SECCIONES
ARMENIA
LOCALES
DIÁSPORA
UGAB
INSTITUCIONES
EMPRENDIMIENTOS Y PYMES
OPINION
AGENDA
SOCIALES
Temp.: -
Hum.: -
Domingo 26 de Septiembre - Buenos Aires - Argentina
PREMIO MEJOR MEDIO DE PRENSA PUBLICADO EN LENGUA EXTRANJERA - MINISTERIO DE LA DIASPORA DE ARMENIA 2015
Iglesia - Santoral
Arquidiócesis de Argentina Iglesia Apóstolica Armenia
30 de Agosto de 2021
30 de agosto de 2021
 
Conmemoración de los Santos. Stepanos de Ulnia, Mártires Goharine, Tsamides, Tyoukikos y Ratikos
St. Stepanos (Stephen) de Ulnia (Oulnia) nació en la ciudad de Kokison cerca de la montaña Tyouros. Siendo un hijo prometido, ha sido criado y educado bajo el cuidado del sacerdote que lo había bautizado. Fue educado de acuerdo con los mandamientos divinos y estaba familiarizado con la Santa Biblia. Sobre el sacerdote se decía que "cada domingo, junto con los demás cristianos, comunicaba al joven Stepanos el misterio del Cuerpo y la Sangre del Señor".
 
Durante las persecuciones realizadas por el Rey Julianos, el Traidor San Stepanos ha sido sometido a severos tormentos y ha sido martirizado junto con su familia y otros cristianos. Posteriormente se construyó una iglesia sobre su tumba.
 
El martirologio de San Esteban de Ulnia es el mejor ejemplo de educación cristiana.
 
Los mártires Goharine (Goharinus), Tsamides (Zamidus), Tyoukikos (Teuchuicus) y Ratikos (Ratigus), que son conocidos por el nombre de Goharine y sus compañeros, eran cuatro hermanos.
 
Su padre era un príncipe armenio que, al ser cautivado junto con su hijo mayor, Aregh, había sido liberado solo después de convertirse a la fe musulmana. Sin embargo, la esposa de Davit cría y educa a sus hijos en el espíritu del cristianismo. Cuando crecen y entran en el ejército islámico de Sebastia, defienden valientemente el cristianismo. Cuando se descubre que su padre es musulmán y que se han convertido al cristianismo, son entregados a las autoridades locales, pero por los esfuerzos de su hermano mayor de alguna manera son liberados.
 
Al cabo de un rato son entregados de nuevo y anuncian con valentía que son cristianos. Después de amenazas y torturas, finalmente son decapitados en 1156 d.C., mostrando así su voluntad de ser martirizados por el bien de la verdad. Mientras tanto, a través de su vida se dieron cuenta de las siguientes palabras de Nuestro Señor Jesucristo: “Si alguno quiere venir conmigo, debe olvidarse de sí mismo, cargar con su cruz y seguirme”. (El Evangelio según Mateo 16:24).
 
Traducción : Archimandrita Dr. Aren Shaheenian
Más leídas