SECCIONES
ARMENIA
LOCALES
DIÁSPORA
UGAB
INSTITUCIONES
EMPRENDIMIENTOS Y PYMES
OPINION
AGENDA
SOCIALES
Temp.: -
Hum.: -
Lunes 01 de Marzo - Buenos Aires - Argentina
PREMIO MEJOR MEDIO DE PRENSA PUBLICADO EN LENGUA EXTRANJERA - MINISTERIO DE LA DIASPORA DE ARMENIA 2015
Opinion - Garen Kazanc
'Traidores' 'vendedores' de tierras y propaganda
14 de Febrero de 2021

'Traidores', 'vendedores' de tierras y propaganda: cómo un nacionalista puede convertirse en el peor enemigo de una nación

Desde la cuna, muchos armenios crecieron con la idea de que somos una raza poderosa que nunca puede ser vencida y cuyos guerreros eran los mejores. Nos contaron repetidamente historias legendarias de luchadores por la libertad, armenios superados en número que derrotaron a decenas y decenas de soldados turcos.

 Sostenemos que estas verdades son evidentes por sí mismas y nunca nos abstuvimos de evocar estas narrativas durante la guerra reciente. Pero un importante shock de realidad ocurrió el 9 de noviembre cuando se firmó un papel y, el mundo que estos armenios imaginaron en sus cabezas de repente se derrumbó.

De hecho, todos estábamos impactados. Incluso si se sospechaba de antemano el resultado de esta guerra, el impacto aún reverberaba con fuerza. 

Estábamos alarmados por la nueva disposición de las cosas: los tanques rusos entraron de repente en Artsaj.

 Los armenios de Artsaj abandonaron abruptamente sus hogares. Nadie pudo mantenerse al día con los drásticos giros de los acontecimientos. 

Pero, hubo un tipo particular de conmoción que también fue evidente entre muchos, uno que surgió de la incredulidad total. Una incredulidad que niega la adhesión a un cierto tipo de creencia, o más bien a un sistema de creencias, en el que muchos armenios confiaron y adoraron durante toda su vida.

No sólo hubo mentiras contadas por el ejército y los políticos, sino que esto involucró sustancialmente a todas las figuras más importantes a lo largo de sus vidas, incluidos amigos, maestros y familiares, que les contaron historias de esta poderosa raza… les había mentido a ellos también.

Pero, esto todavía estaba muy lejos de la mentira más crítica de todas: la que se dijeron a sí mismos.

Ésta era la verdadera crisis que se avecinaba.

Esta es la razón por la que el acuerdo de paz fue tan catastrófico para este tipo de armenios. La realidad los golpeó con fuerza cuando se dieron cuenta de que no sólo se les dijo mentiras, sino que se las creyeron, sin hacer preguntas. Incluso con el fin de la guerra, todavía  se están buscando excusas de consuelo para hacerlos sentir mejor, por ejemplo, "¡debimos haber enviado todas nuestras reservas!", "¡deberíamos haber seguido luchando!", "¡ni un centímetro!"). Pero en realidad, esto habría costado más vidas jóvenes, la pérdida de más tierras y un futuro aún más tumultuoso para el país y su gente. En otras palabras, el nacionalista se convertiría en el peor enemigo de la nación.

El nacionalismo de alguna manera es como Disneylandia. Es un lugar feliz que está lleno de mitos y leyendas que nos hacen sentir bien. Pero este lugar no existe en la vida real. Es producto de nuestra imaginación y cuanto más invertimos de nuestro tiempo en vagar por este estado mental ilusorio, más nos separamos de la misma nación que afirmamos proteger. Sin embargo, a diferencia de la costosa entrada a Disneylandia, el nacionalismo es gratis. Somos libres de impulsar los dogmas nacionalistas y vivir con ese mundo imaginario en nuestras mentes.

 Es bastante sencillo y es lo mínimo que uno puede hacer por su nación; mientras que el realismo es difícil y requiere más tiempo y energía, pero en última instancia es más fructífero y gratificante.

Cuando se trata de armenios, me he dado cuenta de que aquellos que más se jactan de Armenia son en realidad los más dañinos para Armenia.

 Todos hemos visto las banderas en los autos, los guerreros del teclado, los emojis de la bandera de Armenia y el intercambio de citas de Nzhdeh. Sin embargo, a pesar de toda la brillante parafernalia y los llamados a esclarecer la propia identidad, el nacionalismo es cegador. Estás cegado a cierta realidad sobre el terreno porque creaste una improvisada en tu cabeza

. Durante la guerra, esto se manifestó en el " hagtelu enq !" o narrativas de la "próxima parada en Bakú" que llevaron a muchos armenios a este tipo de confianza en sí mismos totalmente injustificada.

Este tipo de negacionismo es la razón por la que el nacionalista siempre echará la culpa a los demás.

 Esto es evidente en sus señalamientos con el dedo a los políticos y comandantes militares. Dado que los nacionalistas son tan farisaicos en su idealismo, no pueden imaginar que el problema pueda encontrarse dentro de la nación en su conjunto, o en ellos mismos. 

Difícilmente pueden imaginar que el mundo que crearon en sus cabezas, lleno de victorias y grandeza, es exactamente lo opuesto a la realidad de la derrota que están presenciando hoy. 

Por desgracia, comienza la búsqueda del chivo expiatorio. Esto se hace evidente en la acusación de "vender" tierras, un eslogan que se ha vuelto tan frecuente en nuestro discurso actual. 

La idea de que Gagik "vendió" Ani a los bizantinos, Khatisian "vendió" Kars a los turcos, y ahora Nikol "vendió" Artsaj a los azerbaiyanos es nada menos que el negacionismo a lo largo de nuestra historia destinado a desviar la responsabilidad colectiva de la nacionalidad y atribuirla a un solo hombre.

 Si no fuera por él, dicen, saldríamos victoriosos.

El uso de las palabras “traición” o “traidor” también es bastante notable en este caso. Esta palabra se ha difundido tanto que su verdadero y más crudo significado se ha vuelto obsoleto. En este entorno, se utiliza para obligar a la gente a mantenerlos en línea con la narrativa nacionalista, en otras palabras, seguir la línea del partido nacionalista o de lo contrario... 

Este enfoque no hace nada menos que sofocar las ideas creativas dentro del discurso público, ridiculizándolas o "cancelando". 

Este tipo de castigo es especialmente peligroso para una comunidad y un país que necesitan desesperadamente ideas nuevas y creativas para resolver nuestra situación actual.

 Por supuesto, esto no es algo nuevo. Llamar a alguien traidor era un lugar común durante la Unión Soviética contra sus disidentes y quien no respetaba la línea del partido era considerado un enemigo del pueblo.

 El término "políticamente correcto" nació durante estos tiempos oscuros, como una forma de crear un lenguaje uniforme y más "correcto" dentro del discurso público. Las normas que se aplicaron a esa era todavía están precariamente hoy con nosotros.

Estas abstracciones dogmáticas también hacen que sea muy difícil entablar cualquier tipo de diálogo constructivo. Por ejemplo, el realista señalará deficiencias obvias dentro del ejército armenio solo para encontrarse con respuestas abstractas de un supuesto patriota.

 Esto evita el debate racional para resolver esos problemas y entra en un ámbito que no se basa en la realidad. A los participantes racionales en la discusión se les muestra casi de inmediato la tarjeta de “traidor” y la conversación se ha hundido hasta convertirse en nada más que metafísica sin sentido. 

Una complicación perdurable cuando se trata de estas discusiones es que la retórica idealista es difícil de refutar o cuestionar dado que nadie puede negar lo que se dice.

 Al criticar a los militares, nadie niega el heroísmo del soldado. Al estar abierto a firmar la cesión de un territorio para evitar la guerra, nadie niega que esas hermosas tierras son originalmente nuestras. Pero estas respuestas no ayudan a resolver los problemas en cuestión.

 Como resultado, tal discurso finalmente paraliza cualquier pensamiento creativo y termina cualquier discusión hacia nuevas soluciones. Nos quedamos con discusiones políticas sin sentido que no ofrecen soluciones y no sirven para ningún otro objetivo que no sea el de satisfacer algún tipo de deseo irracional de ser el patriota más ruidoso de la sala.

Por tanto, el nacionalismo es un pensamiento vago. Confías en la idea de que tu identidad, historia, religión y otras mitologías lucharán por ti, mientras que los realistas siempre dirán que el racionalismo, el modernismo, la ciencia y la tecnología deben ser las principales prioridades.

 Cuanto más abandonen los armenios los dogmas nacionalistas, más se darán cuenta de que tienen mucho por hacer para ponerse al día. Si decimos, por ejemplo, que “Ararat no es nuestro” en lugar de decir que es nuestro, encontraremos formas de hacerlo nuestro en lugar de vivir con la idea de que ya lo tenemos en nuestro poder. Esto también puede aplicarse a Artsaj. ¿Por qué luchar por Artsaj cuando crees que todo está dicho y hecho? Todos nos hemos encontrado con personas que dijeron que nunca habrá otra guerra, pero si hubiera una, los derrotaríamos porque el enemigo es tonto e incapaz de utilizar la tecnología que han adquirido a lo largo de los años.

 Este tipo de pensamiento nos deja desfilando con una muestra extravagante de confianza en nosotros mismos, pero nos deja más vulnerables debido a esta inercia profundamente arraigada.

Por ese motivo, si bien es cierto que 1994 fue una victoria en la mente de muchos, también puede verse como una pérdida. La pérdida se produjo en la forma de perder nuestra capacidad de hacernos las preguntas difíciles y pensar de manera más creativa sobre nuestro país y reiteramos una estrategia exitosa pero obsoleta de una era de guerra pasada, y nos convencimos de que volveríamos a ganar. La derrota de los azerbaiyanos, por otro lado, creó un nuevo ímpetu en ellos para que pensaran creativamente y cuestionaran su visión de la guerra. 

Quizás entendieron que el nacionalismo y la militarización van de la mano. Piense en Napoleón y Hitler. Ellos rechazaron simultáneamente su retórica militar y también nacionalista.

 Sin embargo, cuando tienes nacionalismo, pero no militarización, estás cometiendo una herida autoinfligida fatal.

Esto no quiere decir que arreglar esta mentalidad nos haría ganar todas las guerras. De hecho, hay muchas variables en lo que respecta a la guerra y el estado, algunas de las cuales están completamente fuera de nuestro control.

 Esto tampoco quiere decir que debamos deponer las armas, renunciar al estado-nación armenio y ceder a los deseos de nuestros enemigos de erradicarnos como pueblo.

 El realista que hay en mí se da cuenta de que los Estados-Nación, por el momento, existen y son estructuras reales de poder. Los Estados-Nación brindan seguridad y estabilidad en un sentido limitado. Difícilmente podemos imaginar un mundo sin ellos. Son reales en un sentido sociológico y debemos vivir con ellos de la misma manera que vivimos con todas las demás formas de estructuras de poder justificadas o no, a lo largo de nuestras vidas. 

En realidad, debemos defendernos del nacionalismo, el racismo, y tendencias fascistas de aquellos que están empeñados en erradicarnos. Y, la mejor manera de hacerlo es no luchar contra mitos y leyendas con más mitos y leyendas, sino luchar contra ellos con ciencia, razón y tecnología.

Esto puede aplicarse no solo a la guerra, sino a muchos otros sectores de la sociedad armenia, incluidos la economía, la política, la educación y más. Aprovechar este potencial es crucial para que el país de Armenia se convierta en más de lo que merece ser.

Nuestros medios de comunicación y la academia también juegan un papel crucial en este sentido. Como buscadores de la verdad objetiva, el periodista o  el académico debe romper las mitologías nacionalistas subjetivas y permitir un informe o estudio objetivo completo de la situación armenia.

Esto significa hacer preguntas difíciles y admitir los defectos y recelos de la condición armenia. El intento de los medios de fabricar el consentimiento se ha convertido en una industria de mitos de reciclaje, que atraen a sus lectores con títulos de cebo que poco tienen que ver con la realidad, pero que tienen todo que ver con ratings y clicks

. Sin embargo, en la práctica, estamos viendo que estos medios de comunicación se convierten en nada menos que máquinas de propaganda que moldean a la comunidad de acuerdo con las líneas del partido. 

Por último, así como la victoria de la primera guerra (1994) fue en cierto modo una pérdida de nuestra capacidad creativa colectiva, la derrota de esta guerra puede revertir esa tendencia. 

Aceptar la derrota es el comienzo de ese proceso.

 Las derrotas son de alguna manera útiles porque pueden proporcionar un ímpetu para que muchos abandonen el idealismo caduco y se centren en enfoques nuevos y más constructivos.

 Los armenios ahora pueden abrir sus mentes a nuevas formas de verse a sí mismos y los desafíos que tienen por delante.

 No solo es un momento para reconstruir nuestra infraestructura, carreteras y cimientos de nuestro país, sino que también es un momento para reconstruir nuestro estado de ánimo

. Este momento de reflexión es una prueba para todos nosotros, a medida que aprendemos de nuestros errores y nos basamos en nuestros continuos éxitos

. Esa es la mentalidad real de un ganador.

Nacido en París de padres armenios de Turquía, Garren Kazán se mudó a Los Ángeles a una edad temprana, donde asistió y se graduó de la Escuela Armenia Microbiana en 2006. Recibió una licenciatura en sociología de la Universidad Estatal de California, Los Ángeles. Ha sido un miembro activo de Hamazkayin y del Proyecto de Poesía de Armenia y ha contribuido con artículos a varios periódicos y medios de comunicación armenios.

Más leídas