SECCIONES
ARMENIA
LOCALES
DIÁSPORA
UGAB
INSTITUCIONES
EMPRENDIMIENTOS Y PYMES
OPINION
AGENDA
SOCIALES
Temp.: -
Hum.: -
Lunes 20 de Mayo - Buenos Aires - Argentina
PREMIO MEJOR MEDIO DE PRENSA PUBLICADO EN LENGUA EXTRANJERA - MINISTERIO DE LA DIASPORA DE ARMENIA 2015
Iglesia - Artsaj nunca será un pasado para nosotros...
Mensaje del Katolikós de todos los Armenios con motivo de Navidad
06 de Enero de 2024

Artsaj nunca será un pasado para nosotros. Continuaremos atesorándolo en nuestros corazones y almas, haciendo todo lo posible para proteger los derechos de los armenios de Artsaj. Dice el mensaje de Su Santidad Karekin II, Katholikós de Todos los Armenios en la Fiesta de la Santa Natividad y la Epifanía de Jesucristo. 

"En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.

Ahora eres luz en el Señor. Vivan como hijos de la luz porque el fruto de la luz es bondad, justicia y verdad (Efesios 5:8-9)

Queridos amados fieles:

Hoy, en la fiesta de la Santa Natividad y de la Epifanía, nuestra nación armenia, aunque afligida y desconsolada, pero con una fe inquebrantable, indestructible en su voluntad y llena de esperanza, se inclina ante Cristo niño, que desde el pesebre de Belén brilla como luz y salvación al mundo entero. Con hermosas palabras de alabanza, el conmovedor cántico nos transmite la maravilla de la Santa Natividad. "Oh Nacimiento de Dios, trono de luz, te convertiste en la aurora del Sol de justicia y diste luz a aquellos de nosotros que nos sentamos en la oscuridad".

El nacimiento del Salvador es una invitación a pasar de las tinieblas a la luz, a Dios, y a estar siempre con el Señor, para ser dignos de las bendiciones celestiales y de la eternidad. Sin embargo, rechazar al Dios encarnado trae desastres, propaga el mal y la destrucción. La fiesta de la Santa Natividad es celebrada hoy por todo el mundo cristiano con una oración y petición para que la vida de la humanidad se llene de renovación en Cristo, y que las naciones y los estados puedan encontrar los caminos de la paz y la convivencia armoniosa en el mundo actual lleno de angustias y conflictos.

En el siglo XXI, nuestro pueblo volvió a sufrir pérdidas, fue sometido a nuevas pruebas que, lamentablemente, no pudimos superar debido a complicados acontecimientos geopolíticos, así como por desviarnos del camino del bien, de la justicia y de la verdad. La bondad entre nosotros fue arruinada por la maleza de la malicia y la traición, la justicia se transformó en nepotismo y retribución, la verdad fue mutilada y distorsionada por mentiras y actos maliciosos.

Tales vicios también causaron división entre nuestra nación, división de esfuerzos, derrotas y pérdidas de nuestros santuarios y vida digna. De esta manera, Artsaj permaneció sola durante los días de la catástrofe. Los armenios de Artsaj fueron desplazados por la fuerza de su tierra natal y quedaron sin hogar.

Pero el Señor, que con su nacimiento trajo la luz a las tinieblas, muestra que con Dios cada padecimiento se transforma en victoria, cada sufrimiento en recompensa divina, cada dificultad en fuerza y ​​poder, e incluso la muerte se transforma en eternidad. Con tal hábito y compromiso, unamos nuestros esfuerzos para superar las pruebas y reflejar en nuestras vidas la verdad de las palabras del Evangelio: 'Y la luz brilla en las tinieblas, y las tinieblas no la vencieron'. (Juan 1:5).

Queridos fieles de la patria y de la diáspora, en la fiesta de la Santa Natividad y la Epifanía, nuestro mensaje patriarcal es que no debemos convertir nuestros corazones en cuevas oscuras y frías de desesperación y dolor, sino convertirnos en pesebres, iluminados por la presencia de Cristo, donde reine el impulso y el deseo de ofrecer obras agradables a Dios al Niño Jesús. 

Ahora, confiemos en el Señor que se hizo humano, mantengámonos fuertes en la fe, seamos pioneros de la bondad, el amor y la verdad en todas partes, por el bien de nuestra vida justa y brillante. Seamos celosos del fortalecimiento de nuestro Estado y unámonos para detener con todas nuestras fuerzas las ambiciones expansionistas y las usurpaciones de Azerbaiyán. 

Eliminemos las brechas creadas artificialmente entre nosotros, vivamos con amor unos por los otros, para que las viñas de nuestra nación y de nuestra patria sean iluminadas con bendiciones celestiales, como está escrito en las Escrituras: 'el pueblo que habitaba en las tinieblas ha visto una gran luz, y para los que habitan en la región de sombra de muerte, una luz ha resplandecido sobre ellos.' (Isaías 9:2; Mateo 4:16)

Inspirados por el misterio esperanzador de la fiesta de la Santa Natividad y la Teofanía, llevamos nuestro aliento patriarcal a nuestro pueblo desplazado de Artsaj. Queridísimos, habéis superado y ahora vencéis con incomparable espíritu heroico y con dignidad, las dificultades que os afligían. Artsaj nunca será un pasado para nosotros. Continuaremos atesorándolo en nuestros corazones y almas, haciendo todo lo posible para proteger los derechos de los armenios de Artsaj.

Mantente lleno de esperanza, Dios te proveerá y te dará bendiciones por las dificultades que has soportado. No estás solo en tus aflicciones. Contigo están tus fieles hermanos y hermanas de nuestro país y de la diáspora, quienes seguirán apoyándote y ayudándote por todos los medios posibles. Juntos saldremos de esta difícil situación y construiremos un futuro pacífico, próspero y seguro para nuestro pueblo y nuestra patria.

Creemos en el amanecer de nuestra nueva vida, porque la oscuridad no puede ser una barrera para el amanecer. Con la luz de la mañana, la luz resplandeciente de Dios, brillará en nuestras almas como suplica el cántico de San Nersés Snorhalí (lleno de Gracia), como dice el Señor a través del profeta: “Mi justicia se acerca rápidamente, mi salvación resplandecerá como la luz” (Isaías 51:5).

Con tanta esperanza y fe, con la buena nueva de la Santa Natividad, llevamos nuestro saludo fraterno a los titulares de las Sedes Jerárquicas de nuestra Santa Iglesia: a Su Santidad Aram I, el Katolikós de la Gran Casa de Cilicia, al Patriarca armenio de Jerusalén, Su Beatitud, el Arzobispo Nourhan Manoukian, al Patriarca armenio de Constantinopla, Su Beatitud, el Arzobispo Sahak Mashalian, a los jefes de las Iglesias hermanas, pidiendo la bendición del Salvador y el apoyo para años fructíferos en sus ministerios pastorales. Llevamos nuestro amor patriarcal y buenos deseos al clero de nuestra Santa Iglesia y a todo nuestro pueblo fiel.

En este bendito día de la Santa Natividad, elevamos nuestra oración a nuestro Salvador, el Señor.

Oh, Jesucristo, Hijo de Dios, te encarnaste para nuestra salvación y viniste al mundo con tu infinito amor por la humanidad y has traído la luz de las gracias celestiales a las almas de todos los que creen en ti. Da paz y prosperidad al mundo y a nuestra patria. Libéranos de todo mal y de todo mal, concede consuelo a nuestros corazones atribulados y entristecidos por los horrores de la guerra y las grandes pérdidas. Perdónanos y concédenos el perdón, para que los pecados y los fracasos no nos bloqueen el camino para realizar nuestros sueños y las fuentes de tu infinita bondad y de tu inagotable misericordia. Protege con tu santa mano a nuestros valientes soldados que guardan las fronteras de la patria. Traigan de vuelta con prontitud a los armenios capturados que están como rehenes, así como a los desaparecidos. Concede descanso y luminosidad celestial a nuestros heroicos mártires que murieron en la guerra.

Haz que tu luminosa presencia brille entre todos los armenios, como en el pesebre navideño, para que contigo podamos afrontar con fortaleza todas las pruebas y avanzar hacia el futuro victorioso de nuestro pueblo, glorificándote con el Padre y el Espíritu Santo ahora y siempre. y por los siglos de los siglos.

Cristo nace y se revela.

Buenas noticias para usted y para nosotros."

 

Más leídas