SECCIONES
ARMENIA
LOCALES
DIÁSPORA
UGAB
INSTITUCIONES
EMPRENDIMIENTOS Y PYMES
OPINION
AGENDA
SOCIALES
Temp.: -
Hum.: -
Domingo 26 de Septiembre - Buenos Aires - Argentina
PREMIO MEJOR MEDIO DE PRENSA PUBLICADO EN LENGUA EXTRANJERA - MINISTERIO DE LA DIASPORA DE ARMENIA 2015
Opinion - Dr. Arshavir Gundjian
La derrota de Armenia en la guerra láser
16 de Febrero de 2021

El año 2020 terminó, dejando al mundo armenio aun recuperándose del impacto de una humillante derrota sin precedentes a manos de las fuerzas agresivas de una coalición turco-azerbaiyana. 

La guerra comenzó repentinamente el 27 de septiembre; sin embargo, no fue inesperada, considerando las maniobras militares conjuntas azerbaiyanas-turcas muy publicitadas que la precedieron en las mismas fronteras de Armenia y Artsaj. 

Armenia tampoco debería haberse sorprendido por la avanzada tecnología de armas modernas que los agresores utilizaron con éxito, que fue la razón principal de las dolorosas pérdidas humanas y territoriales.

El propósito de este artículo es centrarse en el fracaso estratégico fundamental que ha surgido de esta trágica guerra. Esto último tiene múltiples implicaciones científicas, técnicas, económicas y militares. 

Armenia debe reconocer y afrontar mejor ese problema, directamente para convertirlo en un componente central de su planificación estratégica para la posterior recuperación. Armenia debe hacer del desarrollo de armamento militar moderno altamente sofisticado, basado en tecnologías avanzadas, la pieza central de su próximo plan quinquenal de actividad industrial.

La adopción de tal plan es perfectamente realista. Se basaría en un retorno a la riqueza de conocimientos y capacitación de décadas de antigüedad que Armenia adquirió en los campos altamente sofisticados de las ciencias físicas y sus aplicaciones industriales, mientras era la república más pequeña de la Unión Soviética.

En ese momento, se había convertido en uno de los centros más activos de investigación y desarrollo científicos soviéticos. Se dijo que Armenia cubría hasta la mitad de las necesidades militares de alta tecnología de la Unión Soviética, y eso fue hace solo treinta años, justo antes de la independencia en 1991.

Adoptando decididamente esa política, Armenia podría muy pronto convertirse no sólo en dueña de su propia seguridad fronteriza, sino también en un proveedor codiciado internacionalmente de armamento moderno, sofisticado y altamente rentable, que contribuiría convenientemente a su prosperidad económica.

Es lamentable que después de la independencia de 1991, los sucesivos Gobiernos de Armenia no hayan reconocido cuán estratégicamente valioso era su sistema de educación, investigación, capacitación y conocimientos de alto nivel heredado en el campo de las ciencias físicas, aplicable directamente al armamento de guerra de combate. De hecho, lamentablemente, desde 1991 y especialmente en los últimos veinticinco años, todas las artes y ciencias han perdido en Armenia su privilegiado estatus de máxima importancia que habían alcanzado durante el período soviético.

Imagínense si la planificación estratégica nacional de Armenia de las últimas décadas hubiera incluido el uso continuo de todo el potencial de esa riqueza… Durante esta última guerra de septiembre, habrían sido cañones láser armenios de alta potencia desplegados a lo largo de las fronteras de Artsaj y Armenia los que literalmente pulverizarían los indefensos drones turcos o azerbaiyanos que se aventuraban en el espacio aéreo armenio.

Al contrario de lo que sucedió, los drones furtivos del ejército armenio, equipados con dispositivos láser inteligentes de alta precisión para medir y apuntar, habrían sido los que apuntaban a las fuerzas enemigas a través de nuestras fronteras, en lugar de todo ese pánico que sucedió dentro de las filas de nuestro heroico ejército armenio.

Un escenario así no habría sido ficción. Definitivamente podría haber sido real si nuestros sucesivos Gobiernos en Armenia hubieran monitoreado adecuadamente el apetito y las actividades militares de sus vecinos y, en consecuencia, hubieran apreciado la gravedad de la creciente amenaza existencial que enfrentaron durante los últimos años.

Irónicamente, una herramienta letal con la que Turquía y Azerbaiyán se estaban equipando durante esos años se basaba en tecnologías láser de combate. Este fue un componente del tesoro de tecnologías avanzadas y experiencia que Armenia conocía en 1991, muy por delante de estos dos estados vecinos. La paradoja fue que el equipo láser de guerra turco, incluidos los drones equipados con láser, fue lo que puso de rodillas a nuestros combatientes armenios.

La llegada del láser (amplificación de la luz por emisión estimulada de radiación) es uno de los dos desarrollos científicos más principales y sensacionales del siglo XX, siendo el otro la invención de la energía atómica. Ambos se basan en novedosos y fascinantes fenómenos básicos de la física que fueron revelados por Albert Einstein, a principios del siglo pasado, pero cuya implementación en una forma utilizable por la sociedad humana ocurrió solo a mediados de ese siglo.

El láser es esencialmente una fuente de radiación electromagnética de alta frecuencia muy pura, "altamente organizada", que llamamos simplemente "luz". La diferencia entre la luz láser y la luz ordinaria que proviene del sol o de cualquier fuente de luz ambiental cotidiana mundana consiste en el hecho de que, en esta última, los pequeños elementos individuales que contribuyen a la luz total, vibran de manera totalmente aleatoria y asincrónica, mientras que, por el contrario, dentro de una fuente láser, esas vibraciones son sincrónicas. 

La cualidad especial de la luz láser que suena bastante simple, conduce a una gama increíblemente amplia de aplicaciones que pertenecían anteriormente a la ficción. 

A estas alturas, la innumerable variedad de diferentes tipos de láseres, pueden variar en tamaño desde un dispositivo muy pequeño, de una fracción de milímetro hasta los más grandes que pueden tener hasta unos pocos kilómetros de longitud. A su vez, las aplicaciones posibles van desde las herramientas de cirugía ocular de alta precisión, hasta los rayos de luz láser de mayor capacidad que transportan información que viajan dentro de las fibras ópticas, que se encuentran en el fondo de los océanos. 

También incluyen los rayos láser de varios kilovatios de potencia, más brutales, que son producidos por cañones láser, montados en un vehículo blindado que puede perseguir y literalmente quemar y pulverizar drones voladores, así como objetivos militares inmóviles en el campo de batalla.

Los primeros láseres prácticos surgieron en la década de 1960, casi simultáneamente en Occidente y Oriente. Theodore Maiman y Charles Townes en Occidente, y Mikhail Prokhorov y Nikolay Basov en la Unión Soviética, son considerados los padres del láser.

Como armenios, podemos estar orgullosos de observar que los científicos de Armenia estuvieron entre los primeros en el mundo en ingresar a este nuevo y fascinante campo, gracias a que eran parte integral de la comunidad científica mundial soviética.

A Mikhail Ter-Mikaelian se le atribuye haber desarrollado el primer láser comercial soviético en 1965. De hecho, en 1967, se estableció el conocido Instituto de Investigación Física (IPR) de Armenia en Ashtarak, a 30 km. de Ereván. A lo largo de los años, IPR y otros centros y equipos de investigadores hicieron de Armenia una cuna de desarrollos láser de vanguardia que encontraron aplicaciones no solo en Armenia sino también en la Unión Soviética y en el mundo.

Tanto en Occidente como en Oriente, los láseres se convirtieron en parte de un vasto campo de actividades diversas, sea en investigación o en diversas aplicaciones médicas e industriales. Inevitablemente, los militares centraron su atención muy rápidamente en el potencial destructivo de las aplicaciones de pistolas láser, que hasta ahora habían sido simplemente el tema de la imaginación de dibujantes y escritores de ciencia ficción.

Vale decir que mientras todo esto sucedía en el mundo, y hasta hace muy poco, los turcos y azerbaiyanos ni siquiera existían en el mapa mundial de la investigación láser.

Lamentablemente, en Armenia, después de la independencia de 1991, la Academia Nacional de Ciencias y muchos institutos especializados ya no estaban en la lista de las prioridades del país. Desde entonces y hasta la fecha han tenido que luchar por su supervivencia buscando subvenciones de fuentes externas, desarrollando contactos y conexiones con empresas e instituciones extranjeras. 

Por lo tanto, en ausencia de una estrategia científica nacional bien enfocada, si bien todavía existe alguna actividad científica local de buena calidad en Armenia, apenas tiene un enfoque estratégico. En consecuencia, muchos de los principales talentos de Armenia abandonaron gradualmente Armenia para convertirse en recursos humanos muy apreciados y buscados, principalmente en los círculos académicos e industriales occidentales. 

Personal y profesionalmente, como fui un discípulo dedicado al mundo de los láseres y sus aplicaciones, durante mis visitas, inicialmente frecuentes a Armenia posteriores a 1991 en el contexto de cuestiones relacionadas con el mundo armenio, presencié con dolor esta situación. Sin embargo, en ese momento, los líderes de Armenia estaban principalmente preocupados por desmantelar las huellas del régimen soviético.

Mientras tanto, desde alrededor de 2010, irónicamente, justo al lado, el archienemigo de Armenia, Turquía, estaba ocupándose de ponerse al día. De hecho, el beligerante presidente de Turquía, Ragip Erdogan, había decidido llenar su cofre de guerra con equipo militar de la tecnología más avanzada. Erdogan se había dado cuenta rápidamente de las enormes ventajas tácticas proporcionadas en la guerra moderna por los drones de combate equipados con sofisticados equipos de puntería de precisión láser, así como por cañones láser de alta potencia guiados ópticamente, montados en vehículos blindados terrestres sencillos.

Por supuesto, Erdogan no se molestaría en perder el tiempo con ningún trabajo fascinante de investigación científica. Simplemente se centró en comprar los conocimientos técnicos y, cuando fuera necesario, los recursos humanos para construir instalaciones de fabricación de armas locales. Se centró en drones equipados con láser y cañones láser de alta potencia y lo que faltara, lo compraría en países extranjeros dispuestos a vender de forma bastante rentable, esos equipos a un cliente que pagara bien.

Turquía fabrica ahora sus infames drones de combate Bayraktar TB2 en la empresa Baykar, propiedad del yerno de Erdogan. Dichos drones están equipados con imágenes láser de precisión y sistemas de orientación comprados a la empresa canadiense L3 Harris Wescam. Los cañones láser antidrón, montados en vehículos blindados de Turquía son producidos por la empresa turca de fabricación de armas militares Aselsan. Y seguramente fue todo este equipo el que utilizó la coalición turco-azerbaiyana en la guerra de Artsaj.

Es importante señalar que, dado que la fabricación de equipos láser no es una industria intensiva en capital, el presupuesto de Turquía en esta área solo está en el rango de $ 450 millones de dólares. Sin embargo, Erdogan había notado con razón que, con un gasto tan pequeño, las armas fabricadas son capaces de causar, a bajo costo, miles de millones de dólares en daños al enemigo.

Después de la guerra, los armenios ahora tienen muchas lecciones que aprender de una manera bastante tortuosa. Sin embargo, el mayor problema al que se enfrenta es el de la supervivencia física. 

Esto requiere la reestructuración completa de su sistema de defensa. Durante la presunta pausa de cinco años proporcionada por la “notoria” declaración de alto el fuego, la máxima prioridad de Armenia debe ser construir un ejército de primera clase, provisto con equipos militares de guerra de última generación. 

El presente artículo apunta a un camino evidente a seguir en ese sentido.

Por un lado, hablando políticamente, ahora es irresponsable e imperdonable seguir perdiendo el tiempo en las calles con acciones infructuosas e injustificadas de malestar político y civil. 

Dado que el Gobierno actual ha perdido toda su credibilidad y eficacia, se debe establecer un gobierno de transición de reconciliación y unidad nacional, preferiblemente con la cooperación de las autoridades actuales. 

El primer orden del día de este último, debe ser prepararse para las elecciones anticipadas a fin de elegir en menos de un año, un nuevo parlamento y un nuevo gobierno que no cargue con el estigma de la capitulación. 

Por otro lado, y simultáneamente con lo anterior, como mínimo, Se debe formar un comité especial de emergencia nacional, independiente, de expertos económicos y técnicos para elaborar un plan de reconstrucción económica y militar de cinco años. La creación de un complejo militar-industrial moderno, sofisticado y de última generación debe ser la pieza central de su plan.

Armenia todavía cuenta con los recursos intelectuales de alto nivel, los conocimientos y la infraestructura necesarios, que es un componente valioso y esencial para implementar con éxito dicho plan. 

En cuanto al otro componente vital, que es el de la financiación, teniendo en cuenta el tipo específico de los productos proyectados, el presupuesto necesario estaría en el rango accesible de unos cientos de millones de dólares, si este esfuerzo se centra específicamente en y alrededor de la industria del dron y el láser.

Los productos fabricados en Armenia en este campo prometen ser competitivos y cumplir con los más altos estándares internacionales de calidad. Seguramente atraerán rápidamente el interés de los inversores internacionales. 

En cualquier caso, siempre que se elabore un programa honesto y serio bajo un liderazgo creíble como el que puede proporcionar el actual presidente Armen Sarkissian, basado en la última experiencia de guerra de Artsaj, una financiación de esta magnitud, dedicándose a lanzar un proyecto que salve a la nación, se puede obtener de manera realista, incluso solo de las fuentes armenias de la diáspora rusa e internacional. 

Debemos darnos cuenta que la actual existencia misma del Estado de Armenia está en grave peligro. Una vez más, tenemos que unir nuestras fuerzas. Los armenios en Armenia deben recuperar la mesura, y aquellos en la diáspora deben hacer todo lo posible para ayudar a Armenia a regresar a un camino de supervivencia y prosperidad mediante la creación del complejo industrial de combate con láser más inteligente, eficiente y letal: bauticémoslo como complejo Sassountsi Tavit.

A partir de ese momento, cualquier enemigo, ya sean turcos, azerbaiyanos o incluso nuevos, lo pensará mucho antes de cruzar nuestras fronteras. En realidad, ¡pueden incluso hacer fila para intentar comprar estas armas de última generación fabricadas en Armenia!

 

El Dr. Arshavir Gundjian es un destacado científico y líder comunitario armenio-canadiense. Ha tenido una prolífica carrera como investigador e inventor, y ahora es profesor jubilado del Departamento de Ingeniería Eléctrica de la Universidad McGill. Algunas de sus publicaciones se encuentran en el campo de la detección por láser de alta potencia y el daño a materiales. Ha sido durante muchos años el presidente del Subcomité Canadiense de Equipos Láser de la Comisión Electrotécnica Internacional. También posee más de veinte patentes en el campo de la seguridad de productos y documentos. Simultáneamente con su activa vida profesional, el Dr. Gundjian ha sido un líder activo en la diáspora armenia. Ha sido presidente del Comité Central del partido Ramgavar durante muchos años, especialmente durante el período que coincide con la independencia de Armenia en 1991. Es fundador y ahora vicepresidente de la Asociación Cultural Tekeyan de Estados Unidos y Canadá. Es miembro emérito de la Junta Central de AGBU. También es el presidente honorario del Consejo Diocesano de la Iglesia Apostólica Armenia de Canadá. El Gobernador General de Canadá nombró al Dr. Gundjian en diciembre de 2019, Miembro de la Orden de Canadá, el más alto honor civil en Canadá, reconociendo las contribuciones excepcionales de sus ciudadanos.

The Armenian Mirror-Spectator

Más leídas