia en Armenia y por extrapolación, agrupa la Revolución de Terciopelo en Armenia con todas las otras revoluciones de color que alentó en Ucrania, Georgia y muy recientemente en Bielorrusia. 

Por lo tanto, podemos ver muy claramente que se está llevando a cabo una guerra tácita en Armenia entre intereses occidentales y rusos. En consecuencia, los ciudadanos armenios y sus líderes no pueden precipitar ningún cambio interno sin poner en peligro los intereses de esos actores. Cada político y cada partido es un peón en el tablero de ajedrez de la política mundial.

Esta situación puede considerarse como el curso normal de la política. Pero lo que va más allá de lo normal es el interés de Turquía por esta telaraña.

Ahora que Turquía ha ayudado a Azerbaiyán a aplastar la columna vertebral de las fuerzas armadas de Armenia y ha reducido el país a un caso perdido, considera que este período es el momento más oportuno para obtener concesiones de Armenia. Armenia no tiene nada más que el poder moral del genocidio, que Turquía niega y desea que se disipe como un lastre.

Ahora que la administración Biden parece estar dispuesta a reconocer el genocidio armenio, el presidente Erdogan planea recrear una actuación de la "diplomacia futbolística" del país que tuvo lugar entre Serzh Sargsian y Abdullah Gul en 2009, una farsa de firmar protocolos en Zurich en presencia de la entonces secretaria de Estado Hilary Clinton. Por lo tanto, Erdogan puede frustrar cualquier reconocimiento por parte de la Administración Biden al afirmar que terceros no deben interferir mientras el país está negociando con sus contrapartes armenias.

Esto no es una conjetura ya que los emisarios de Erdogan han sido avistados en Ereván, llevando a cabo negaciones por la puerta trasera. El editor del semanario Azg con sede en Ereván, Hagop Avedikian, incluso ha mencionado el nombre de un emisario. De hecho, cada vez que Turquía intenta un acercamiento con Armenia, aparece un ciudadano turco de ascendencia armenia llamado Samson Özararat. Lo han visto en Armenia, hablando con el político Hovhaness Igitian.

No queremos especular sobre lo que pueda suceder ahora que Armenia está en una posición débil y Pashinian en su momento de mayor raquitismo político.

Nadie duda del patriotismo de Pashinian, pero la conveniencia política podría anular su mejor naturaleza.

Cualquier concesión a Turquía por parte del gobierno armenio retrasará durante décadas el reconocimiento del genocidio armenio. Además, enfrentará a Armenia contra la diáspora, ya que Erdogan afirma que el gobierno armenio es un rehén de los armenios "fanáticos" de la diáspora.

El trauma del genocidio es más grave para los armenios de la diáspora, muchos de los cuales son descendientes directos de los supervivientes del genocidio. Además, a los ciudadanos de Armenia se les prohibió durante décadas aprender sobre el genocidio o referirse a él porque los soviéticos tenían una política de no ofender a Turquía. Por lo tanto, el impacto del Genocidio no es tan fuerte en los ciudadanos de Armenia. Esto no significa que Pashinian pueda vender la causa, pero debe tener cuidado, ya que incluso una simple conversación puede anular el reconocimiento del Genocidio.

En vista de la perspectiva y los parámetros de la política mundial que afectan las intenciones de Armenia y Turquía dada esta situación, las fuerzas políticas de Armenia deben actuar con cautela y previsión para proceder a las conclusiones adecuadas.

mirror spectator

Más leídas