SECCIONES
ARMENIA
LOCALES
DIÁSPORA
UGAB
INSTITUCIONES
EMPRENDIMIENTOS Y PYMES
OPINION
AGENDA
SOCIALES
Temp.: -
Hum.: -
Sábado 04 de Febrero - Buenos Aires - Argentina
PREMIO MEJOR MEDIO DE PRENSA PUBLICADO EN LENGUA EXTRANJERA - MINISTERIO DE LA DIASPORA DE ARMENIA 2015
Iglesia - Iglesia Apostólica Armenia
Mensaje de Navidad de Su Santidad Karekin II, Patriarca Supremo y Katolikós de Todos los Armenios
06 de Enero de 2023

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo: Amén.

“Renovaos en el espíritu de vuestra mente, 
y revestíos del nuevo hombre, 
creados a semejanza de Dios 
en la justicia y santidad de la verdad.” 
(Efesios 4:23-24)

Queridos Fieles en la Patria, en Artsaj y en la Diáspora,

En este día milagroso de la Natividad y Teofanía de nuestro Señor Jesucristo, reunidos en nuestras iglesias, alabamos al Salvador recién nacido, transmitiéndonos unos a otros la buena noticia salvífica “Cristo ha nacido y os ha revelado a vosotros y para nosotros una gran noticia”.

Desde hace más de dos mil años, la buena noticia de la Natividad de Cristo resuena en el mundo, resuena en el alma de las personas como una invitación sin igual a renovarse en Cristo, a establecer la paz, a aumentar el amor. Inspirado por las nuevas de la Natividad de Cristo, el apóstol exhorta: “Renovaos en el espíritu de vuestra mente, y revestíos del nuevo hombre, creados a semejanza de Dios en la justicia y santidad de la verdad”. En efecto, el Hijo de Dios vino al mundo para mostrar al hombre pecador el camino de la salvación que se abre a los renovados en Cristo. Es por tal camino que avanzan las almas que creen en el Salvador y no se doblegan ante las tribulaciones, y las que luchan inquebrantablemente contra el pecado y el mal.

Las gracias de la Natividad de nuestro Señor conceden a la humanidad una vida bendita anclada en la piedad, la bondad, la verdad y la justicia, arman de esperanza y optimismo a las almas desesperadas por la pérdida y el dolor, traen sanación y reposición a los corazones abandonados por falta de bondad y amor y fortalecerlos para enfrentar las dificultades y superar incluso las crisis y penurias aparentemente intratables.
 
Ignorando el llamado a la renovación en la vida de la humanidad por el nacimiento del Salvador, acciones que son contrarias a los mandamientos del Hijo de Dios; esparcen el mal y la destrucción, y hoy conducen a enfrentamientos e intolerancia en la sociedad y las familias, así como a conflictos y enemistades entre naciones y estados. En efecto, según las palabras del apóstol, 'La paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro'. (Romanos 6:23).

Queridos, la Natividad milagrosa del Hijo de Dios, infunde especial valor y adorna de fe a nuestro pueblo amante de Cristo, que ha sido sometido a nuevas pruebas en los últimos años. A lo largo de las plagas de la Guerra de Artsaj y las hostilidades militares desatadas por Azerbaiyán contra Armenia hace varios meses, nuevamente sufrimos el dolor y el sufrimiento de grandes pérdidas. Nuestros hijos murieron heroicamente por el bien de la patria y miles quedaron discapacitados. Decenas de nuestros hijos están en cautiverio y todavía hay personas desaparecidas. La única carretera que conecta Artsaj con Armenia ha estado bloqueada durante mucho tiempo, lo que ha provocado una catástrofe humanitaria. En esta difícil situación, para superar los problemas que enfrentamos, necesitamos una verdadera renovación, purificarnos de corazón, alma, mente, y ser transformados por Cristo y en unanimidad y unidad en nuestros compromisos por el bien de la patria y la patria. Con tal renovación, podremos excluir todo mal e injusticia, las manifestaciones destructivas del miedo, la violencia, el odio y la adaptación perjudicial de nuestra vida nacional, y consolidar todo el potencial nacional con la visión de un futuro próspero para la patria, establecer el respeto y el amor mutuos, anclar firmemente la cooperación entre Armenia y la Diáspora sobre sólidos cimientos de confianza. Sabemos por nuestra experiencia histórica que salimos victoriosos de las dificultades cuando estábamos unidos en objetivos comunes. Renovados en Cristo, unidos en Cristo, caminando en el camino de Dios, nosotros, como dice el apóstol, saldremos victoriosos también de las penas que nos rodean hoy.

Queridos hijos e hijas, pidiendo la ayuda de Dios, mantengámonos firmes en la fe, en el Señor nuestro Salvador, y conservemos con el corazón firme la experiencia espiritual de la fiesta esperanzadora de la Natividad. Fortalezcámonos con el amor a la patria y apoyemos a nuestros hermanos y hermanas que sufren en Artsaj y las regiones fronterizas de Armenia de todas las formas posibles. Reconozcamos que somos responsables ante la patria y sus generaciones y no pongamos en peligro nuestro estado independiente. Hagamos de nuestras buenas obras los cimientos de nuestro ascenso y victoria y construyamos juntos el futuro seguro y luminoso de nuestra nación y patria. 

En este momento sagrado de la Divina Liturgia dirigimos nuestro mensaje pontificio a nuestros valientes y valerosos hijos e hijas de Artsaj. Querido pueblo de Artsaj, los pensamientos y las miradas de nuestro pueblo en estos días se dirigen principalmente hacia vosotros. Nunca te has rendido y nunca has retrocedido ante las dificultades. También hoy continúas luchando heroicamente por tu vida libre e independiente, en aras de la restauración de la justicia histórica. Siguiendo el glorioso ejemplo de vuestros valientes antepasados, permaneced firmes e inquebrantables en vuestra determinación de vivir y crear en vuestra tierra natal. Nuestra Santa Iglesia con sus diócesis en todo el mundo está con vosotros, ayudándoos y apoyándoos. La justa demanda de protección de sus derechos fundamentales prevalecerá con los esfuerzos de todos los armenios y con el apoyo de la comunidad internacional. 

Con estos sentimientos y pensamientos, y la angélica noticia de la Natividad, hacemos llegar nuestro saludo a los titulares de las Sedes Jerárquicas de nuestra Santa Iglesia: el Católicos de la Gran Casa de Cilicia, Su Santidad Aram I; el Patriarca armenio de Jerusalén, Su Beatitud el Arzobispo Nourhan Manougian; y el Patriarca armenio de Constantinopla, Su Beatitud el Arzobispo Sahak Mashalian; deseando que Dios los sostenga en el ministerio otorgado por Cristo.

Con amor fraterno en Cristo, saludamos a los Responsables de nuestras iglesias hermanas, pidiendo las bendiciones del Niño Salvador en la misión que Dios les ha dado para el rebaño fiel.

Extendemos nuestros deseos y amor pontificios al clero de nuestra Santa Iglesia y a todo nuestro pueblo fiel en nuestra patria y en la Diáspora.

En esta mañana de gracia, con una sentida oración, pidamos al Señor Todopoderoso que el fulgurante resplandor de la estrella de Belén brille perpetuamente en el firmamento de nuestra vida nacional, para que confiando en el Salvador, afirmemos nuestro rumbo en los senderos de amor, solidaridad y unidad.

Que haya paz para el mundo y la humanidad por el misterio vivificante de la Natividad. Que nuestro pueblo armenio en todo el mundo, iluminado por la fe, fortalezca su patria, Armenia y Artsaj, haga realidad sus preciados sueños y glorifique a Cristo encarnado, nuestro Salvador, expresando con satisfacción:

Cristo nace y se revela,
bendita es la Revelación de Cristo

Más leídas