SECCIONES
ARMENIA
LOCALES
DIÁSPORA
UGAB
INSTITUCIONES
EMPRENDIMIENTOS Y PYMES
OPINION
AGENDA
SOCIALES
Temp.: -
Hum.: -
Sábado 27 de Febrero - Buenos Aires - Argentina
PREMIO MEJOR MEDIO DE PRENSA PUBLICADO EN LENGUA EXTRANJERA - MINISTERIO DE LA DIASPORA DE ARMENIA 2015
Opinion - Edmond Y. Azadian
¿Puede Biden domesticar al matón turco?
23 de Enero de 2021

El presidente Trump había creado la tormenta perfecta en las relaciones internacionales al permitir que matones como el presidente turco Recep Tayyip Erdogan causaran estragos en ciertas regiones del mundo e incluso interfirieran con los problemas internos de Estados Unidos.

Una de las víctimas de las aventuras del Sr. Erdogan en el extranjero ha sido Armenia. Es por eso que el Gobierno y la gente de Armenia se han estado preguntando si la elección del presidente Joe Biden podrá domar al matón turco.

El colaborador del Jerusalem Post, Seth J. Frantzman, cree que la luz está al final del túnel. En un artículo publicado el 12 de enero, habla de una respuesta positiva a esa pregunta, incluso en el título, "El cheque en blanco a Turquía para invadir países puede terminar con Trump".

Michael Rubin, ex funcionario del Pentágono y académico residente en el American Enterprise Institute, agrega: “Lo único que ha mantenido la relación unida durante los últimos años, ha sido la relación personal de Trump con Erdogan. Con Trump eliminado, Erdogan debería estar muy, muy preocupado ".

De hecho, en una entrevista, Biden llamó a Erdogan un "autócrata" y prometió apoyar a la oposición de Turquía, mientras que en un debate del Partido Demócrata, declaró: "Tendría una conversación real de bloqueo con Erdogan y le haría saber que va a pagar un alto precio por lo que ha hecho".

Esta última declaración se refiere a la masacre que Erdogan organizó contra los aliados kurdos de Estados Unidos en Siria.

Durante las elecciones presidenciales de EE.UU., Ankara se mostró muy crítico con la candidatura de Biden, esperando que Trump fuera reelegido. Es por eso que Turquía retuvo su mensaje de felicitación a Biden hasta que el Congreso ratificara los votos del colegio electoral. No es de extrañar entonces que el equipo de transición del presidente Biden aún no haya respondido a una solicitud de llamada telefónica de Erdogan. Obviamente, no hay enamoramiento entre los dos líderes.

Hay una serie de problemas en los que Erdogan está en conflicto con las políticas estadounidenses. Aparte del ataque a los kurdos, los otros problemas son la compra del sistema de misiles ruso S-400, el subsiguiente acomodo con Rusia e Irán, el supuesto papel de Turquía en ayudar a Irán a eludir las sanciones de Estados Unidos, las escaramuzas de Turquía con otro aliado de la OTAN, Grecia, y un enfrentamiento con Francia, que amenaza con destrozar la alianza de la OTAN.

Por último, pero no menos importante, la promesa de Biden de reconocer el genocidio armenio molestaría a la administración de Erdogan. Por cierto, Samantha Power, embajadora del presidente Obama en las Naciones Unidas, está de regreso en Washington para dirigir la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional. Ella, se había comprometido, en nombre del candidato Obama, a reconocer el genocidio armenio, una promesa que no pudo cumplir.

Al final del mandato de Obama, se disculpó públicamente por su fracaso. Ahora tiene la oportunidad de cumplir esa promesa. ¿Será política como de costumbre otra vez o ella realmente estará a la altura de los principios morales que defiende? Veremos….

Se avecina otro problema que pondrá las tensas relaciones entre Estados Unidos y Turquía bajo una presión aún mayor. El caso de Estados Unidos contra el HalkBank de propiedad estatal turca, pronto comenzará a tratarse en el Tribunal del Distrito Sur de Nueva York. El banco fue acusado de ayudar a Irán a eludir un embargo estadounidense. El presidente Trump había pasado por alto las leyes estadounidenses y había despedido dos veces a los fiscales que se ocupaban del caso para evitar un juicio. Tanto su exjefe del Departamento de Estado, Rex Tillerson, como el Asesor de Seguridad Nacional John Bolton, han tratado de explicar las implicaciones de la interferencia de Trump con respecto al tema.

Bolton confió que "Trump quería hacerle un favor a su amigo Erdogan".

Las consecuencias de la demanda serán nefastas para la economía en crisis de Turquía.

Mientras tanto, la suerte política está cambiando en el Medio Oriente y el Cáucaso, y Turquía está cambiando su discurso con la administración estadounidense entrante. Se está preparando para tomar medidas preventivas antes de que Erdogan sufra un enfrentamiento con la administración de Biden.

Para empezar, Turquía había estado explorando canales secretos para enmendar las relaciones con Israel después del deterioro de las mismas. El líder israelí Benjamin Netanyahu está tratando de obtener el precio más alto posible por el restablecimiento de esas relaciones. Ambas partes se dan cuenta de que la puerta de la política estadounidense en Oriente Medio está en Israel.

Después de escupir comentarios venenosos en Bakú durante la marcha de la victoria del 10 de diciembre, Erdogan ideó un lenguaje conciliador hacia Armenia. Primero, ha declarado que ayudará a Azerbaiyán y Armenia a mejorar las relaciones en la medida en que ya no necesiten fuerzas de mantenimiento de la paz para salvaguardar a los residentes. Por supuesto, la declaración tiene un doble significado; ahora que Turquía ha introducido sus propias fuerzas militares en Azerbaiyán para equilibrar la presencia rusa, empujará aún más a Rusia fuera de la región para complacer a Estados Unidos.

El otro aspecto del anuncio está destinado a calmar a Europa. De hecho, las negociaciones entre la Unión Europea y Turquía se han estancado desde hace algún tiempo. Y uno de los requisitos ha sido el reconocimiento del Genocidio Armenio.

Además, Mevlut Çavusoglu, ministro de Relaciones Exteriores de Turquía, hablando con Heiko Maas, su homólogo alemán, ha declarado que Turquía está buscando mejores relaciones con Armenia.

El hecho de que Turquía no esté hablando con Ereván directamente indica que se trata de una postura política para prevenir un posible choque con la administración Biden, en lugar de un intento genuino de diplomacia.

Armenia, desafortunadamente, está débil, particularmente después de la guerra reciente, que también involucró a Turquía, pero el poder moral del genocidio armenio sigue siendo un factor a tener en cuenta. Turquía es consciente de ese hecho.

El otro acontecimiento, en el que está sumida Turquía, son las tensas relaciones entre Qatar y el otro bloque de los árabes sunitas, los Emiratos Árabes Unidos, Arabia Saudita y Egipto.

Ankara aprovechó esa tensión para ponerse del lado de Qatar, donde ha colocado su base militar. Tanto Turquía como Qatar han estado avivando las llamas y financiando el terrorismo islámico en el Medio Oriente y en todo el mundo. Recientemente, los dos bloques se reunieron en Arabia Saudita y restablecieron las relaciones, abandonando las 13 demandas presentadas a Qatar. Turquía aún tiene que reposicionarse en este confuso escenario.

Otra estrategia turca ahora es su concentración militar en Azerbaiyán y en Kars. Este movimiento misterioso tiene muchas interpretaciones. Uno de ellos es el próximo centenario del Tratado de Kars (marzo de 1921). Muchos creen que Turquía invitará a la parte rusa a "celebrar" el centenario de las relaciones ruso-turcas. Esa es también una oportunidad para que Armenia revise el tratado que tiene muchas fallas legales y, sin embargo, determina la frontera de Turquía con Armenia.

La otra interpretación es que la administración entrante de Estados Unidos se comprometerá con Irán para lograr que se adhiera al tratado nuclear elaborado durante la administración Obama. Para ese propósito, EE.UU. necesitará el apalancamiento de Medio Oriente, para lo cual Ankara puede estar obligado.

Según todas las apariencias, se prevé un comienzo difícil de las relaciones entre Estados Unidos y Turquía. Los diplomáticos en Armenia y los grupos de defensa y los armenios influyentes en los Estados Unidos deben aprovechar esta ventana política que puede estar abierta solo por un corto tiempo.

Después de todo, la administración Biden tratará a Turquía como un aliado de la OTAN y obligará a este último a comportarse como tal, ya que Turquía se ha aprovechado del poder de su membresía y ha actuado de forma independiente, contraviniendo los objetivos de la OTAN.

Queda por verse si Biden domesticará al matón o si Erdogan convencerá a la administración estadounidense de que Turquía tiene derecho a actuar por sí misma en la escena política mundial.

 

                                                                                                         The Armenian Mirror - Spectator

Más leídas