SECCIONES
ARMENIA
LOCALES
DIÁSPORA
UGAB
INSTITUCIONES
EMPRENDIMIENTOS Y PYMES
OPINION
AGENDA
SOCIALES
Temp.: -
Hum.: -
Martes 25 de Enero - Buenos Aires - Argentina
PREMIO MEJOR MEDIO DE PRENSA PUBLICADO EN LENGUA EXTRANJERA - MINISTERIO DE LA DIASPORA DE ARMENIA 2015
Diáspora - Mundo
El número de muertos se dispara a medida que se intensifica el conflicto entre Armenia y Azerbaiyán: 'Esta es una lucha contra los yihadistas'

Los cuerpos y los edificios continúan volando en pedazos, y se avecina el temor de un desastre humanitario a gran escala

09 de Octubre de 2020

Desde que las tensiones  volvieron a estallar a fines del mes pasado, todo, desde cohetes hasta misiles y municiones, continúa resquebrajándose en Nagorno-Karabaj y sus alrededores, la parcela de tierra muy disputada que limita con la Armenia de dominio cristiano y Azerbaiyán de mayoría musulmana.

Y hay pocos indultos a la vista, ya que ambos  países se acusan mutuamente de haber desencadenado los nuevos enfrentamientos.

"Es una guerra a gran escala con todos sus elementos. Duros combates en el frente junto con una crisis humanitaria en casi todo el territorio", dijo a Fox News Varuzhan Geghamyan, un investigador de 29 años en Stepanakert. "Dos veces, he visto bombas de racimo no muy lejos de nuestro automóvil mientras conducía. Hay muchas bombas sin detonar en las calles de Stepanakert y Shushi".

Describió la erupción como "sin precedentes" y la describió como una "lucha contra los yihadistas", y que ha impulsado a la populosa clandestinidad.

Si bien se reconoce internacionalmente como perteneciente a Azerbaiyán, la región está poblada principalmente por personas de etnia armenia, a las que a veces se hace referencia como "separatistas" armenios. Sin embargo, atrapados en el fuego cruzado están los civiles no solo dentro de la capital del enclave, Stepanakert, sino también los que viven en las montañas y pueblos circundantes, ya que armas potentes de largo alcance provienen de ambos lados.

Una casa destruida dañada por los bombardeos durante los combates sobre la región separatista de Nagorno-Karabaj en Terter, Azerbaiyán, el sábado 3 de octubre de 2020. Armenia y Azerbaiyán dicen que continúan los intensos combates en su conflicto por el territorio separatista de Nagorno-Karabaj y Azerbaiyán. El presidente dijo el sábado por la noche que sus tropas habían tomado una aldea.  (Foto AP / Aziz Karimov)

Una casa destruida dañada por los bombardeos durante los combates sobre la región separatista de Nagorno-Karabaj en Terter, Azerbaiyán, el sábado 3 de octubre de 2020. Armenia y Azerbaiyán dicen que continúan los intensos combates en su conflicto por el territorio separatista de Nagorno-Karabaj y Azerbaiyán. El presidente dijo el sábado por la noche que sus tropas habían tomado una aldea. (Foto AP / Aziz Karimov)

La alguna vez pequeña pero imperial capital, definida por casas talladas en piedras antiguas y calles anchas que se extienden hacia horizontes verde azulado, ahora es una especie de montón humeante, con trozos de vecindarios reducidos a ruinas y edificios abandonados a ampollas y quemaduras.

REBELDES SIRIOS PRESENTE ENVIADOS A LUCHAR EN EL CONFLICTO AZERBAIYÁN-ARMENIA

"El bombardeo caótico de Stepanakert por parte del ejército azerbaiyano ha continuado durante ya 11 días. Por lo tanto, casi toda la vida civil se lleva a cabo en los refugios antiaéreos, lo que resultó en una nueva crisis humanitaria", lamentó Geghamyan.

Algunos dicen que no solo Stepanakert está siendo estrangulado, sino que sus pequeñas aldeas y tierras de cultivo desoladas también se han convertido en lugares fatalmente heridos, e incluso cuando conducen hasta los límites de sus ciudades, se ven obligados a librar la guerra desde el cielo.

"Ha habido tanto daño a la propiedad privada, estamos tratando de registrar todas las pérdidas, pero el volumen es demasiado alto. Ya son decenas de millones en daños", dijo Nagorno Karabaj, un activista de derechos humanos de 32 años. defensor. "Estamos viendo el uso de armas prohibidas, como bombas de racimo muy grandes, y muchas pérdidas humanas debido a esto. La gente está asustada, han pasado a la clandestinidad o están huyendo a los campos de desplazados internos o para convertirse en refugiados en Armenia. Incluso lejos de primera línea, la gente está muriendo".

Karabaj, que había perdido la vista después de pisar una mina terrestre cuando era niño, pidió, de manera algo oscura, que el mundo no "hiciera la vista gorda" ante el conflicto encendido.

No obstante, los campos de desplazados se están llenando rápidamente de mujeres que lloran y niños pequeños, que todavía estiran el cuello y miran hacia el cielo oscuro, esperando que algo caiga.

Un automóvil destruido por un bombardeo en Stepanakert, la autoproclamada República de Nagorno-Karabaj, Azerbaiyán, el martes 29 de septiembre de 2020. Las fuerzas armenias y azerbaiyanas se acusaron mutuamente de ataques en su territorio el martes, como lucha por la región separatista de Nagorno. -Karabakh continuó por tercer día consecutivo luego del reavivamiento de un conflicto de décadas.  (Foto de Areg Balayan / PAN vía AP)

Un automóvil destruido por un bombardeo en Stepanakert, la autoproclamada República de Nagorno-Karabaj, Azerbaiyán, el martes 29 de septiembre de 2020. Las fuerzas armenias y azerbaiyanas se acusaron mutuamente de ataques en su territorio el martes, como lucha por la región separatista de Nagorno. -Karabakh continuó por tercer día consecutivo luego del reavivamiento de un conflicto de décadas. (Foto de Areg Balayan / PAN vía AP)

Del mismo modo, en el lado azerbaiyano, no hay escasez de rostros que se asemejen a mapas de dolor: el miedo y la ansiedad de las últimas dos semanas son evidentes a medida que se desmorona el proceso diplomático, con poco en el camino de una solución concreta para detener la lluvia de bombas. .

"Desde el primer día, los armenios bombardearon nuestras casas, escuelas, jardines de infancia y más de 30 personas pacíficas murieron como resultado, y cientos resultaron heridos", dijo a Fox News Natig Musayev, residente del distrito de Terter. "Pero a pesar de los bombardeos de artillería del enemigo y las bajas entre la población civil, no hay pánico entre nosotros, estas son nuestras tierras, y no nos iremos bajo ninguna circunstancia".

Dijo que los últimos 12 días los pasaron pegados a radios y pantallas de televisión que delimitaban las noticias del campo de batalla, y subraya que más de 30 civiles, incluidos varios niños en edad escolar, han perdido la vida y las extremidades como consecuencia de los bombardeos implacables, advirtiendo al número de víctimas. solo subirá en los próximos días.marcador de posición

Sin embargo, Musayev insistió en que él y sus vecinos permanecen tranquilos ante el bombardeo.

"No tengo miedo en absoluto. Estoy orgulloso porque tenemos un ejército fuerte y un espíritu fuerte. No queríamos la guerra porque nadie quiere ver a sus seres cercanos morir o quedar discapacitados", continuó. "Pero tenemos que liberar nuestros territorios ocupados".

Las autoridades dijeron esta semana que los cohetes habían alcanzado la región residencial de Ganja, la segunda ciudad más grande de Azerbaiyán, con fotos que circularon en las redes sociales que mostraban casas arrasadas y humo en el cielo. Bakú ha acusado a Armenia de disparar cohetes no solo desde Nagorno-Karabaj sino también desde su territorio nacional, un cargo que Ereván ha negado rotundamente.

La reserva de Nagorno-Karabaj ha sido fuente de escaramuzas desde el alto el fuego de 1994 entre las dos antiguas naciones soviéticas. El terreno técnicamente descansa en Azerbaiyán, según el derecho internacional, pero generalmente se define como controlado y poblado por personas de etnia armenia, con el apoyo de Armenia para administrar sus asuntos de forma independiente de Bakú, la capital de Azerbaiyán desde que la Unión Soviética cayó casi tres décadas. hace.

La preciada parcela, rica en minerales, moreras y prados alpinos, es un motivo de orgullo patriótico para ambos países. El Grupo de Minsk de la OSCE, copresidido por Francia, Rusia y Estados Unidos, se estableció en 1992 en un intento por encontrar una solución amistosa. Aunque dos años después se declaró un alto el fuego, la disputa languidece.

Las familias, desplazadas de los continuos enfrentamientos en Nagorno-Karabaj, solicitan ayuda al Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR).

Las familias, desplazadas de los continuos enfrentamientos en Nagorno-Karabaj, solicitan ayuda al Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR). (CICR)

Pero de particular interés para la comunidad internacional son las armas que se utilizan desde ambos lados, suministradas por diferentes actores internacionales y que brindan una ventana preocupante hacia el futuro de la guerra aérea.

A pesar de las desautorizaciones tanto de Bakú como de Ankara, muchos en la comunidad internacional han señalado a Turquía por entrar en la contienda en nombre de Azerbaiyán y contra su enemigo de larga data, Armenia, agregando así una mayor letalidad y potencia a los enfrentamientos.

Las imágenes satelitales publicadas esta semana destacan al menos dos  aviones de combate F-16 Viper  , probablemente del arsenal de Ankara, avistados en el Aeropuerto Internacional de Ganja en Azerbaiyán a principios de este mes. El Ministerio de Defensa de Armenia afirmó la semana pasada que uno de sus aviones militares SU-25 fue derribado por un F-16 turco que partió de Azerbaiyán; sin embargo, tanto Azerbaiyán como Turquía han refutado esa declaración.

También se cree que Moscú está desempeñando un papel fundamental entre bastidores. Si bien Rusia tiene relaciones con ambas partes, militar y diplomáticamente, está más cerca de Armenia y tiene una base dentro del país.

Pero según Seth Frantzman, director ejecutivo del Centro de Informes y Análisis de Oriente Medio, la batalla transfronteriza en curso se caracteriza por un "tipo único de combate", es decir, el uso de aviones no tripulados armados por Azerbaiyán contra los tanques y la artillería de Armenia. y vehículos militares.

"Si bien Estados Unidos ha utilizado durante décadas drones armados en la guerra global contra el terrorismo, la decisión de Bakú de desplegar cientos de nuevos tipos de drones levanta el telón sobre el futuro de la guerra", señaló.

Estos "nuevos tipos" se conocen como "aviones teledirigidos suicidas" o "municiones merodeando" y funcionan "invadiendo" las posiciones enemigas. Durante años, señaló Frantzman, Azerbaiyán los ha estado adquiriendo de Israel además del  SkyStriker de  Elbit Systems, fabricado en el estado judío.

También se cree que Bakú ha recolectado una variedad de otros drones, como el TB2 Bayraktars turco, una versión reducida del Reaper de Estados Unidos, que ha estado suministrando combatientes en Libia, Irak y Siria.

Zara Amatuni, representante regional del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), enfatizó que la avalancha de ataques que involucran armamento explosivo pesado, y que se estrellan contra territorio civil, proviene de ambos lados.

"Estamos viendo muchos civiles heridos, incluidos niños y el uso de armamento explosivo pesado", dijo el jueves. "La gente se está mudando a refugios y sótanos, que no tienen las condiciones sanitarias adecuadas, y estamos observando problemas con el inicio del invierno. Los hospitales y las escuelas han sido dañados por el fuego de artillería, y la amenaza del COVID está presionando aún más el sistema de salud. . "

Amatuni también señaló que ha habido poca o ninguna pausa en el caos, con "la intensidad de la peligrosa y volátil" situación manteniéndose fuerte. 

El CICR pide la protección inmediata de zonas civiles, obligaciones que deben cumplirse en virtud del derecho internacional.

Un hombre habla con su hijo, herido durante un bombardeo, en Stepanakert, la autoproclamada República de Nagorno-Karabaj, Azerbaiyán, el lunes 28 de septiembre de 2020. Continuaron los combates entre las fuerzas armenias y azerbaiyanas por la disputada región separatista de Nagorno-Karabaj. el lunes por la mañana después de estallar el día anterior, y ambas partes se culpan mutuamente por reanudar los ataques.  (Foto de Areg Balayan / PAN vía AP)

Un hombre habla con su hijo, herido durante un bombardeo, en Stepanakert, la autoproclamada República de Nagorno-Karabaj, Azerbaiyán, el lunes 28 de septiembre de 2020. Continúan los combates entre las fuerzas armenias y azerbaiyanas por la disputada región separatista de Nagorno-Karabaj. el lunes por la mañana después de estallar el día anterior, y ambas partes se culpan mutuamente por reanudar los ataques. (Foto de Areg Balayan / PAN vía AP)

Y aunque países como Estados Unidos, junto con Francia y Rusia, han estado pidiendo que se reprima la lucha en declaraciones conjuntas, tales solicitudes han caído en oídos sordos. El Pentágono y el Departamento de Estado de Estados Unidos han otorgado una variedad de paquetes de ayuda a ambos lados del conflicto; sin embargo, los demócratas del Comité de Relaciones Exteriores del Senado han atribuido una gran parte de la culpa a Azerbaiyán y al aliado de la OTAN, Turquía, por provocar e inflamar los combates.

En una carta enviada la semana pasada al Secretario de Estado Mike Pompeo, firmada por el miembro de alto rango, el Senador Bob Menéndez, DN.J., el líder de la minoría del Senado Chuck Schumer, DN.Y., y otros 10 demócratas del Senado, se hizo una ferviente solicitud para suspender la asistencia de seguridad a Bakú y exigir que Turquía, aliado de la OTAN, salga del escenario de combate.

Canadá también ha anunciado que congelará las exportaciones de armas a Turquía, e Israel ha insinuado que también podría detener las ventas comerciales en espera de una mayor investigación.

Sin embargo, los gustos de Musayev pintan una imagen muy diferente de quién tiene la culpa de la pelea.

"Nagorno Karabaj es parte de Azerbaiyán. La comunidad internacional debe respetar el derecho de estas personas a regresar a sus hogares y la integridad territorial de Azerbaiyán", afirmó. "No queremos nada más que nuestros derechos para ser restaurados". 

Fuente: foxnews.com

Más leídas