SECCIONES
ARMENIA
LOCALES
DIÁSPORA
UGAB
INSTITUCIONES
EMPRENDIMIENTOS Y PYMES
OPINION
AGENDA
SOCIALES
Temp.: -
Hum.: -
Lunes 26 de Julio - Buenos Aires - Argentina
PREMIO MEJOR MEDIO DE PRENSA PUBLICADO EN LENGUA EXTRANJERA - MINISTERIO DE LA DIASPORA DE ARMENIA 2015
Armenia - La economía de Artsaj
La posguerra y los esfuerzos de recuperación
17 de Julio de 2021

Todos los días, Zorik Babaian vende recuerdos cerca del emblemático monumento Somos Nuestras Montañas (también conocido como Mamig y Babig) de Stepanakert.

Cuando me acerqué a él el mes pasado, solo había un pequeño grupo de turistas, aunque el sitio estuvo más concurrido durante mis visitas anteriores.

Los turistas de EE. UU., Europa o incluso China  eran frecuentes en Artsaj antes de 2020.

El emblemático monumento We Are Our Mountains de Artsakh. El sitio generalmente tenía muchos visitantes antes de la era anterior a COVID y a la guerra.

“El primer coronavirus nos golpeó. Las fronteras estuvieron básicamente cerradas durante meses. Entonces comenzó la guerra. Casi no hemos tenido turistas aquí el año pasado. Ahora tenemos algunos visitantes, un número pequeño en comparación con lo que solía ser antes ”, dijo Babaian.

Zorik Babaian, a la izquierda, con su hermano Vrezh Babaian en su tienda de souvenirs en Stepanakert

Quizás otra razón por la que hay menos visitantes es que el número de sitios turísticos accesibles se ha reducido debido a la agresión más reciente. Más precisamente, Shushi está bajo ocupación, el sitio arqueológico y el museo milenario de Tigranakert se han perdido, y Dadivank es accesible solo para un número limitado de peregrinos que deben esperar un gran proceso de negociaciones que los cascos azules rusos tienen que llevar a cabo con los azerbaiyanos cada vez. .

Sin embargo, Artsaj ha tenido una historia vibrante y, por lo tanto, a pesar de las pérdidas, Karabaj todavía tiene muchos monumentos antiguos esparcidos por esta tierra milenaria, desde el monasterio de Gandzasar hasta Amaras, donde Mesrob Mashdotz estableció una escuela hace 16 siglos.

“Visite Artsaj, para que 100 mil compatriotas armenios de esta tierra no se sientan abandonados”, escribió el Defensor de los Derechos Humanos de Artsaj, Gegam Stepanian, en su página de Facebook el 29 de junio.

En el mercado de Stepanakert, conocí a Donara Ghazarian, a quien entreviste durante mi viaje anterior en 2019. Como antes, hornea y vende los deliciosos  jngalov hatz, los auténticos panecillos rellenos de hierbas de Artsaj, justo en el centro del mercado.

“Durante los combates, no vendí  jngyalov hatz , dijo. 

“ horneaba los panecillos para los soldados, no para vender. Un día que yo no estaba aquí, un misil cayó en el mercado. La explosión rompió mi heladera. Afortunadamente no estábamos, pero, tuve que comprar un refrigerador nuevo ”, dijo Donara, señalándolo.

Hotel Europe en Stepanakert

Según el gobierno de Nagorno-Karabaj, Artsaj solo ha tenido 997 visitantes durante los primeros cinco meses de este año. Si bien en mayo la curva comenzó a mejorar, el número total de visitantes antes de COVID y antes de la guerra fue notablemente diferente, acercándose a los 50 mil turistas anuales.

Aquellos que portan pasaportes armenios todavía pueden entrar a Artsaj fácilmente; las fuerzas de mantenimiento de la paz rusas y las patrullas de Artsaj solo realizan controles de rutina. Sin embargo, los “extranjeros” pueden necesitar solicitar visas con anticipación.

"La situación económica en Artsaj antes y después de la guerra es significativamente diferente", dijo Aram Verdian.

Junto con su prometida, Aram se hizo conocido como parte de la primera, y hasta ahora la única, pareja que se casó en Dadivank después de que el territorio quedó bajo el control de Azerbaiyán. Las imágenes de su matrimonio aparecieron en los medios de comunicación armenios en diciembre pasado. Ahora Aram trabaja como asesor del ministro de estado de Artsaj (Primer Ministro).

“El papel de la diáspora en los esfuerzos de recuperación de la posguerra puede ser enorme. No me refiero simplemente a hacer una donación a Artsaj, sino a conectar a la gente de negocios de nuestra diáspora con la comunidad empresarial de Artsaj en un intento de hacer avanzar la economía aquí ”, agregó Aram mientras estábamos sentados en una de las cafeterías principales de Stepanakert.

Ya sea a través de su industria, que pueden desarrollar el trabajo de forma remota, la consulta comercial o el envío de tecnologías de fabricación, cualquier forma de cooperación puede ser útil para la gente de Artsaj, que ama trabajar y aprender, agregó Aram. Aquellos que tienen un trabajo permanente probablemente se quedarán aquí. Aquellos que simplemente reciben donaciones tienen más probabilidades de irse, resumió Aram como opinión profesional.

Más tarde, después de regresar a los Estados Unidos, me conecté con Levon Gulian, un joven profesional de Artsaj que tiene como objetivo desarrollar un sitio web que conectará a cualquier inversionista potencial de la diáspora con una posible contraparte en Artsaj. Su organización, denominada "Centro de alta tecnología y planificación estratégica" de la República de Nagorno-Karabaj, está creando un recurso en línea que, como lo redactó Levon, "servirá como una plataforma, donde los inversores verán varios campos de oportunidades: desde la TI (Tecnología de la información) a la agricultura y la industria hotelera".

“Solo conservaremos las funciones de seguimiento: si el inversor está interesado en cómo funciona una empresa aquí, nuestra organización llevará a cabo la investigación y proporcionará los resultados de la misma. Supervisaremos pero no cobraremos por ello. Nuestro único objetivo es crear las condiciones para el progreso de Artsaj ”, dijo Levon en nuestro encuentro por Zoom.

Haykaram Nahapetian

The Armenian Mirror Spectator

Más leídas