SECCIONES
ARMENIA
LOCALES
DIÁSPORA
UGAB
INSTITUCIONES
EMPRENDIMIENTOS Y PYMES
OPINION
AGENDA
SOCIALES
Temp.: -
Hum.: -
Sábado 04 de Febrero - Buenos Aires - Argentina
PREMIO MEJOR MEDIO DE PRENSA PUBLICADO EN LENGUA EXTRANJERA - MINISTERIO DE LA DIASPORA DE ARMENIA 2015
Armenia - Instituto Lemkin
Apoyo al derecho del pueblo de Artsaj a la autodeterminación
25 de Noviembre de 2022

El Instituto Lemkin ha expresado su solidaridad y apoyo al pueblo de la República de Artsaj, que se concentró en Stepanakert el 30 de octubre en cifras históricas, para manifestarse por la autodeterminación.

En un comunicado, el Instituto recuerda que Artsaj ha estado habitada por una población mayoritariamente armenia durante miles de años, y las menciones de armenios en la región se remontan al menos al siglo VI a.C 

El Instituto presentó brevemente la historia de la región y las guerras de Artsaj.

“En el centro de este conflicto hay dos factores que son comunes en los escenarios genocidas: El debilitamiento de un grupo o grupos a través del genocidio y la continua impunidad (la ideología genocida) de los grupos perpetradores. En este caso, tenemos, por un lado, las consecuencias del genocidio armenio en la región, que erradicó por completo la presencia armenia en Armenia Occidental (hoy Turquía oriental) y redujo sustancialmente la capacidad de lucha y la influencia política de los armenios en el Cáucaso a finales de la década de 1910 y principios de la de 1920. Por otro lado, tenemos el desarrollo del nacionalismo azerí como un fenómeno anti-armenio y la hostilidad genocida continua y sin control de los nacionalistas azeríes hacia los armenios. Ninguno de estos temas debe ser ignorado por la comunidad internacional en la construcción de políticas hacia la región”, se lee en el comunicado.

El Instituto Lemkin dice que "parece haber una percepción errónea entre muchos miembros de la comunidad internacional de que Artsaj simplemente debería ser 'renunciado', entregado a Azerbaiyán debido a las pérdidas territoriales sufridas por los armenios en 2020".

“De hecho, muchos gobiernos occidentales parecen estar promoviendo políticas que conducirán al control de Azerbaiyán sobre Artsaj en nombre de la “paz” y la “prosperidad”, dos términos utilizados repetidamente por funcionarios estadounidenses en una audiencia del Comité de Relaciones Exteriores del Senado el 16 de noviembre sobre “Evaluación de la política estadounidense en el Cáucaso”. El origen de esta visión occidental es, una vez más, el deseo de complacer a Turquía y acceder al petróleo del Cáucaso, así como a posiciones estratégicas en Asia Central. Tal punto de vista niega el derecho legítimo de los artsajsis a la autodeterminación y corre el riesgo de colusión con un estado genocida”.

Enfatiza que “Lo que el mundo occidental, y particularmente la OTAN, no entienden es que “renunciar” a Artsaj significaría condonar el genocidio contra los armenios: el desplazamiento forzado y la persecución de los armenios, los crímenes atroces generalizados, la destrucción del patrimonio cultural y una de las crisis humanitarias más grandes en la región del Cáucaso en las últimas décadas, que involucraron una gran afluencia de refugiados a Armenia propiamente dicha”.

“Es importante destacar que, dadas las señales de alerta actuales por el genocidio en Turquía y Azerbaiyán, así como lo que sabemos sobre el proceso de genocidio en general, es inconcebible que “renunciar” a Artsaj ponga fin al conflicto en la región, y mucho menos a la “paz” y la “prosperidad”. Los designios genocidas de Azerbaiyán y su fuerte aliado Turquía casi aseguran que continuará la agresión contra el territorio armenio. El odio antiarmenio promovido por ambos países, y especialmente por el régimen de Aliyev, no disminuirá con la despoblación de Artsaj”, se lee en el comunicado.

Señala que la despoblación de Artsaj debe verse como el comienzo de un impulso mucho mayor para borrar la presencia armenia de la región de una vez por todas.

“El pueblo de Artsaj merece que la comunidad internacional escuche y tome en serio sus llamados a la libre determinación”, dijo el Instituto, recordando que el derecho a la libre determinación es uno de los fundamentos más importantes del sistema legal internacional junto con la igualdad de soberanía e integridad territorial de los estados.

“El derecho fundamental a la libre determinación no debe convertirse en una ficción jurídica más; por el contrario, debe entenderse como un elemento esencial de la paz y la seguridad internacionales duraderas. Además, la responsabilidad de la comunidad internacional de proteger a los grupos de identidad es una norma esencial que debe ejercerse en este caso, donde el mundo tiene la rara oportunidad de prevenir el genocidio antes de que comiencen los asesinatos en masa”, señala el Instituto Lemkin.

“Solo cuando estos derechos estén plenamente protegidos y respetados, el mundo podrá cumplir las promesas tan esperadas de la Carta de las Naciones Unidas”, dice.

El Instituto Lemkin pide la creación de una comisión internacional independiente para estudiar los temas relacionados con Artsaj, con el objetivo de establecer un resultado justo y una paz estable.

“No se debe permitir que Azerbaiyán use la fuerza para reclamar territorio armenio y la comunidad internacional debe dejar en claro que defenderá enérgicamente la vida armenia contra una reanudación del genocidio de 1915”, concluye la declaración. 

Más leídas