SECCIONES
ARMENIA
LOCALES
DIÁSPORA
UGAB
INSTITUCIONES
EMPRENDIMIENTOS Y PYMES
OPINION
AGENDA
SOCIALES
Temp.: -
Hum.: -
Sábado 05 de Diciembre - Buenos Aires - Argentina
PREMIO MEJOR MEDIO DE PRENSA PUBLICADO EN LENGUA EXTRANJERA - MINISTERIO DE LA DIASPORA DE ARMENIA 2015
Iglesia - Homenaje a los caidos
Homilía de SS Karekin II en la Santa Sede de Etchmiadzin por los caidos en Artsaj
22 de Noviembre de 2020

Homilía de SS Karekin II, Catolicós de Todos los armenios, en memoria de los héroes caídos en la defensa de la Patria en Artsaj
______
En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.
"Yo soy la resurrección y la vida.
el que cree en mí, aunque muera, vivirá "
(Juan 11:25).

Queridos hijos fieles,
Nos hemos unido en oración a Dios hoy para presentar nuestro respeto y gratitud a nuestros héroes que murieron defendiendo la vida libre e independiente de Artsaj, "para inclinarse ante la luz del recuerdo".

La valentía de nuestros soldados y comandantes que murieron en la nueva lucha armenia por la supervivencia son testimonios eternos de gran patriotismo. En la guerra iniciada por Azerbaiyán contra la República de Artsaj, que se desató con el apoyo de Turquía y la participación de terroristas mercenarios, nuestros heroicos jóvenes lucharon valientemente contra la fuerza desigual del enemigo, defendiendo nuestra patria a costa de sus vidas.

Hoy, todos lloramos en nuestros corazones el dolor de la pérdida de nuestros héroes caídos, junto con nuestros amados, padres y madres, viudas y huérfanos, todos en duelo. Junto con este dolor indescriptible, también estamos orgullosos de su inigualable coraje, incomparable heroísmo y gloriosa valentía. Nuestros héroes lucharon con toda devoción, con la visión del justo derecho de los armenios de Artsakh a vivir libremente: por la paz de Armenia y Artsaj, la vida pacífica del mundo. A la luz de la memoria de nuestros mártires, hoy se nos llama al deber de valorar y hacer realidad sus preciados sueños y ambiciones.

Amados, en el transcurso de los siglos, nuestro pueblo ha pasado muchas veces por los valles de la muerte, ha visto destrucción, masacres, genocidio. Pero en todas las pruebas hemos podido vencer la muerte al creer en Jesucristo resucitado y en su palabra vivificante. "El que cree en mí, aunque muera, vivirá". Confiando en Dios, hemos convertido nuestro dolor y tristeza en fuerza y ​​poder, hemos convertido nuestra pérdida y duelo en voluntad y determinación. Incluso después del genocidio, cuando un millón y medio de personas de nuestro pueblo fueron martirizados, perdimos la mayor parte de nuestra patria histórica, cuando muchos armenios que escaparon del genocidio fueron deportados y esparcidos por todo el mundo, pudimos reconstruir nuestro estado en esta pequeña parte del este de Armenia. Establecer colonias, hacerlas florecer con instituciones e iglesias, centros educativos, culturales, caritativos y nacionales.

Hoy, con las dolorosas pérdidas causadas por la guerra y las difíciles condiciones políticas internas creadas, nuestro país enfrenta una grave crisis. En esta difícil situación, todos los intereses y ambiciones individuales y grupales deben doblegarse ante el interés supremo de la patria. Es deber de cada uno de nosotros, en particular las figuras estatales y políticas, tomar cada sacrificio con un alto sentido de responsabilidad para superar la difícil situación creada, por el bien de la estabilidad, la seguridad y el futuro brillante  de nuestra patria.
Ante la abnegación y el recuerdo vivo de nuestros hijos que dieron su vida por la patria, tenemos el deber de preservar nuestra fe, de alejarnos de las palabras y hechos que provocan odio y enemistad, de proteger nuestra patria de nuevos conflictos y peligros. Con espíritu de patriotismo, unidad, solidaridad y tolerancia, trabajemos por la protección de los derechos de los armenios de Artsaj, por la creación de una nueva vida en Armenia y Artsaj.

Queridos hijos fieles, en este momento expresamos desde nuestros labios las mas sentidas oraciones, nuestro agradecimiento, nuestro homenaje a todos nuestros valientes comandantes militares y soldados, que han demostrado un heroísmo sin igual en la obra sagrada de defender la patria. Oremos por el consuelo de las almas de nuestros heroicos hijos caídos, pidiendo el consuelo del Espíritu Santo Todopoderoso para sus familias, padres, parientes y todo nuestro pueblo. Nuestros mártires, defensores de la patria, sacrificando su vida por el bien de la Nación, llegarán a ser inmortales y dignos de la vida eterna Celestial, según la promesa de nuestro Señor. "Yo soy la resurrección y la vida, el que cree en mí, aunque muera, vivirá. Oremos a Dios por la sanación de nuestros soldados heridos, y por el cuidado y apoyo de nuestros refugiados, deseándoles libertad  y un buen regreso a su tierra natal.

Que el amor, la gracia y la ayuda de Dios protejan nuestra Patria, nuestra gente en todo el mundo, hoy y  para siempre. Amén.

Más leídas