SECCIONES
ARMENIA
LOCALES
DIÁSPORA
UGAB
INSTITUCIONES
EMPRENDIMIENTOS Y PYMES
OPINION
AGENDA
SOCIALES
Temp.: -
Hum.: -
Jueves 26 de Noviembre - Buenos Aires - Argentina
PREMIO MEJOR MEDIO DE PRENSA PUBLICADO EN LENGUA EXTRANJERA - MINISTERIO DE LA DIASPORA DE ARMENIA 2015
Armenia - Presidente Armen Sargsian
Si el Estado y el pueblo son capaces de ponerse de pie tomados de la mano, el mundo entero nos respetará.
20 de Noviembre de 2020

Entrevista exclusiva al Presidente Armen Sargsyan 

diario "Aravod", Aram Abrahamian

Aram Abrahamian: En primer lugar, me gustaría referirme a la declaración firmada por el Primer Ministro de Armenia y los Presidentes de Rusia y Azerbaiyán el 10 de noviembre. ¿Cómo lo describe: capitulación, derrota, alto el fuego? ¿Hay algún punto en ese documento que aún deba aclararse?

- No creo que sea necesario que describa ese documento. Aunque es un documento breve, es bastante significativo y puede interpretarse de diferentes formas. Pero para mí, ese documento es ante todo un alto el fuego. Desde ese punto de vista, es el valor más valioso del documento para mí, porque a partir de ese día, ya no escucho de nuestros muchachos muertos, no firmo decretos de entrega de medallas a los muertos. Estoy feliz por las familias cuyos hijos han regresado a casa. En otras palabras, como cese de hostilidades, tiene un gran valor. Debemos hacer todo lo posible para garantizar que no se viole el alto el fuego.

Es muy importante que esta declaración haya sido firmada por el Primer Ministro de la República de Armenia, el Presidente de la Federación de Rusia y el Presidente de Azerbaiyán. Por supuesto, el presidente de la Federación de Rusia no solo lo firmó, sino que en cierto sentido es el garante del mismo. Desde el primer día de la guerra, Vladimir Putin, como amigo y presidente de un estado fraterno, hizo todo lo posible para detenerla. Y todos sabemos de su enorme contribución. También me gustaría recordarles que aunque las hostilidades han terminado, creo que los deseos y planes del enemigo aún no han terminado.

Creo que esta es una píldora muy amarga, pero debemos tragarla, tratar de sobreponernos de esa situación, del estado caído, para construir nuestro futuro. Sí, perdimos la batalla, pero es inaceptable para mí interpretar la derrota de esa batalla como la derrota de nuestra nación, nuestro estado. No.

Tenemos la oportunidad y podemos ponernos de pie: mirar hacia el futuro,  pensar en las victorias y demostrarle al mundo que somos las personas que podemos defendernos después de la mayor tragedia, como lo hicimos hace 100 años.

Aram Abrahamyan - Señor presidente, ¿es apropiado ahora analizar o evaluar las razones de esa derrota, o es demasiado pronto para hacer evaluaciones y hablar sobre las causas fundamentales?

- Sabe, por supuesto, llegará el momento de analizar todo esto en detalle. No solo para hablar de quién tiene la culpa, sino ante todo para evitar que cometamos errores similares en nuestra historia, en la historia de nuestra nación. No creo que sea correcto hablar de las razones y los detalles en este momento, pero como usted ha formulado la pregunta, intentaré responder algunos puntos que hoy son obvios.

Creo que no solo perdimos una guerra en el campo de batalla. Es una lástima que a lo largo de los años no hayamos podido crear un ejército que pudiera resistir a Azerbaiyán o resistir a Turquía, miembro de la OTAN, lo que, en principio, creo que fue posible por el espíritu militar, el compromiso del pueblo, la esperanza de morir por la victoria. la preparación estaba disponible. ¿Qué no teníamos?

Tecnologías, el equipo militar adecuado, no teníamos la formación ni la organización adecuadas, pero esto estaba en el campo de batalla.
Sin embargo, creo que antes del campo de batalla también perdimos la guerra demográfica. En 1994, cuando ganamos, éramos un estado victorioso, cuando el mundo entero, los mismos europeos, la misma OTAN pensaban que teníamos el ejército más poderoso de la región, desde entonces, la población de Artsaj ha sido un poco más de 100 mil, 26 años luego quedaron los mismos 100 mil o 130-150 mil. Perdimos esa guerra demográfica. Creo que en 26 años era posible que la población de Artsaj fuera, digamos, 500 o 600 mil. No quiero discutir de qué manera, pero estoy seguro de que era posible. Pero eso no sucedió. Cuando eres soldado, una cosa es tener un millón de personas contigo, y otra es cuando esa población es de 100.000.

Creo que también perdimos la guerra de la información. No me refiero a Armenia, sino al ámbito de la información internacional. Lo siento mucho por eso. A menudo decimos que tenemos una prensa libre, alta y moderna. Tengo que decir con pesar, de hecho, hoy nuestra noticia se ha convertido en información de "copiar y pegar" de Facebook, que muchas veces es infundada, muchas veces solo emocional, ilógica, llegando a los límites más fenomenales de la conspiración, información maliciosa, deshonesta. En los últimos años, no me refiero a los últimos dos años, en lugar de participar en la creación de la supuesta información nacional que se opondría a la propaganda turca o azerbaiyana en el extranjero, estuvimos ocupados maldiciéndonos unos a otros, seguimos hasta el día de hoy, esto es una derrota, una derrota informativa.

También perdimos en la diplomacia pública internacional, porque si en 1994 hubo una supuesta actitud pro-armenia desequilibrada en varias instituciones internacionales, estructuras, países, no puedo decir lo mismo hoy. Turquía y Azerbaiyán han utilizado años de esfuerzos y finanzas para lograrlo.

También perdimos en diplomacia, perdimos por un golpe muy fuerte. Creo que una de las razones es que nuestro cuerpo diplomático armenio debería haber sido tres o cuatro veces más grande, tres o cuatro veces mejor financiado, tres o cuatro veces mejor y tres o cuatro veces más eficiente. Y ahora, después de tragarnos esta pesada y amarga píldora, debemos finalmente darnos cuenta de que nuestro deber nacional y estatal, nuestra diplomacia  pública: la diplomacia profesional, debe elevarse al nivel que corresponda a las tareas más difíciles que enfrentamos. Hay muchos ejemplos. Países donde no hemos tenido diplomáticos durante años, incluso países que son miembros permanentes del Consejo de Seguridad, o países donde deberíamos haber tenido un cuerpo diplomático varias veces más grande, involucrando no solo a diplomáticos, sino también, a la comunidad local, lo cual no hicimos. y etc., y etc.

Es decir, las razones son claras. Hay razones más profundas, quizás más en el ámbito de la filosofía. Si es interesante, déjeme decir algunas palabras.

Aram Abrahamyan - Por favor ...

- Cuando miramos nuestro estado, hay ciertos principios que debemos realizar. Primero que nada, creo que llevamos muchos años viviendo en una república, donde pensamos que lo que se desea es real, lo seguimos repitiendo. Presentamos lo deseado o lo que queremos, que es un sueño, como real. Decimos que tenemos una esfera de tecnoligìa informàtica en Armenia. No tenemos. En otras palabras, tenemos una enorme cantidad de jóvenes talentosos que aspiran a ello, pero no tenemos el sistema que podemos decir que tenemos, tanto en número como en calidad. He traído este ejemplo muchas veces. Un país como Bielorrusia tiene hoy, decenas de veces más programadores, tiene un campo de programación, donde se invierten enormes sumas de dinero desde el exterior, desde Estados Unidos y Canadá,y este campo es enorme comparado con nosotros. Hay una universidad de la información con 30.000 estudiantes. Hay 150,000 programadores, 50,000 de los cuales están en una estructura llamada Parque de Alta Tecnología, que tiene una facturación anual de casi $ 2 mil millones, el estado no invirtió dinero allí, pero tenía una política. Y se trata de Bielorrusia, no de China, Francia o Estados Unidos, no de Silicon Valley. Entonces, estamos atrasados.

Decimos que tenemos una gloriosa Academia de Ciencias. Si lo hicimos. Sin embargo, la Academia de Ciencias se ha encogido varias veces, se financia varias veces peor, "de hecho, no está claro si esta institución es necesaria o no, porque es muy pobre". Tenemos científicos brillantes, individuos, pero no tenemos un sistema.

Somos un estado, cuando lo pensamos personificamos muchas preguntas, personificamos todo. En otras palabras, personificamos el ministerio con el ministro, la esfera con una persona, ¡incluso los problemas de hoy que se nos presentan! No estamos hablando de soluciones sistémicas, sino de individuos, individuos, independientemente de quiénes sean los individuos. La gente va y viene,y de hecho, lo que dejan atrás, lo que logran, queda en la historia. Buscar la salvación individual es un fenómeno doloroso en las personas. Significa que está buscando en su persona porque el sistema no existe.

Una de nuestras tareas prioritarias debería ser crear un sistema estatal, inyectar el pensamiento estatal en la gente. Esto es muy importante porque el pensamiento estatal tiene muchos componentes, comenzando por la disciplina estatal. No se puede ser un país exitoso donde hasta los funcionarios de gobierno más bajos, se sienten libres de expresar sus opiniones en el mismo Facebook, cuando hay una jerarquía, cuando el estado o país está en guerra, cuando su libertad es una fuente poderosa, no solo de información, sino también fuente de inteligencia para tu oponente. Actitud hacia el estado, ser pro-estado, creer en el estado, creer en el sistema es un gran problema. Creo que en todas nuestras esferas, empezando por el ejército, necesitamos soluciones sistémicas, no soluciones individuales.

Aram Abrahamyan - Señor presidente, ¿hay alguna solución ahora? Probablemente haya una crisis. Qué soluciones ve, tal vez recuerde que hubo una crisis en 2018, también contribuyó a las soluciones.

- Muy bien, gracias por la pregunta. El mensaje más importante de hoy sigue siendo el mismo, mensaje, consejo o como quieras llamarlo. Vivimos en una época en la que nuestro orden público, la situación en la que vivimos, no puede ir más allá de ciertos límites, no solo debemos tener tolerancia, sino simplemente  escucharnos, no llamar al odio, a la venganza o las protestas. Esto podría generar un desequilibrio en la sociedad en su conjunto, una situación que eventualmente podría conducir a una ruptura del alto el fuego actual, lo cual es inaceptable. Quien quiera pensar en ese documento, es bueno, es malo, esto es lo que hay, esta es la situación de alto el fuego para nosotros. Es para nuestra gente, porque no estamos preparados para una nueva guerra. Por lo tanto, los disturbios, los conflictos, las agitaciones políticas, que pueden provocar conflictos, la pérdida de vidas humanas, las víctimas son inadmisibles. El enemigo esta a nuestro lado.

En este sentido, mi palabra, mi solicitud, mi llamada a todos los cuerpos de seguridad es muy importante. Es su deber mantener el orden, pero deben recordar que la persona que está frente a ellos, incluso la persona rebelde, es armenia. Lo que pasó en la Asamblea Nacional es absolutamente inaceptable para mí. ¿Y es esa la forma de solucionar nuestros problemas?

U otro caso. Uno de los miembros de la organización "Adecuado" fue apuñalado. No puedes ir por ese camino. La ley y el orden deben estar en su lugar,  los organismos encargados de hacer cumplir la ley tienen su trabajo que hacer allí.

Ahora déjeme volver a su pregunta principal. Dijiste crisis. Para intentar buscar soluciones, salir de la crisis, el primer paso debe ser el siguiente. Tenemos que admitir que tenemos una crisis. Si no aceptamos que hay una crisis, entonces no encontraremos la forma de resolver los problemas relacionados con la crisis. Por tanto, la crisis no se resolverá, sino que se profundizará. El primer paso que debemos dar es reconocer que tenemos una crisis.

La aceptación o no aceptación no está relacionada con uno o dos eventos. En 2018, del que hablaste, realmente parecía que no había crisis económica, de hecho parecía que no había una gran crisis social, de hecho parecía que no había una gran crisis en Karabaj, porque hubo la guerra de 2016, perdimos tierras, pero no parecía ser una crisis a gran escala. Pero hubo una crisis, porque la gente estaba en las calles, la gente no estaba contenta con mil cosas, por la corrupción, el poder judicial, etc. No quiero volver a ese día.

La crisis con 100 o 200 mil personas en las calles, es una de las llamadas manifestaciones de la crisis, pero no la única. En otras palabras, es posible que hoy no tengas cientos de miles de personas en las calles, porque hoy nuestra sociedad está bastante masificada, quizás una masa enorme que solía apoyar cualquier partido o idea, está decepcionada o quizás está en tan mal estado psicológico que no quiere salir.  No podemos medir si tenemos una crisis o no, mirando el número de personas que salen a las calles. Hoy casi hemos perdido Karabaj, hemos perdido miles de vidas jóvenes, tenemos miles de heridos, tenemos decenas de miles de refugiados de Karabakh, por lo tanto, tenemos una crisis humanitaria, una catástrofe. Esas personas necesitan ser acomodadas, se acerca el invierno, la gente ha perdido todo, su casa ha sido incendiada y han venido a Armenia. Tenemos una profunda crisis económica, que se ha agravado por el coronavirus, etc., etc. No darme cuenta de que esto es una crisis, creo, no es aceptable, al menos para mí.

No creo que haya ninguna persona o partido o incluso algunos partidos juntos, que puedan sacar al país de esta difícil situación por sí solo y asumir esa responsabilidad. El que asumió la responsabilidad se convertirá en el blanco de todos los demás, porque los problemas son tan profundos que no descarto que casi todos los días habrá manifestaciones frente al gobierno, una vez las familias de las víctimas, una vez las personas que viven en condiciones sociales difíciles, una vez los jóvenes que regresan del ejército. que no tienen trabajo. Se trata de una crisis profunda que debe superarse respetando algunos principios. En primer lugar, debemos salir todos juntos. En segundo lugar, debemos hacer todo lo posible para que la estabilidad del país no se vea perturbada en ningún caso. Junto a la desestabilización terminará el alto el fuego, caeremos en una nueva guerra para la que no estamos preparados, para la que nuestro oponente está preparado. En ese caso, será muy difícil ayudar y proteger incluso a nuestros mejores amigos.

Aram Abrahamyan - Señor Presidente, ¿por qué mencionó en su mensaje que, en su opinión, la solución al problema son las elecciones anticipadas?

- Si no está claro, intentaré explicarlo. He mencionado dos hechos, uno son las elecciones anticipadas, el otro es el gobierno que ha recibido o tiene apoyo popular. Déjame intentar explicar ambos.

Después de todo, somos un Estado parlamentario. En cualquier democracia parlamentaria, cuando hay crisis (y esa crisis puede ser nacional, supongamos que en un país como España, cuando Cataluña decide irse a la autonomía o como los escoceses, o puede ser económica, política, o que es fruto de las hostilidades), cualquier gobierno siempre se queda atrás. va al pueblo y pide un mandato renovado.

Nuestras últimas elecciones parlamentarias tuvieron lugar hace 1-1,5 años. La Armenia de esa época y la de hoy son muy diferentes. Si estás en el poder, es lógico volver atrás y tomar otro mandato del pueblo sin miedo. En ese caso, tus críticos no tendrán nada que decir, y volverás a tener el mandato con el que eres un gobierno que representa al pueblo, puedes conducir al pueblo en estas condiciones críticas y difíciles. No olvides que este alto el fuego son solo cinco del año. En cinco años, nuestro país, nuestro ejército debe ponerse de pie. Nadie puede decir qué pasará en 5 años.

No dije que deberíamos tomar esa decisión mañana. Claro que no: Si tomamos decisiones hoy, habrá opciones de sentimientos, emociones, personas humilladas y enojadas que no expresarán lo que es real. Naturalmente, estas elecciones pueden tener lugar en medio año o en un año, si, claro, y creo que lo superaremos en un año. Pero es correcto anunciarlos para que la gente sepa que eventualmente escucharemos su voz.

¿Cómo se debe manejar esto antes de las nuevas elecciones? Muy simple. No hay una sola fuerza que pueda salir sola de esta crisis. Para nosotros es muy importante que el gobierno que trabaja no esté ocupado todos los días respondiendo a sus oponentes, organizando contraprotestas, respondiendo a fake news o falsificaciones, sino que esté ocupado reconstruyendo el país de la mañana a la noche, superando la crisis. Por tanto, como dije, la única solución es tener un gobierno de acuerdo nacional.

Qué significa esto: Esto no significa que todo el mundo deba estar ahí. Esto significa que las principales fuerzas políticas deben comenzar, desde el gobierno hasta la oposición, los representantes de la sociedad, que son la llamada mayoría silenciosa, que son nuestros pueblos más politizados hoy, los representantes de las regiones, los empresarios deben participar.

Repito, no me refiero al Comité de Salvación de Armenia, no me refiero a la Asamblea Constitucional. No. Somos un estado, tenemos una Constitución, nos guste o no. Y en este país existe una institución que se llama Instituto Presidencial, que fue creado solo para estos momentos, para ser la plataforma donde la gente se reúne para encontrar un terreno común que los conecte a todos. ¿Será este gobierno un gobierno después de eso, donde habrá otros partidos además del partido gobernante representado en el parlamento? Si se decide que no debe haber partido, ni profesionales, ni gobierno tecnocrático, por favor. Pero este acuerdo no debe alcanzarse en la calle, quiero que nos juntemos alrededor de la mesa, que solucionemos nuestros problemas, que lleguemos a los mecanismos como personas civilizadas que nos pueda sacar de la crisis. No debemos salir a la calle a maldecir..., mañana nos tiraremos piedras  y a quien se le dio un arma para defender la patria podrá dirigir esa arma contra la patria. Es inadmisible.

Entonces, mi sugerencia es muy simple. Soy la persona que oficialmente tiene el deber de invitar a todos a la mesa. La declaración que hice, naturalmente, está dirigida a todos: el gobierno, la oposición, las estructuras y organizaciones públicas. Esa afirmación no puede ser interminable en el sentido del tiempo. Sin embargo, corresponde a la situación actual. Si recibo una respuesta tanto del gobierno como de la oposición de que están listos para ese diálogo, estoy listo para presentarles el llamado mapa del tiempo, que, en primer lugar, debe incluir el llamado conjunto de valores, ideas y valores nacionales-estatales, hoy y mañana. Evaluación de situaciones de desarrollo económico y político, y solo entonces la hoja de ruta. Así es como deberíamos salir.

Esa sería mi opinión como aporte. Esto no significa que sea definitivo. Lo pondré para discusión general. Y esa hoja de ruta debe indicar claramente cómo resolveremos este problema, quién, por qué medios, durante cuánto tiempo, quién será responsable de ello. Hay dos opciones: aceptamos que hay una crisis o aceptamos que no la hay. Si aceptamos que hay crisis, entonces el gobierno ha propuesto sus enfoques: habrá cambios en el gobierno,  como resultado, el gobierno debe continuar sus actividades. Y si mi oferta no es aceptada, tendré que seguir con mi trabajo diario, pero esta vez mucho más firme.

Estos días he hablado con muchas organizaciones e individuos armenios de la Diáspora. La gente está bajo una gran carga. Es muy importante en este momento que ganemos de la derrota. Esto es muy importante, porque seremos juzgados no solo por nuestras generaciones, hijos, nietos, sino también por la comunidad internacional, que nos está observando de cerca. Si este estado, la gente puede ponerse de pie tomados de la mano, les aseguro que el mundo entero nos respetará. No solo el mundo, sino que nos respetaremos a nosotros mismos, perderemos el complejo de la derrota, porque estaremos seguros de que ganaremos mañana. Por eso es muy importante que hoy superemos nuestras dificultades, nuestras desgracias, nuestras divisiones, y finalmente, como pueblo unido, comencemos a construir el país que queremos, que no solo sea fuerte, poderoso ... Para ser fuerte no hay que ser grande. , debería ser de lo que estamos hablando: organizado, dedicado, fuerte en estructuras, no en individuos. Y, por supuesto, mi deuda es la misma que en 2018. Sí, en 2018 sentí el deber de la presidencia de bajar a la plaza, con el objetivo de evitar derramamientos de sangre y conflictos, pero llevar a las partes a una conversación, un diálogo. Y sabemos el resultado, lo que pasó. Desde el punto de vista de hoy, puedo agradecer a los líderes del movimiento, Nikol Pashinyan, al gobierno de esa época, en particular, al ex presidente de la República, Serzh Sargsyan, quien encontró la fuerza para tomar la decisión de dejar el cargo de Primer Ministro. para no volver inestable el país primero.

Quiero recordarles que el Primer Ministro de hoy era el Primer Ministro de un país donde no tenía mayoría absoluta, al contrario, sus oponentes tenían mayoría absoluta. La verdadera fuerza política del movimiento está en el parlamento. Deberían hacer todo lo posible para hacer una contribución positiva, como otros miembros del parlamento.

Es mi deber garantizar esta transición y hacer todo lo posible para ayudarnos a tener éxito, especialmente en las áreas de economía e inversión. No es casualidad que durante estos días difíciles haya ido a los Emiratos Árabes Unidos por muy poco tiempo. En primer lugar, a nuestros amigos árabes, además, a los amigos que después del genocidio nos dieron a todos un hogar, a nuestra Diáspora, para confirmar de una vez por todas que esta guerra no tuvo lugar, que nunca se llevará a cabo, que los estados árabes musulmanes son nuestros parientes. Y no solo son nuestros amigos, sino que esperamos su apoyo. Recibí claras garantías de los líderes de varios países importantes. Si somos el país que continúa la conversación que tengo con ellos, y ese país es estable, están dispuestos a invertir aquí.

En otras palabras, hay una forma de salir de esta situación, para construir realmente nuestra Armenia fuerte. Pero todos debemos trabajar juntos para construir un estado basado en sistemas, no en individuos.

Aram Abrahamyan: Lo conozco desde hace mucho tiempo, sé que incluso en circunstancias personales difíciles ha mantenido su optimismo. ¿También es optimista ahora?

- Por supuesto que soy optimista. La gente dice que el presidente apoya tal o cual lado, es normal para mí. Cuando me convertí en presidente, en los primeros meses dijeron que yo era el presidente de los republicanos, luego me convertí en presidente de los Imkayil. No soy el presidente de nadie, trato de ser el presidente del pueblo. He aprendido las lecciones de mi vida hace mucho tiempo. Y fui primer ministro hace 25 años. Lamentablemente fue voluntad de Dios que no continuara, aunque sabía exactamente lo que estaba haciendo, cómo iba a seguir adelante, conté con el apoyo total del Presidente de la República de esos días, el Portavoz de la Asamblea Nacional. Pero fue la voluntad de Dios. He recorrido un largo camino, recuperándome de una enfermedad grave durante 1,5 años, pasando por todas mis dificultades, tanto en lo personal como en nuestros días difíciles de los 90, cuando nadie creía que la gente se pondría de pie.

Soy muy optimista. Todo depende de nosotros. La forma de levantarse del suelo es tomarse de las manos, porque no tendrás que escalar solo. Si nos tomamos de la mano, podremos levantarnos del suelo y construir el país con el que todos soñamos. Y no repitamos todos los errores que hemos cometido.

No tenemos petróleo, pero tenemos un potencial enorme: el potencial humano. Nos enorgullecemos de él, pero no lo usamos en absoluto.

Nuestra primera tarea es humana: utilizar nuestros recursos humanos, a nuestros compatriotas, todos. Creemos que estamos en problemas, necesitamos ministros, nuevas ideas, gestión profesional. Puedo hacer una lista no de uno, sino de diez gobiernos basados ​​en todas las personas que conozco que ocupan puestos de responsabilidad en diferentes países y tienen una vasta experiencia. Lord Darcy, uno de los organizadores de salud más famosos de Gran Bretaña, es uno de los médicos, con decenas de personas de ese tipo. ¿Alguno de ellos puede venir hoy a Armenia para convertirse en miembro de la Asamblea Nacional o ministro? No, porque hemos construido una barrera con nuestras propias manos. Una persona debe venir aquí, vivir cuatro años, renunciar a su ciudadanía, ser solo armenio, y después de eso pensará si le conviene ser ministro o no. ¿Cómo puede ser así, cuando necesitamos el apoyo de todos todos los días, porque ya tengo una diáspora, una diáspora armenia, una ciudadana de Artsaj? Nuestra patria es tan pequeña que cada uno de nosotros no solo debe reconocer nuestra patria, sino que debe considerar que cada pueblo es suyo. Y que sea lo mismo para todos los armenios de la Diáspora, que cada rincón de este pequeño país le pertenece y él le pertenece. Y cuando sea necesario, no solo durante la guerra, sino, por el contrario, levantarse, superar la crisis, desarrollar el país, construir un ejército fuerte, una economía, cada uno de ellos, si quiere, debe tener esa oportunidad mañana.

Aram Abrahamyan - Gracias, señor presidente.

-Gracias Sr. Abrahamyan.

Más leídas