SECCIONES
ARMENIA
LOCALES
DIÁSPORA
UGAB
INSTITUCIONES
EMPRENDIMIENTOS Y PYMES
OPINION
AGENDA
SOCIALES
Temp.: -
Hum.: -
Martes 25 de Enero - Buenos Aires - Argentina
PREMIO MEJOR MEDIO DE PRENSA PUBLICADO EN LENGUA EXTRANJERA - MINISTERIO DE LA DIASPORA DE ARMENIA 2015
Armenia - Angelika Zakarian
¿A dónde ir? ¿A quién acudir?
05 de Noviembre de 2020

Por Lika Zakarian para "Civilnet".-  


Por la mañana, el clima en Stepanakert es excelente.

Otoño, una ligera brisa... El sol calentó mi alma.

Decidí dejar el refugio por un tiempo... Parecía que no había guerra en absoluto. Pero nuestros vecinos, por supuesto, no nos dejarán disfrutar de este descanso.

Varias explosiones y estamos de vuelta en el agujero...

En la escuela, obtuve una calificación B en Educación Física, para ser honesta. Si mi maestra supiera que podía correr así, podría llegar a cambiarme mi calificación.

La situación y yo nos estamos volviendo cada vez más tensas.

La guerra continúa, nada cambia, estamos devastados.

El sonido de las bombas por las noches se convirtió en nuestro bebé que llora y por la mañanas, en un reloj despertador. Los últimos días han sido muy difíciles.
Hoy bombardearon nuestro mercado. ¡Oh, cómo nos encanta ir ahí!.

Si me preguntan, es el lugar más pintoresco de Stepanakert.

Cuando uno entra, a la izquierda, hay varias mujeres que cocinan el "jengalov hatz" más delicioso de la ciudad.

También a la izquierda, había un puesto donde solían vender DVD y CD de películas y dibujos animados.

Recuerdo que solía ir allí y mirarlos, quería comprarlos.

Luego, con el tiempo, de alguna manera, las cubiertas de los DVD y CD dejaron de ser interesantes. Comenzó la era de las computadoras. Y luego había grandes cubos de verduras saladas. Y en el centro, lo más misterioso, y hasta a veces inalcanzable. Ni una pizca de polvo sobre ellos, bellamente ordenados.

Siempre pensé: cuando sea mayor, ganaré dinero, iré a comprarle a mi abuela frutas de allí...

Es una lástima que mi abuela no haya estado en este momento en que puedo pagarlo...

Y luego están la ropa, la carne y los hombres que juegan al backgammon.

Allí se podían ver todos los matices de los colores del arco iris...

Es decir que nuestro bazar favorito fue bombardeado ... No sé exactamente con qué bombardearon... Pero lo peor para mí fue que hoy me vi obligada a dejar Stepanakert por uno o dos días.

Mi hermana ha estado en Ereván desde los primeros días de la guerra. Con familiares, pero sola. Como ninguno de mi familia podía dejar su trabajo, decidieron que debería ir yo. Fue así, nadie me preguntó. Para todos, mi “quiero quedarme” era solo un capricho. Pero este no es realmente el caso.

De hecho, la guerra es un período de revalorización de valores, una oportunidad para conocer gente. Pero, antes que nada, la oportunidad de conocerte a ti mismo.

He aprendido mucho sobre mí en los últimos 35 días. Hoy tuve la oportunidad de sentirme como un refugiado por un día. Es una sensación indescriptiblemente terrible.

Parece que el peligro pasó, que tenemos la seguridad por delante. Pero uno no quiere seguir adelante. ¿Cómo puede ser esto? ¿No actúa el hombre por instinto? Por un lado, esto arroja de nuevo al fuego, y por otro, la vaguedad del lugar al que se dirige.

¿A dónde ir? ¿A quién debo acudir? Ni siquiera quiero molestar a otras personas con mi guerra ...

Pero el auto anda y nadie te pregunta. Uno construye una vida entera y puede perderla en un momento.

Hoy ha sido mi peor día desde que comenzó la guerra.
Seguiré escribiendo sobre la vida de los refugiados y contando una historia de la última guerra, pero ahora solo diré una cosa: ninguna seguridad puede reemplazar mi sótano acogedor, si el enemigo bombardea mi casa ...

Más leídas