SECCIONES
ARMENIA
LOCALES
DIÁSPORA
UGAB
INSTITUCIONES
EMPRENDIMIENTOS Y PYMES
OPINION
AGENDA
SOCIALES
Temp.: -
Hum.: -
Viernes 15 de Enero - Buenos Aires - Argentina
PREMIO MEJOR MEDIO DE PRENSA PUBLICADO EN LENGUA EXTRANJERA - MINISTERIO DE LA DIASPORA DE ARMENIA 2015
Opinion - Edmond Y. Azadian - The Armenian Mirror - Spectator
Desafíos para la supervivencia de Armenia en una nueva configuración geoestratégica
08 de Enero de 2021

La guerra de Karabaj ha quedado atrás, pero la paz formal ciertamente no lo está. Mientras Armenia espera a sus prisioneros de guerra de Azerbaiyán y entierra a sus muertos, la situación en el país y sus alrededores sigue sin resolverse. Azerbaiyán se ha apoderado de todos los territorios prescritos por la declaración del 9 de noviembre, pero el proceso de demarcación y delimitación aún está en curso. Los limites en competencia están en juego y las pérdidas de las aldeas fronterizas siempre provienen del territorio armenio.

El impacto de la guerra es tan devastador que ha sumido en el caos a personas y agencias gubernamentales que apenas pueden mantener el día al día, y mucho menos controlar la situación.

Antes de que se restablezca la paz interna, Armenia puede perder aún más territorio y sufrir más derrotas diplomáticas.

El desafío al que se enfrenta Armenia no se limita a la pérdida de Karabaj y al gran número de víctimas; es su adaptación y supervivencia en la nueva configuración geoestratégica que se ha creado como consecuencia de la guerra.

La presencia e influencia de Turquía ha crecido exponencialmente en la región y Armenia tiene que lidiar con el perpetrador persistente del genocidio en su puerta.

Como si la presencia militar de Turquía en Azerbaiyán y Nakhichevan no fuera suficiente, Ankara tiene planes más ambiciosos en la región y más allá…. Todos estos planes impactan directa o indirectamente en el destino de Armenia. Esos planes pueden desarrollarse en tres direcciones diferentes:

A- La incorporación de regiones periféricas al territorio de Turquía

B- El plan pan-turaniano que se expande por Asia Central, desafiando las zonas de influencia rusa y china en la región.

C- Un ataque contra Rusia en cooperación con Ucrania sobre Donbass y Crimea.

Veamos:

A - Turquía ya tiene bases militares en los siguientes países: Albania, Azerbaiyán, Irak, Libia, Qatar, Siria, Somalia y Chipre del Norte.

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, ya no mantiene en secreto su deseo de incorporar en alguna forma de unión federal los siguientes territorios: el norte de Chipre, partes del norte de Siria, una región del territorio kurdo en Irak, Nakhichevan, la región sur de Armenia, una parte de Georgia, muy probablemente Ajaria, cuyo territorio Turquía ha reclamado por el Tratado de Kars de 1921, y todo el territorio de Azerbaiyán, cuyo líder Ilham Aliyev, ha sido engañado por el formal de "una nación, dos estados", mientras de hecho, se ha convertido en "una nación, un estado".

El presidente Erdogan también se había quejado de las cláusulas restrictivas del Tratado de Lausana, que de hecho creó una república a partir de las ruinas del Imperio Otomano. Si no hubiera sido por la ayuda de Lenin a Ataturk, las fuerzas griegas de Eleftherios Kyriakou Venizelos ya habían ocupado Esmirna, los armenios habrían regresado a Cilicia y los territorios definidos por el Tratado de Sevres de 1920 se habrían dado a los armenios y kurdos, y los turcos se habrían convertido en una minoría en Asia Menor.

Y, sin embargo, el presidente Erdogan quiere cambiar los términos del Tratado de Lausana, que ha cedido las islas litorales de Turquía a Grecia.

B - Mientras Turquía establece sus planes de expansión, invadiendo los territorios de los países vecinos, nadie está planteando el principio de integridad territorial de esas naciones. Esa pregunta tampoco se planteó cuando el presidente Trump otorgó los Altos del Golán de Siria a Israel.

Parece que ese principio solo se aplica a Karabaj. En realidad, solo se aplica a las naciones ricas.

Por cierto, los armenios deberían seguir impugnando el caso de Karabaj, porque lo que hizo Azerbaiyán en 1989 al anexar el Óblast Autónomo de Nagorno Karabaj a su territorio fue una acción ilegal. Porque el pueblo armenio en Karabaj había celebrado un referéndum y se separó de la Unión Soviética, al igual que Timor Oriental, Kosovo, Ucrania, Sudán del Sur y otros, de sus países de origen.

El presidente Erdogan en un momento expresó sus ambiciones de que Turquía se convierta en un califato del mundo musulmán. Pero luego se encontró con un inconveniente a nivel nacional e internacional, porque el líder del Partido Nacionalista de Turquía, Develt Bahçeli, lo caracterizó como la "amenaza viva más peligrosa para los turcos".

Desde entonces ha formado una coalición con Bahçeli y los Lobos Grises; ahora ha cambiado de tono para asumir el liderazgo de las naciones turcas. A nivel internacional, Turquía fue desafiada por Arabia Saudita y Egipto por el liderazgo del mundo sunita. Esta vez, el plan del presidente Erdogan es construir un imperio que consta de 300 millones de pueblos turcos.

El año pasado se celebró en Bakú una conferencia de pueblos de habla turca. Así es como el Sr. Erdogan formuló su plan en esa conferencia: “A pesar de que somos dos estados, creemos que somos hijos de una nación. Pero hoy, ampliando nuestra perspectiva, decimos que somos seis estados, pero una sola nación”.

Estas naciones son Azerbaiyán, Kazajstán, Kirgizia, Turkmenistán y Uzbekistán, encabezados por Turquía.

Chechenia y Azerbaiyán iraní no fueron mencionados para no enemistarse con Rusia e Irán, respectivamente.

Este imperio había sido el sueño de Enver Pasha, que se materializó porque el nuevo poder soviético frustró sus planes. Fue asesinado en Bukhara por un armenio, Hakob Melkumyan.

No es de extrañar entonces que Erdogan mencionara a Enver, un miembro del triunvirato ittihadista que planeó y ejecutó el Genocidio Armenio. La referencia de Erdogán a él durante el desfile de la victoria de Bakú después de derrotar a Armenia contenía un doble significado: que los herederos del asesino de los armenios estaban vivos y que los turcos se están uniendo para realizar los planes incumplidos de Enver Pasha.

C - Desde que Crimea celebró un referéndum en 2014 para unirse a Rusia, esa expresión de la gente de la región es considerada ilegal por Occidente, y Turquía se ha sumado al coro de naciones enojadas. El presidente Erdogán reiteró muchas veces que Turquía no reconoce la “anexión” de Crimea por parte de Rusia. El ex ministro de Relaciones Exteriores de Turquía, Ahmet Davutoglu, explicó además que Turquía apoyará a los tártaros en Crimea.

Históricamente, los tártaros de Crimea han vivido en una región autónoma del Imperio Otomano durante seis siglos. Pero la península ha cambiado de manos muchas veces durante las guerras de Crimea entre Turquía y Rusia. Durante el período soviético, Crimea se convirtió en un oblast autónomo de Rusia. En 1954, Nikita Khrushchev, el jefe de la Unión Soviética (que era de origen ucraniano) regaló la región a Ucrania.

Hoy, la población total de Crimea asciende a 2,3 millones, de los cuales el 65 por ciento son rusos, el 15 por ciento ucranianos y el 12 por ciento tártaros. Bajo cualquier condición, los resultados del referéndum eran predecibles.

La semana pasada se firmó un acuerdo militar entre Ucrania y Turquía. El gobierno de Kiev ha decidido comprar drones turcos como alternativa al armamento defensivo ruso, a la luz del desempeño superior del primero en los campos de batalla de Siria, Libia y Karabaj. Se cree que Ucrania invadirá Donbass, que está controlado por fuerzas pro rusas. El presidente de Ucrania, Volodymyr Zelensky, anunció que "restaurar la soberanía de Ucrania es uno de los objetivos de nuestra política exterior".

Un día después del anuncio de Zelensky, el ministro de Relaciones Exteriores de Turquía, Mevlut Çavusoglu, y el ministro de Defensa, Hulusi Akar, llegaron a Kiev. Una vez más, esta es una repetición de la coreografía de las guerras en Siria, Libia y Karabaj.

Aunque Turquía continúa ajustando cuentas con Rusia, esta aventura será muy evaluada en la sede de la OTAN en Bruselas, donde se anticipa la membresía de Ucrania.

En todos los frentes donde las fuerzas turcas y rusas se enfrentan, Moscú cede, buscando algún tipo de acomodación. En este caso, Rusia puede ceder Donbass para legitimar su control sobre Crimea.

Los armenios han depositado sus esperanzas en la protección de Rusia durante más de un siglo. Pero la política reciente de Moscú da un motivo de preocupación. La fuerza rusa está siendo desafiada por las fuerzas turcas y está a la defensiva. Una de las razones por las que Rusia mantuvo una postura neutral en la guerra de Karabaj fue la renuencia de Moscú a enfrentarse a las fuerzas turcas para salvar a Armenia. La otra razón fue que Moscú había decidido dar una lección al liderazgo inepto de Armenia por su postura anti rusa durante dos años.

Por lo tanto, si no confía en Rusia, ¿qué debería hacer Armenia? Primero, necesita fortalecer sus fuerzas defensivas y desarrollar alianzas. Las armas láser que Turquía usó para pulverizar el hardware militar armenio podrían haber sido contrarrestadas, porque los armenios han sido mucho más avanzados en términos de tecnología láser que se remonta a 30 años atrás. Sabiendo que los enemigos estaban esperando una oportunidad para atacar, ¿por qué el gobierno armenio no utilizó la riqueza del conocimiento a su disposición?

El creciente poder de Turquía, tanto en la región como más allá, plantea un desafío existencial para la propia supervivencia de Armenia.

Más leídas