SECCIONES
ARMENIA
LOCALES
DIÁSPORA
UGAB
INSTITUCIONES
EMPRENDIMIENTOS Y PYMES
OPINION
AGENDA
SOCIALES
Temp.: -
Hum.: -
Miércoles 24 de Abril - Buenos Aires - Argentina
PREMIO MEJOR MEDIO DE PRENSA PUBLICADO EN LENGUA EXTRANJERA - MINISTERIO DE LA DIASPORA DE ARMENIA 2015
Iglesia - Homilía del Katolikós Karekín II
Pascua de Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo
31 de Marzo de 2024

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

“Bendigamos y glorifiquemos Tu santa, maravillosa y victoriosa resurrección” 

Queridos creyentes,
la buena noticia de la milagrosa Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo se escucha hoy desde los santos altares de nuestras iglesias. La buena noticia llena nuestros corazones, sufrientes por los dolores y pérdidas de la patria y de la vida nacional, de esperanza y sentimientos reconfortantes. La vida ganó, la muerte perdió. Con fe y confianza en Dios, alabemos al Señor juntos con palabras oportunas. ""bendecimos y glorificamos Tu Santa, maravillosa y victoriosa Resurrección".

Con su resurrección, Cristo liberó a la humanidad del poder del mal, mostró el camino del perdón y del amor, estableció la reconciliación entre el hombre y Dios y ofreció la esperanza y la gracia de la vida eterna. Por la misericordia de Dios, la aurora de la vida se ha extendido sobre las tinieblas de la muerte. La cruz vivificante, sobre la que fue derramada la Santa Sangre del Señor, se ha convertido en un signo de victoria sobre la muerte, fe en la Resurrección, poder celestial para vencer el mal.

Sí, amados, la vencedora es la santa y maravillosa Resurrección de Cristo. En los acontecimientos siempre cambiantes del mundo y especialmente en situaciones difíciles, los creyentes son fortalecidos por la gracia de la Resurrección para levantarse de las derrotas, rechazar los pensamientos y acciones destructivos, superar los flagelos de las guerras catastróficas, ser renovado por el Señor, como lo atestigua la Sagrada Escritura. "Si uno está en Cristo, nueva criatura es" (2 Cor. 5:17).

Aún hoy se escucha la invitación a dejarse guiar por los mandamientos de Dios, a reprender la muerte para crear la victoria de la vida, a ser el noble defensor de la verdad y la justicia y a sustituir la existencia muerta sin Dios por la vida creada con el Señor. 

Atendiendo a este llamado, unidos por el sagrado pacto "por la fe, por la Patria", hemos enfrentado muchas dificultades y pruebas a lo largo de la historia. El testimonio de fe en la resurrección también es hoy una declaración de lealtad a la religión y a los valores nacionales sagrados de nuestro pueblo, que durante siglos han sido la garantía de la identidad y la existencia del pueblo armenio, el desarrollo de la educación y la ciencia. Es necesario educar a las generaciones de acuerdo con estos valores y preservar la pureza y la seguridad de las contribuciones y el patrimonio de nuestros antepasados, que enriquecieron el tesoro científico y cultural de la humanidad.

Queridos hijos piadosos de Armenia y de la Diáspora, la Santa y Milagrosa Resurrección del Señor nos inspira a todos a enfrentar con esperanza y coraje los desafíos que enfrenta nuestro país, especialmente en este difícil período de posguerra, cuando Artsaj está ocupada y desposeída de Armenia, y las acciones expansionistas y provocadoras de Azerbaiyán no cesan, con nuevas demandas que plantean amenazas inmediatas a la seguridad de nuestro estado.

Las manifestaciones criminales continúan con las humillaciones de los líderes políticos de Artsaj, tomados como rehenes, y nuestros jóvenes, detenidos ilegalmente en cautiverio, así como la política abierta de ignorar los derechos de los armenios de Artsaj, apropiarse y destruir el patrimonio espiritual y cultural armenio en Artsaj. Frente a estas realidades reprobables, nuestro pueblo tiene la obligación de superar las divisiones internas, de sanar las heridas de nuestra nación, que ha sufrido grandes pérdidas, y de aunar las posibilidades de fortalecer a la patria.

La vida resucitada comienza con la determinación de vivir según las enseñanzas de Cristo, con el primer paso desde los desastres y sufrimientos hasta los logros renovadores de la vida. Debemos mantener esa conciencia, ese espíritu indomable en nosotros, no sucumbir a las pruebas que nos atormentan, no actuar con una mentalidad derrotista y no convertirnos en una nación abatida y débil, poniendo en peligro el futuro y la independencia de nuestra nuestra patria y nuestro estado independiente. Nuestro proceso no termina en los lugares de la muerte de nuestros mártires y valientes hijos, así como en las tumbas abandonadas en Artsaj. La tumba cavada para nosotros por el mal siempre estará vacía, porque somos un pueblo que supera las dificultades con Cristo y se levanta de cada Gólgota con fe en la resurrección.

En verdad, el juicio de nuestro futuro no es oscuridad y muerte, sino vida y resurrección. Conectarse con Dios con una fe fuerte, una voluntad y un espíritu inflexibles no solo puede ser de una persona, sino también una nación y un estado. En las difíciles condiciones actuales, para nuestro pueblo es vital y necesario fortalecer nuestro país, es vital vivir y actuar con un patriotismo inquebrantable y devoción a la nación. Con este proceso firme podremos abrir nuevos horizontes en nuestra historia y revivir nuestra digna vida estatal, nacional y eclesiástica. De esta manera, la llamada del apóstol debe ser una realidad también para nuestro pueblo. "¿Dónde está tu victoria, oh muerte? ¿Dónde está tu aguijón, sepulcro?" (I Cor. 15:55), así que mantengamos en nuestros corazones nuestra fe, esperanza y amor por el Cristo resucitado, la buena expectativa de lo que vendrá. Dios nos llama a la resurrección, así que liberemos el miedo y la desesperación, liberemos el odio y la enemistad, las prácticas pilatesianas y judaicas, fijemos nuestra mirada en el Salvador resucitado y vayamos sólo por el camino victorioso de la Resurrección.

Con este deseo y la buena noticia de la Santa Resurrección, damos la bienvenida a los Primados de los Tronos patriarcales de nuestra Santa Iglesia, Katolikós de la gran Casa de Cilicia, Aram I, al Patriarca Armenio de Jerusalén Su Santidad el P. Arzobispo Nurhan Manukian, al honorable Patriarca armenio de Constantinopla Su Santidad Mons. Sahak Mashalian, los Padres espirituales de las Iglesias hermanas, pidiendo el apoyo de Dios Todopoderoso en el cumplimiento de su misión. Enviamos nuestro amor patriarcal y bendición a toda la clase espiritual de nuestra Santa Iglesia y a todo nuestro pueblo creyente de nuestra Patria y de la Diáspora.

Amados, en este brillante día de la Santa y maravillosa fiesta de la Resurrección, elevemos una oración de todo corazón al Dios Todopoderoso para que otorgue paz y prosperidad al mundo, para que su Santísima Mano derecha extienda su protección sobre nuestra Patria y bendiga e ilumine a mi pueblo armenio con las gracias celestiales, para vivir una vida segura y próspera, glorificar a la Santísima Trinidad ahora, siempre y por los siglos de los siglos. Amén.

Cristo resucitó de entre los muertos,
Bendita la resurrección de Cristo

Más leídas