SECCIONES
ARMENIA
LOCALES
DIÁSPORA
UGAB
INSTITUCIONES
EMPRENDIMIENTOS Y PYMES
OPINION
AGENDA
SOCIALES
Temp.: -
Hum.: -
Miércoles 24 de Abril - Buenos Aires - Argentina
PREMIO MEJOR MEDIO DE PRENSA PUBLICADO EN LENGUA EXTRANJERA - MINISTERIO DE LA DIASPORA DE ARMENIA 2015
Armenia - Samvel Shahramanian, presidente de Artsaj
El documento era la única forma en que podía salvar a mis compatriotas.
01 de Abril de 2024

El presidente de Artsaj, Samvel Shahramanian, concedió una entrevista al periódico francés Le Figaro.

Shahramanian señaló que todavía hay entre 10 y 11 personas en Artsaj que están enfermas o discapacitadas, que no pueden moverse libremente y no quieren abandonar las tumbas de sus familiares.

Después del atentado de septiembre, el número informado de los que se quedaron fue ligeramente mayor (varias fuentes informaron 50), pero la mayoría se fue a través de la Cruz Roja.

Respondiendo a la pregunta de si hay contacto con los prisioneros, el presidente de Artsaj señaló que, además de los 8 líderes de Artsaj, también hay 7 militares que fueron capturados en septiembre.

Shahramanian señaló que por el momento no hay una fecha clara para el llamado proceso judicial.

El presidente de Artsaj, a su vez, pidió a Francia que presionara a Azerbaiyán exigiendo la liberación de todos los prisioneros.

"Exijo su liberación inmediata e incondicional, así como la liberación de todos los detenidos armenios, arrestados arbitrariamente, encarcelados injustamente por cargos infundados. Y pido a Francia que presione a Aliyev", afirmó.

Refiriéndose a los rumores sobre si existe una relación entre la elección del quinto presidente de Artsaj y el ataque posterior, Shahramanian lo negó y recordó que los azerbaiyanos ya estaban acumulando tropas en la línea de contacto.

"Era obvio que después de un asedio de nueve meses para debilitarnos, iban a atacar", dijo.

Refiriéndose al tema de la "disolución" del Estado y al posterior decreto sobre la cancelación de ese "documento", Shahramanian afirmó:

"El 19 de septiembre, desde el comienzo de la agresión, entendimos que estaríamos solos en nuestra defensa y que ni siquiera los rusos presentes en el lugar intervendrían. Debido al desequilibrio de fuerzas, no tuvimos la oportunidad de oponer resistencia, por eso rápidamente establecimos contacto con los azerbaiyanos, para que la población civil estuviera lo más resguardada posible de las operaciones de combate.

Después de doce horas de negociaciones, pusimos fin a las hostilidades. Al día siguiente, los ciudadanos de Artsaj pidieron evacuarse a Armenia por temor a asesinatos en masa por parte de los invasores. Así que iniciamos una segunda ronda de negociaciones para que su evacuación fuera lo más fluida posible. Bakú nos envió un documento en el que la Asamblea Nacional debía declarar que "el pueblo de Artsaj renuncia a sus derechos, a su soberanía, a sus símbolos".

Pero para que ese documento fuera válido, el parlamento tenía que votar. Hice una contrapropuesta para que el presidente, es decir, yo, anunciara la disolución de Artsaj el 1 de enero.
"Era una garantía de evacuación relativamente segura. Sabía muy bien que ese documento era ilegal e inconstitucional, ya que tenía que ser ratificado por las estructuras legales de la República de Artsaj, pero era la única manera de poder salvar a mis compatriotas", dijo Shahramanian.

A la pregunta de si hay un Estado y un gobierno en el exilio, Shahramanian respondió:

"Sí, la oficina del presidente de Artsaj y las oficinas de las estructuras judicial y legislativa se encuentran en el edificio donde les recibo en Ereván. Los parlamentarios pueden reunirse aquí para votar. En octubre firmé un decreto que estipula que todos los ministros del gobierno permanecerán en sus cargos de forma voluntaria".

Respondiendo a la pregunta sobre un posible regreso, Shahramanian dijo:

"En la situación actual, no es realista pensar en regresar a nuestro territorio ocupado por los azerbaiyanos. Es necesario tener en cuenta la realidad de los pueblos de Azerbaiyán y Artsaj, que se consideran enemigos. En Bakú, a los jóvenes azerbaiyanos se les enseña en la escuela que los armenios son enemigos. Se necesitarán años para que cambie la mentalidad del pueblo azerbaiyano y se haga posible la coexistencia pacífica entre los vecinos. Y estoy pensando aquí tanto en los armenios de Armenia como en los armenios de Artsaj. "¿Cómo pueden las autoridades de Ereván considerar seguro su país cuando algunas partes de su territorio ya están ocupadas por azerbaiyanos y los líderes de Bakú declaran públicamente sus derechos sobre otras", concluyó.

Más leídas