SECCIONES
ARMENIA
LOCALES
DIÁSPORA
UGAB
INSTITUCIONES
EMPRENDIMIENTOS Y PYMES
OPINION
AGENDA
SOCIALES
Temp.: -
Hum.: -
Miércoles 24 de Abril - Buenos Aires - Argentina
PREMIO MEJOR MEDIO DE PRENSA PUBLICADO EN LENGUA EXTRANJERA - MINISTERIO DE LA DIASPORA DE ARMENIA 2015
Armenia - Mensaje de la comunidad Voskepar a Pashinian
No estamos de acuerdo con atender las demandas y concesiones territoriales de Azerbaiyán en esta parte de la frontera. El mensaje de la comunidad Voskepar a Pashinyan
02 de Abril de 2024

Mensaje firmado por casi todos los miembros de la comunidad y entregado personalmente a Nikol Pashinian durante la reunión con los residentes de la comunidad.

Nosotros, los abajo firmantes, la guardia fronteriza de Tavush marz, residentes de la aldea de Voskepar, expresamos nuestra profunda preocupación por las recientes declaraciones de varios representantes del gobierno de la república de Armenia (RA), en particular el suyo, sobre la devolución de las áreas adyacentes a nuestro asentamiento al lado azerbaiyano.

Primero, unas palabras sobre cómo se creó esta situación en nuestra región. Las fronteras que nos dejó el antiguo Estado Soviético como legado estaban tan enredadas y distorsionadas intencionalmente que nuestras carreteras que conectaban el resto de los asentamientos de Armenia estaban bajo el control de los azerbaiyanos.

Inmediatamente después del colapso de la URSS, Azerbaiyán inició la violencia contra nuestros ciudadanos en esos tramos de carretera, y en 1991 comenzaron los secuestros de ciudadanos de la RA. En aquellos años, algunos fueron secuestrados en nuestros asentamientos y en los vecinos. En total más de cuarenta ciudadanos de la RA fueron capturados y desaparecidos de esos controles de carreteras.

En 1991 todas las casas en el distrito Zhami Dzor de Voskepar fueron saqueadas, destruidas, voladas por el enemigo, y la aldea fue sometida casi constantemente a bombardeos y bombardeos...

Sólo después de todo eso empezamos a luchar no para ocupar territorios, sino para defender y conquistar nuestro derecho a la vida, a la libre circulación. Sólo conseguimos hacerlo en 1992, a un coste muy alto, a costa de víctimas y vidas mutiladas.

Hoy en día, cuando bajo la falsa tesis de la "integridad territorial" de los estados, están circulando anuncios públicos sobre la devolución de estos territorios, esto es completamente inaceptable para nosotros. ¿Y dónde está el derecho a vivir y circular libremente que nos otorga la "Declaración Universal de Derechos Humanos"?

Incluso hoy, cuando estamos a cierta distancia de las posiciones enemigas, somos atacados regularmente por el enemigo y nuestro país no puede garantizar la seguridad de nuestros niños, ¿qué pasará cuando estas áreas sean devueltas y el elemento turco aparezca a 20-30 metros de nuestras casas, a 100 metros de distancia de la escuela?, cuando nuevamente nos encontraremos aislados del mundo exterior, rodeados de un elemento hostil.

Por otro lado, si hablamos de "integridad territorial", ¿la parte contraria va a devolver a nuestro territorio las tierras bajo su control del territorio soberano de Armenia, unas 900 hectáreas de la aldea de Berkaber en la margen izquierda del  embalse de Joghazi, las zonas fronterizas de Koti, de 2 a 3 kilómetros de longitud, controladas por ellos, sin olvidar Artsvashen y otras zonas. Estamos seguros de que el enemigo ni lo piensa.

No tenemos que explicar al gobierno de Armenia la importancia estratégica, incluso el más mínimo retroceso de las fronteras en esa zona, la perturbación de la seguridad del Estado, pero debemos enfatizar que como resultado de la concesión territorial en esta parte de la frontera, no sólo las ciudades fronterizas de Berkaber, Sarigiugh, Tsaghkavan, Kirants, Voskepar y Baghanis sufrirán...

Sería ingenuo pensar que el enemigo no exigirá la entrega de los llamados "enclaves" en el siguiente paso, y da incluso miedo pensar qué pasará con nuestro país después de eso. En los discursos diarios del presidente de nuestro no tan amigable país vecino, escuchamos aspiraciones cada vez más exigentes hacia nuestro país, sobre Zangezur, Sevan e incluso Ereván. Es su comportamiento. Una vez aquí, su deseo de tomar lo de la otra persona nunca morirá. Sólo respetan el derecho a la fuerza y ​​hacen las paces sólo con los fuertes. Y ninguna ley internacional, ninguna estructura puede frenarlos.

Voskepar y los asentamientos armenios adyacentes tienen una historia milenaria. Aquí, nuestros pueblos existen al menos desde el siglo IV y han logrado llegar al siglo XXI y deberían durar. El elemento turco apareció aquí hace sólo 200 años y siempre ha intentado quitarnos el derecho a vivir aquí, pero no lo consiguió. No tuvo éxito en los años 90 y tampoco lo tendrá hoy. Nuestras estructuras culturales milenarias, fortalezas e iglesias son testimonio de ello.

Al final, nos gustaría expresar la esperanza de que cumplan nuestra palabra y traten de encontrar otras soluciones en esta región, que no sean a expensas de comprometer las fuertes líneas de defensa ya existentes, violando el derecho de la población de nuestra asentamientos para vivir y moverse libremente.

Nosotros, los abajo firmantes, expresamos nuestra desaprobación q atender las demandas territoriales presentadas por Azerbaiyán y las concesiones territoriales en esta parte de la frontera. Estamos dispuestos a defender nuestro derecho a la vida y a la libre circulación a cualquier precio, a estar al lado de nuestro ejército, en sus filas, en beneficio de la protección de nuestra patria y nuestros asentamientos.

Más leídas