SECCIONES
ARMENIA
LOCALES
DIÁSPORA
UGAB
INSTITUCIONES
EMPRENDIMIENTOS Y PYMES
OPINION
AGENDA
SOCIALES
Temp.: -
Hum.: -
Domingo 26 de Septiembre - Buenos Aires - Argentina
PREMIO MEJOR MEDIO DE PRENSA PUBLICADO EN LENGUA EXTRANJERA - MINISTERIO DE LA DIASPORA DE ARMENIA 2015
Locales - Diario El País-Adolfo Koutoudjian
Nagorno Karabagh (Artsaj): Batalla perdida y lecciones para no olvidar
30 de Noviembre de 2020

A la fecha (26/11/20), Armenia fue derrotada militarmente en Nagorno Karabagh (N-K) -o “Artsaj” en armenio-, a pesar de la heroica resistencia de los soldados karabagíes, los combatientes armenios de la República de Armenia y muchos voluntarios de la diáspora.

La primera conclusión es que no todo está perdido, y que, con sabias y prudentes medidas político-diplomáticas, Armenia y Artsaj pueden conservar los sectores más valiosos de N-K, es decir, Stepanakert y el corredor de Lachín. Toda derrota militar es también política (Von Clausewitz) y por eso deberían estudiarse sin apasionamiento las lecciones del combate, para no volver a repetir errores.

Nuestras principales observaciones –lejos del teatro de operaciones- pero con adecuada lectura estratégica son sintéticamente:

1. Mala Lectura Geopolítica de la Situación en el Cáucaso Meridional

La disolución de la URSS no significó la dispersión del poder de Rusia y su influencia regional. Altos funcionarios armenios descalificaron en ocasiones los estilos autoritarios de la diplomacia rusa, al punto de evitar, hasta los últimos días de combate, el auxilio ruso que solo alcanzaba si peligrara la integridad física de la República, no de N-K. Paralelamente, la agresiva política general de Erdogán (Turquía) en todo el Medio Oriente y el abierto apoyo a las reclamaciones de Azerbaiyán. En tercer lugar, un Azerbaiyán con un ingente ingreso de dinero por venta de hidrocarburos a Occidente e Israel y, por último, la frialdad de las relaciones con Georgia. Este panorama hacía difícil para Armenia su defensa y su panorama estratégico.

2. Falta de inteligencia militar armenia

Hubo una manifiesta falta de la inteligencia militar armenia que pasó por alto el rearme acelerado y moderno de su vecino. Jefes del Estado Mayor Armenio, se quejaron de la “antigüedad del armamento de Armenia y N-K. Tanques T-72 armenios frente a T-90 azeríes; drones militares de última generación en Azerbaiyán, artillería antiaérea más moderna que los sistemas armenios. Un presupuesto militar de 500 millones de U$D frente a 1.600 millones de U$D de Azerbaiyán que, además, contó con suministro militar turco; veda al espacio aéreo armenio salvo con Irán; escasez de combustible y municiones; y, un sinfín de otros inconvenientes.

3. Falta de preparación

Escasa preparación de las reservas armenias con poco entrenamiento, armamento y enviadas a la batalla precipitadamente. Esta deficiente preparación la supo aguantar el Ejército Armenio Profesional que logró, con las fuerzas de N-K, resistir el ataque azerí casi 45 días a fuerza de coraje y amor a la Nación, al suelo y a la cristiandad.

La era del tanque de guerra y los aviones tripulados está declinando, frente a la guerra cibernética, drones multipropósitos y fuerzas especiales. Esta situación se sintió en la defensa aérea, la destrucción de un tercio de los blindados armenios, la gran cantidad de caídos (unas 2.300 hombres aproximadamente) y la pérdida de territorio por los ataques simultáneos desde distintas direcciones rumbo a Stepanakert, enclave aislado.

Armenia debe superar el complejo (heroico) de “Cachn Vartan” (Vartan Mamigorian 451 D.C. frente a Persia). El coraje debe acompañarse de inteligencia y frialdad estratégica.

4. Algunas lecciones históricas

a. La “revancha” buscada por Azerbaiyán era pública. Su estrategia fue la de Sadat (1973) en el Sinaí: ganar una batalla para sentarse a negociar.

b. En la defensa (Armenia) se debe priorizar lo principal (Stepanakert y el corredor de Lachín, comercio fluído y los refugiados) y dejar lo secundario (territorios semivacíos).

c. Irán demostró ser un país amigo y confiable ante los mismos enemigos compartidos (Turquía y Azerbaiyán).

d. El “paraguas” ruso es indispensable para Armenia. La geografía del país la hace “prisionera geopolítica”. Esto tiene costos, pero se comparte una misma religión y gran parte de su cultura general.

e. Para Occidente, los vecinos de Armenia tienen algo para comerciar. En cambio, Armenia sólo tiene cultura y tradición.

5. Una hoja de ruta para la paz y la armonía del Cáucaso

El principal capital armenio es la simpatía de casi toda la cristiandad y el respeto natural al más débil. Esto significa definir una firme alianza con los países cristianos, especialmente Rusia y en menor medida Francia, Estados Unidos, España, Italia y El Vaticano.

Por el momento, la influencia turca ganó importancia en la región hasta que las grandes potencias planteen quién puede llegar a ser el nuevo “Hussein” en el Mediterráneo Oriental (me refiero al presidente Erdogán y su evidente interés por conformar un califato moderno como lo demuestra la musulmanización de la Catedral de Santa Sofía en Estambul (Constantinopla).

- Irán, seguirá siendo un país amigo de Armenia por compartir siglos de cultura semejante.

- La política armenia debe tender, no solo a la democracia, sino a un modelo económico productivista y que apuntale internamente la “Glasnost” y la “perestroika” política.

- La inteligencia comercial y productiva armenia debe tender a plantear una gradual apertura comercial con los vecinos, buscar una salida al mar y establecer lazos comunes, después de todo, en los 70 años de la URSS, la región vivió en relativa paz sin renunciar a sus reivindicaciones históricas ni a su memoria colectiva.

- En la diplomacia y la política, para Armenia, comienza una batalla tanto o más difícil que la guerra, pues deberá lidiar también con sus carencias y mitos y lograr claridad estratégica.

Sobre el autor

Lic. Adolfo Koutoudjian es Profesor Titular de Geopolítca y Estrategia en la Facultad de la Defensa Nacional Universidad de Buenos Aires, en la Universidad Nacional de Lanús, en la Escuela Superior de Guerra Naval, y en la Escuela Superior de Guerra Conjunta de las Fuerzas Armadas.

 

Más leídas