«Haistars» coronó exitosamente su 3º aniversario al servicio de la armenidad

«Haistars» en la segunda presentación de «Circo», en el salón «Siranush» del Centro Armenio, en una función organizada por la Comisión de Padres del Instituto San Gregorio El Iluminador.

HaigArjanLur-Buenos Aires.- Cuando la comunidad armenia de Buenos Aires creía haber visto y escuchado todo en música armenia, el horizonte vio nacer una nueva constelación de diez estrellas que brillaron como nunca antes en sus tres años de existencia, inyectando una nueva energía e ímpetu al arte musical armenio.
  Este año el espectáculo se denominó «Circo» e incluyó una amplia variedad de números circenses como mimos, acróbatas y otros muy divertidos, a juzgar por el exigente público infantil que no paró de festejar con risas y aplausos cada una de las presentaciones, además de la gran acogida de los temas musicales.
 
La tarde del 5 de octubre ppdo.  el monumental predio de «La Rivera de Buenos Aires» (ex «Che Tango») de La Boca, recibió a los más de 1000 jóvenes y niños con sus padres, quienes se deleitaron con el espectáculo que en un principio se había programado en unos 20 temas musicales, pero que tras la efusiva insistencia de los presentes, se extendió por más de tres horas, incluyendo tres bises no previstos. El mismo espectáculo se presentó semanas después, el 2 de noviembre en el renovado salón «Siranush» del Centro Armenio, con idéntico éxito.

Señalemos que el grupo musical «Haistars» está compuesto por diez jóvenes de ambos sexos (Melanie Avetisian, Belén Arabian, Alexia Djubelian, Stefania Der Kevorkian, Melanie Balassanian, Marina Mavilian,  Zaruhí Nazarian, Juan Ignacio Balassanian, Esteban Mkrian y Benik Simonian). Su directora artística, la reconocida cantante folklórica armenia, Sra. Mirta Satdjian,  y su productor comercial, el Sr. Jorge Balassanian, contando además con un numeroso equipo de coreógrafos, asesores de vestuario, profesores de baile y canto moderno, maquillaje y peinado, y por supuesto, la incondicional colaboración de los padres de los artistas.
  
Otra característica diferencial que distingue al ensamble es que «Haistars» no depende ni pertenece a ninguna organización, fundación, partido político o institución comunitaria, sino que debe su exitosa permanencia exclusivamente a sus creadores (su Directora y su Productor comercial) y los padres, teniendo, como dijimos, su propia estructura organizativa.
  
Esta vez, el «Circo» contó con muchos de los temas ya clásicos de «Haistars»: «Lorke», «Na Mi Naz Uni», «Vartivarí Sharan» junto a otros muy pedidos, y la presentación -en primicia- de nuevas canciones armenias tradicionales, totalmente renovadas y armonizadas especialmente para los jóvenes, que de ninguna manera perdieron su esencia ni su genuinidad armenia.

La excepción fue el «Tango Argentino» (La Cumparsita) presentado en forma inmejorable por los diez artistas con una coreografía y vestuario dignos de los mejores profesionales.

Todo este despliegue tiene varios fines convergentes:

  • La afirmación de la pertenencia y la identidad de los jóvenes de ascendencia armenia,
  • Brindar un día de sana diversión y esparcimiento constructivo a través de la presentación de números musical-coreográficos (además de las variedades) totalmente adaptados a los ritmos modernos (un efectivo recurso atractivo para acercar a los jóvenes al arte musical armenio). De esta forma se proporciona una inmejorable oportunidad para que padres e hijos compartan sus tiempos juntos en un ámbito cultural genuinamente armenio.
  • Lograr que las nuevas generaciones sean conscientes y dignos herederos de la herencia cultural que recibirán, garantizando el traspaso de los valores nacionales y los tesoros más preciados de la música popular armenia, incluso abriendo nuevas oportunidades a intérpretes noveles que tengan vocación artística de canto o baile.

Sin lugar a dudas, este nuevo recital de «Haistars» superó ampliamente sus anteriores presentaciones, mostrando en cada una de ellas una progresiva profesionalización, lo cual aparenta ser una paradoja, ya que ninguno de ellos se halla cursando alguna carrera artística afín ni es cantante ni bailarín profesional; es más: muchos aún no egresaron del colegio secundario.

Incluso podemos afirmar, que el nivel alcanzado es sólo comparable con los pocos ensambles de su tipo ya consagrados y conocidos internacionalmente, los que lamentablemente son también pocos o totalmente desconocidos en la diáspora.

Por supuesto, los niños y jóvenes de tanto las comunidades armenias de Buenos Aires (y de la Rep. Argentina), como las de Uruguay, Chile y Brasil esperan ansiosamente la edición de la banda de sonido de «Circo» que ya cautivó los corazones de miles de niños, jóvenes y adultos.

Hacemos votos para que este conjunto modelo, fundándose en los nuevos caminos abiertos en el campo artístico, así como en los prometedores resultados obtenidos a lo largo de sus tres años de trabajo, inspiren y alienten a otros niños y jóvenes, profesionales, maestros, músicos, mecenas y patrocinadores a organizar y/o participar de grupos similares en toda la diáspora armenia.
HaigArjanLur
Buenos Aires
Noviembre de 2008

Los comentarios están cerrados.