SECCIONES
ARMENIA
LOCALES
DIÁSPORA
UGAB
INSTITUCIONES
EMPRENDIMIENTOS Y PYMES
OPINION
AGENDA
SOCIALES
Temp.: -
Hum.: -
Miércoles 19 de Junio - Buenos Aires - Argentina
PREMIO MEJOR MEDIO DE PRENSA PUBLICADO EN LENGUA EXTRANJERA - MINISTERIO DE LA DIASPORA DE ARMENIA 2015
Diáspora - Artsvi Bakhchinian
Araz Hadjian: un espíritu nómada desde Armenia hasta la Antártida
21 de Mayo de 2024

YEREVÁN-BUENOS AIRES — La fotógrafa Araz Hadjian nació en 1970 en Alepo, Siria, y ese mismo año se mudó a Argentina con su familia. Recibió su educación primaria y secundaria en colegios armenios. Posteriormente se licenció en diseño en la Universidad Estatal de Buenos Aires.

Araz ha participado en numerosos cursos de formación en Arte y Fotografía y ha expuesto su trabajo en diversas exposiciones de fotografía, incluidas exposiciones individuales en Buenos Aires, Ereván, Londres, así como en el Museo Marítimo y la ex Prisión de Ushuaia, Argentina.

De 1988 a 1995 se desempeñó como profesora de idioma armenio en el Instituto Educativo San Gregorio El Iluminador de Buenos Aires. En 2023 quedó finalista con mención honorífica en la categoría Cultura en el concurso Patagon Journal 2023 en Chile.

Querida Araz, cuando te conocí el año pasado en Ereván, me deleitaste como una persona dinámica que viaja por todo el mundo con su cámara, habla varios idiomas y está abierta a personas de todos los ámbitos de la vida. ¿Te consideras una cosmopolita?

Más que cosmopolita, me considero un espíritu nómada, que se adapta fácilmente a diferentes lugares y grupos sociales y culturales. Mi curiosidad por el mundo comenzó con la lectura de los viajes de Marco Polo, que despertaron mi imaginación con mundos llenos de rincones misteriosos. Mis primeros viajes, además de las vacaciones familiares, fueron los campamentos anuales del Grupo Scout Homenetmen, y a medida que fui creciendo seguí viajando siempre que podía. Casi siempre me encuentro en un lugar donde siento que puedo quedarme y vivir…

Has viajado a muchos países alrededor del mundo. ¿Puedes nombrar tres destinos menos conocidos que te hayan parecido particularmente interesantes?

1) Irán, 2) Armenia, 3) Antártida.

Irán: el factor humano es la razón principal, los iraníes son algunas de las personas más hospitalarias que he conocido mientras viajo, luego están algunos paisajes surrealistas como Yazd, con sus túneles, pasadizos y chimeneas… la arquitectura persa, los dulces…

Armenia: porque aunque ya entró en la lista de países con mucho turismo, sigue siendo un país exótico. Para mí conocer Armenia fue comprobar que la fantasía que tenía en mi mente era real, las iglesias medievales construidas al borde de acantilados, barrancos, frutas deliciosas que aún no he identificado… la vitalidad de la gente siempre dispuesta a ayudar al visitante.

Antártida: porque es más que una experiencia visual, ¡es un viaje sensorial! He estado dos veces en la Antártida y la experiencia antártica va más allá de lo puramente visual; Aunque las imágenes son increíblemente impresionantes, lo que más me llamó la atención fue el profundo silencio y la vasta extensión de blanco absoluto. Por momentos me sentí como si estuviera presenciando la génesis del universo.

Araz Hadjian en la cima de la montaña Ararat

No puedo opinar sobre el último, ¡pero estoy totalmente de acuerdo con el número uno y dos! Y no me sorprendería que me dijeras que conociste a un armenio en la Antártida.

Casualmente, el médico del barco en el que viajé era de Armenia: el ahora fallecido Konstantin Petrosian. Fue una grata sorpresa mutua poder hablar armenio en la Antártida.

¿Cuál es tu experiencia más inusual como fotógrafo?

Desafortunadamente, más que inusual, fue algo que nunca pensé que vería y fue la experiencia más dolorosa que presencié, cuando documenté el éxodo de la población de Artsaj en septiembre de 2023 después de la ocupación azerbaiyana. Mientras lo documentaba sentí como si yo misma fuera el fotógrafo de las imágenes del genocidio de 1915, y que todos los armenios las tenemos grabadas en el alma. Nunca imaginé ver con mis propios ojos esta nueva tragedia armenia.

Nació en la familia del escritor, educador y periodista armenio Bedros Hadjian (1933-2012). ¿Cuál fue la lección más importante que aprendiste de él, como persona y como armenio?

Mi padre dedicó toda su vida a enseñar, investigar y promover la cultura y la historia armenias como periodista, escritor y educador en Siria y Argentina. Su trabajo es ampliamente reconocido en toda la diáspora. Su mayor lección fue la humildad en las relaciones humanas y la dedicación desinteresada en pos de su vocación que, en su caso, era salvaguardar la identidad armenia en un país tan remoto como Argentina.

Por cierto, el año que falleció mi padre, fui a escalar la cima de la montaña Ararat. Allí enterré el retrato de mi padre, envuelto en una pancarta tricolor armenia.

Araz Hadjian en la Antártida

A pesar de la distancia entre Argentina y Armenia, visitas frecuentemente tu tierra natal y compartes tus historias con el mundo. El año pasado viniste a documentar el parricidio del pueblo de Artsaj. De ahora en adelante, espero que tus visitas a Armenia estén llenas de experiencias positivas.

Aunque, lamentablemente, como todos los armenios en el mundo, el año pasado fue un golpe muy duro debido al desplazamiento de armenios en Artsaj. Cada visita que hago a Armenia está llena de hermosos momentos. Cada vez que voy, considero seriamente la posibilidad de quedarme y vivir allí permanentemente; Espero definir esto algún día. Lo que más me gratifica es la facilidad de integración y hacer amigos con quienes compartir experiencias. Además, la vibrante vida sociocultural, especialmente en Ereván, donde paso la mayor parte del tiempo ya que uno de mis hermanos vive allí. Es una ciudad donde nunca hay tiempo suficiente para disfrutar de todo lo que ofrece. Explorar el país y visitar no sólo los clásicos puntos turísticos sino también lugares más recónditos llenos de historias y gente interesante merece un capítulo aparte. Me encanta dejarme llevar, sin un itinerario definido, y hacer autostop por Armenia. Al hacerlo, conozco gente colorida y experimento momentos inolvidables. ¡Los meses pasan en Armenia sin uno aburrirse jamás!

 

armenian mirror

Más leídas