SECCIONES
ARMENIA
LOCALES
DIÁSPORA
UGAB
INSTITUCIONES
EMPRENDIMIENTOS Y PYMES
OPINION
AGENDA
SOCIALES
Temp.: -
Hum.: -
Sábado 24 de Octubre - Buenos Aires - Argentina
PREMIO MEJOR MEDIO DE PRENSA PUBLICADO EN LENGUA EXTRANJERA - MINISTERIO DE LA DIASPORA DE ARMENIA 2015
Armenia - La guerra en primera persona
No debemos perder la esperanza. Incluso cuando parece que no hay nadie...
16 de Octubre de 2020

Por Lika Zakarian, Stepanakert. (Foto de David Ghahramanyan), para Civilnet.

No hemos tenido ninguna llamada telefónica de mi hermano desde ayer. Papá intentaba comunicarse con él cada diez minutos. "¿Llamó? ¿No? Tampoco me llamó a mí. Pensé que tal vez te hubiera llamado a vos... Ah ... está bien. Avisame cuando lo haga".

¡Cada 10 minutos!...

Nos aterrorizaba pensar en las posibles razones de su silencio. La vida se detiene en esta parte del mundo, cuando no hay llamado.

Mamá, papá y yo fuimos a nuestra casa hoy por una hora. Mamá comenzó a cocinar papas fritas, papá estaba viendo las declaraciones de Harutyunyan y Pashinyan en la televisión y yo fui a mi habitación. Miré a mi alrededor y pensé: ¿hay algo en esta habitación sin el que no pueda vivir? Si mi casa desaparece mañana, ¿qué extrañaré más? ¿Quizás "Fahrenheit 451", mi libro favorito? ¿O tinte acrílico? ¿O quizás un álbum de fotos? ¡Oh, este, mi vestido favorito! No, espera ... quizás aretes que compré en Würzburg, mi ciudad favorita ... o el pañuelo de mamá .. ¿O quizás la chaqueta favorita de mi hermana? No podía decidirme ...

Finalmente, decidí no tomar nada. Porque habría significado que existe la posibilidad (que, de hecho, es real) de que mi casa no exista.

Hemos estado construyendo nuestra casa toda nuestra vida, la hemos ido cambiando, mejorando, agregando más y más para hacerla especial. Y perderlo en segundos, terminar sin tu propio hogar, sin nuestro pequeño rincón en un mundo grande y extraño, esos pensamientos rompen nuestros corazones. ¡Y no estoy listo para soportarlo! Entonces, no tomé nada de mi casa. Si hay una opción, mi elección es mantenerlo todo.

¿Y sabes qué? El teléfono sonó. era él, mi hermano! Lleno de emociones y excitación, no pude evitar llorar, estaba hablando y riendo y llorando. "Todo está bien", esto es lo que nos suelen decir. Hace unos meses, le presté dinero para su educación. Estamos muy cerca el uno del otro. Y hoy le dije: "¿Sabes qué? Elimino tu deuda. Vuelve a salvo lo antes posible. Y él dijo" ¿De verdad? ¡Si tan solo hubiera sabido, habría tomado más! ”Nos reímos durante 7 minutos.

Luego le pedí a mi papá que me llevara a mi oficina. El 22 de septiembre fue el cumpleaños de mi camarógrafo. Mi camarógrafo, mi mejor amigo, mi novio. Le hice un regalo: unos pececillos. Quería que esos peces compartieran nuestro espacio.

Cuando estalló la guerra, todavía íbamos allí, para alimentarlos, bajo el fuego de los obuses. Pero cuando lo reclutaron,  ya no había oportunidad de pasar. La ciudad había sido bombardeada con fuerza...Yo estaba sola y pensé que nuestro pescadito ya había desaparecido, aunque dolió mucho. Entonces, fui a la oficina, fui a ver la pecera. Los peces estaban allí, pero no se movían. Seguí diciendo en mi mente "¡Vivan, por favor, vivan!"

No se movían... Pensé: esto es todo, ¡tantos días, sin comida! ¿Cómo viviré con tal peso en mi corazón? pienso a pesar de que hace poco se convirtieron en miembros de nuestra oficina, nuestro segundo hogar.

Me senté junto a ellos, casi llorando y de repente, los vi moverse. Un pez se movió, luego otro ... Salté, abracé la pecera y me puse a llorar. Me apresuré a darles su comida. Rogaba que vieran la comida y comieran. La vieron y comieron.

Decidí no dejarlos más solos y me los llevé conmigo. Ahora están en mi refugio, hasta que regrese su dueño.

Les cambié el agua, les agregué más alimento y los he estado revisando cada cinco minutos.

Esta historia de los peces es una verdadera señal para mí hoy. Me enseña que no debemos perder la esperanza.

Incluso cuando parece que no hay nadie, la vida puede recompensarnos con una sorpresa y darnos fuerzas para vivir.

Más leídas