SECCIONES
ARMENIA
LOCALES
DIÁSPORA
UGAB
INSTITUCIONES
EMPRENDIMIENTOS Y PYMES
OPINION
AGENDA
SOCIALES
Temp.: -
Hum.: -
Jueves 25 de Febrero - Buenos Aires - Argentina
PREMIO MEJOR MEDIO DE PRENSA PUBLICADO EN LENGUA EXTRANJERA - MINISTERIO DE LA DIASPORA DE ARMENIA 2015
Opinion - Azg
El pionero de los medios de comunicación celebra 30 años
18 de Febrero de 2021

El primer presidente de la República independiente de Armenia, Levon Ter-Petrosian, sostiene que fue el Movimiento Karabaj en Armenia el que derribó el Muro de Berlín. Si hay alguna exageración en esa declaración, podemos estar de acuerdo en el hecho de que el movimiento fue uno de los indicadores que presagiaron el colapso del Imperio Soviético y la eventual desaparición del Bloque del Este.

Tras el colapso, los ciudadanos de Armenia, como otras repúblicas constituyentes de la Unión Soviética, se encontraron en una atmósfera de libertad ilimitada. Estaban abrumados con su nueva realidad y ni siquiera estaban seguros de cómo manejar su nueva situación o usar esa libertad de manera responsable para mejorar sus vidas.

Fue un momento decisivo para Armenia. Debían idearse medios para expresar y utilizar esa libertad. Fue en ese momento, para ser exactos, el 16 de febrero de 1991, cuando el diario Azg comenzó a publicarse, creando un modelo a imitar por los medios noticiosos.

Durante el período soviético, los medios de comunicación eran el lugar más aburrido en la vida de los ciudadanos. Se dictaba de manera centralizada y las noticias locales debían limitarse a los últimos desarrollos agrícolas o glorificar la producción de ciertos artículos, como las lámparas, ¡cuya producción, observaron con entusiasmo, había crecido exponencialmente en comparación con las estadísticas de 1913!

Durante los períodos en los que el gobierno central soviético decidió establecer relaciones con Ankara, los periódicos de Armenia ni siquiera podían mencionar el genocidio armenio.

Fue en esa atmósfera sofocante que Azg inyectó aire fresco a los medios al presentar las normas internacionales del periodismo libre. Azg no solo transformó el formato del negocio de los periódicos, sino también su contenido.

Los lectores experimentaron por primera vez noticias sobre acontecimientos que influyeron en sus propias vidas o en el destino de la patria.

Los ciudadanos de Armenia que se habían criado en una sociedad atea, apenas comprendían el papel de la Iglesia y, en particular, el de la Iglesia Apostólica Armenia. Gracias a las noticias y la cobertura en Azg , esta nueva dimensión se introdujo en la vida de los armenios. Irónicamente, hasta el día de hoy, los medios de comunicación no se sienten cómodos tratando con el papel de la iglesia en la sociedad actual y su papel en la historia armenia.

Las cuestiones fundamentales de la historia armenia se plantearon y debatieron libremente, a medida que el cosmopolitismo soviético dio paso gradualmente al nacionalismo armenio.

En ese momento, los medios electrónicos estaban en su infancia y aún no estaban disponibles en Armenia. Pero Azg pudo sortear ese obstáculo al llevar a sus lectores noticias y comentarios del mundo, gracias a colaboradores de todo el mundo.

Inicialmente, la circulación impresa del diario rondeaba entre los 30.000 y 40.000, una cifra sin precedentes para una publicación armenia.

Desde el primer día, la élite intelectual gravitó hacia Azg . Y hoy, cuando el periódico se ha convertido en una publicación semanal, puede presumir de que sigue siendo el hogar de la élite intelectual actual.

 
Gran parte del mérito de esto es para el carismático editor Hagop Avedikian, quien se formó con el legendario periodista armenio-libanes Kersam Aharonian. 

Con Avedikian, el periódico no solo se ha mantenido como una publicación vibrante, sino que ha servido como una escuela para el periodismo armenio moderno. El propio Avedikian, que se desempeñaba como profesor de periodismo en la Universidad Pedagógica del Estado, pudo capacitar a un grupo de jóvenes reporteros. Muchos periodistas prominentes y varios diplomáticos que trabajan en la actualidad se capacitaron en Azg . En ese sentido, Avedikian puede legítimamente llamarse a sí mismo el decano de periodistas en Armenia.

La libertad de prensa significa tener derecho a informar noticias o hacer circular opiniones sin censura del gobierno. Avedikian creía que este debería ser el principio rector de una publicación gratuita y trató de ejercerlo en una sociedad que acababa de despertar.

Pronto descubrió que el ejercicio inocente de este simple principio podía ser peligroso. Sufrió las consecuencias, primero al ser atacado por asaltantes desconocidos y luego el bloqueo de su publicación por parte del Gobierno. 

Se recuerda como un juez que fue elegido recientemente para el cargo del Consejo Judicial Supremo de Armenia, Gagik Jahangirian, se apoderó del papel y se lo regaló a sus complices.

Las embajadas occidentales en Armenia se alarmaron y condenaron el acto ilegal en términos inequívocos.

Así, tras varios reclamos, la publicación fue devuelta a sus legítimos propietarios, la organización Demócrata Liberal Armenia ( ADL).

Por cierto, cuando Armenia obtuvo la independencia, la ADL fue la primera organización de la diáspora en construir un centro cultural en el corazón de Ereván. También fundó la primera estación de radio y políticamente ocupó el segundo lugar solo después del Movimiento Nacional Armenio de Ter-Petrosian en el primer parlamento elegido libremente.

Durante los últimos 30 años, el periodismo en Armenia se ha desarrollado a un ritmo tremendo. Han surgido medios de comunicación profesionales como CivilNet., pero, en general, los periodistas se ven envueltos en trivialidades y tienen una visión miope de los asuntos mundiales en la que no logran distinguir la relevancia de los problemas locales o regionales dentro del contexto de los desarrollos más amplios del mundo.

Incluso el primer ministro Nikol Pashinyan, que comenzó su carrera como periodista, ha demostrado ser mediocre, confundiendo la mayor parte del tiempo la chusma con el periodismo robusto.

Como muchas publicaciones, Azg está cambiando a su formato electrónico, que tiene una audiencia mucho más global.

Azg todavía se enriquece con las aportaciones de destacados periodistas e intelectuales y sigue siendo una espina clavada en el costado de las autoridades, con su postura independiente.

Con la profusión de medios de comunicación, Azg se ha convertido en uno de muchos. Pero históricamente ha sido pionera, que ha iluminado el camino del periodismo en Armenia, y puede presumir de haber formado a muchos de los mejores periodistas del país.

                                                                                                                         Edmond Y. Azadian

The Armenian Mirror Spectator

Más leídas