Los 80 años de la Iglesia Santa Cruz de Varak

El pasado  domingo 12 de octubre, se celebró  un acontecimiento inédito para muchos de nosotros, con emoción y felicidad, con el recuerdo y la memoria viva, con cada fibra de nuestro ser y tratando de no olvidar hasta el ultimo detalle, organizamos la conmemoración de los 80 años de fundación de la primera Iglesia Armenia y escuela  de Bs. As., y no podía faltar para esta histórica celebración la realización del tradicional madagh.
Puedo decir que siendo testigo de esta historia fue el madagh más significativo y más emotivo de los últimos 80 años, ya que se congregaron más de 600 personas.
Encontré entre ellos muchos rostros y miradas que representaron cada etapa de nuestra institución. Pasado, presente y futuro estaban juntos compartiendo un mismo espacio, una misma mesa, un mismo plato.
A pesar de la lluviosa mañana, cada uno de ellos se hizo presente, porque tienen una conexión especial con este rincón del sur de Bs. As.
Siendo la primera Iglesia y escuela en ser fundada, creo no equivocarme, que no hubo nadie que no haya sido parte de ella en algún momento de la historia institucional.

La ceremonia religiosa comenzó alrredededor de las  10.30, poco a poco la iglesia fue llenándose de almas que renovaron una vez mas su fe. Al término del oficio religioso se concentro el público en las instalaciones del Gimnasio Daniel Ohanessian, su excelencia Monseñor Kissag Mouradian, procedió a la bendición del tradicional plato del madagh, que tuvo la particularidad de realizarse también con carne de cordero. Luego de las palabras de bienvenida, el Sr. Presidente de la institución Martín

Sr. Martín Oundjian.

Sr. Martín Oundjian.

Oundjian, expreso con gran emoción:
“Hoy nos encontramos reunidos aquí, en el Gimnasio Daniel Ohanessian, para conmemorar la fundación de la Iglesia Armenia Santa Cruz de Varak y Colegio Armenio Arzruni que cumple 80 años de vida; tal es así que este es  el octogésimo Madagh  de Flores, que se realiza ininterrumpidamente durante estas 8 décadas.
Por su puesto relatar en pocas palabras 80 años de trayectoria, es imposible, pero sí vale comentar una breve reseña histórica:
“Allá por los años 20, llegaban al puerto de Bs. As. Muchos inmigrantes, entre ellos estaban los armenios, que desterrados de su patria, pudieron escapar de la masacre del genocidio de 1915, perpetrado por los turcos. Muchos bajaron del barco, y vinieron directamente a este barrio, el Bajo Flores, ya que en este rincón de Bs. As. Vendían lotes a precios muy accesibles, convirtiéndose en pocos años en una sólida comunidad de armenios. Fue así que con la valentía y fuerza de espíritu que los caracterizaba, decidieron  construir ésta la primera iglesia armenia de Bs. Así, corría el año 1928. Al principio fue de madera y chapa, pero luego de unos años  con el aporte de la Flia Diarbekirian, se logro concretar la Iglesia de material. No solamente querían conservar su religión sino que además mantener viva su lengua, y así comienza la escuela Arzruni, dictando clases de idioma armenio. A través de los años se incorpora a la enseñanza oficial”.
Nuestra institución logró sortear muchos obstáculos a los largo de los años, y a pesar de la ubicación geográfica, prevaleció la calidad educativa, siendo hoy la escuela mas requeridas de la zona, con una matrícula de 380 alumnos desde jardín a secundario, desde su incorporación a la enseñanza oficial el Colegio Armenio Arzruni, abrió sus puertas a toda la comunidad, sin distinción de razas, religiones o clases sociales, devolviendo y agradeciendo tal vez así  los mismo que hizo ésta, nuestra Nación Argentina, cuando en esos años tan difíciles supo abrir sus puertas, a todos los inmigrantes, sin distinción de razas, religiones y clases sociales.
Nuestra escuela busca siempre impartir la excelencia educativa  nutrida de nuestros valores, costumbres, lengua y tradiciones armenias a todo aquel que lo desee. Pero eso sí, para nosotros primero son las personas,  en su formación humana, no queremos genios físicos o matemáticos que no sepan distinguir  el significado de  palabras como honestidad y solidaridad.
Todo lo que ven siempre se logró con grandes esfuerzos, estamos muy acostumbrados a ello.
 Aprendimos que nada es imposible cuando el objetivo vale la pena, en este caso, formar y educar jóvenes para que en el futuro puedan desarrollarse en al vida con seguridad en si mismos sabiendo distinguir el bien del mal.
No somos tantos, ni pocos, por el respeto a la memoria de los que han pasado durante estas 8 décadas y por el amor que nos transmitieron, continuaremos trabajando por el engrandecimiento de esta institución.
Seguramente el futuro es muy prometedor, si en 80 años pudimos llegar hasta acá, con un colegio bien constituido y una iglesia bien conservada, estoy seguro   que vendrán nuevas generaciones con la misma garra que sus abuelos, sumándose  a sostener los cimientos puestos por ellos.
Para finalizar también quiero agradecer en nombre de todos los que trabajamos en esta institución, a todas las familias que depositan su confianza, para la educación de sus hijos, a las autoridades gubernamentales que nos apoyan en cada proyecto, a los benefactores, que siempre nos tienden una mano solidaria,  y por último  la presencia invaluable de cada uno de Uds., dejando en claro que las puertas de esta Iglesia Santa Cruz de Varak y del Colegio Armenio Arzruní estarán siempre abiertas esperándolos.
A continuación y a modo de homenaje y reconocimiento por la trayectoria, por la labor desempeñada, por la colaboración constante,  se dio inicio a la entrega de  esculturas: “Jachkar y Aipenaran”, talladas en bronce, (obras del artesano V.Gheridian). Recibieron las siguientes personas representativas en esta ocasión de la labor de cientos de colaboradores que trabajaron por nuestra institución: Sr. Manuc Diarbekirian, Sr. Roberto Ohanessian, Flias. Avakian, Sr. Garo Arslanian, Sra. Anquiné Margossian, Flias. Rizian, Sr. Pablo Topalian (recibió su hijo Carlos), Sra. Vartení Arakelian, Sra. Teresa Meshedjian, Srta. Dora Boudoukian, Esc. Arturo Balassanian, Sr. Alberto Guler, Sr. Gregorio Maraslian, Sr. Roberto Sarkissian (recibió su hija Claudia), Ohanessian, Meliné, Laura y Sofía, Sra. Sirán Zorian, sargavak Baltazar Agobian, Sr. Juan Magarian, Sr. Nicolás Oundjian.
Debo destacar y reconocer el voluntarioso papel desempeñado por nuestros alumnos que asumieron la responsabilidad del servicio y asistencia a los invitados.
El grupo de danzas de la sección primaria y luego de la sección secundaria, nos emocionaron con la representación de los bailes étnicos de nuestro pueblo; sobre todo los alumnos de secundario que bailaron con tanta pasión, aclaro que ninguno de ellos es descendiente de flias. Armenias.
Y como cierre, los integrantes del coro Krikor Naregatzi, de la Iglesia Armenia Santa Cruz de Varak, dirigidos por la Prof. Zorian, que desde hace 25 años concurren domingo a domingo cumpliendo desde el corazón con este deber moral y acto de fe religiosa haciéndolo con gran placer y profunda unción, fueron sin duda la expresión artística por excelencia en cada una de las melodías interpretadas, que llenó de emoción al público presente .
 Mi especial agradecimiento a los miembros de la Comisión Directiva que me honraron públicamente reconociendo mi esfuerzo y labor.
Gracias a los representantes de cada institución educativa y social  por su participación en este día tan especial. Gracias por las cartas de salutación de las distintas instituciones de nuestra colectividad y las plaquetas  entregadas por el  Centro Armenio, el Colegio Backchellian, y la Asamblea Nacional Armenia.
Gracias a las familias del colegio por elegirnos cada día y confiarnos la instrucción y la formación de sus hijos.
Gracias al personal del colegio de todas las secciones  por estar presentes junto a sus flias
¡Y gracias!  A nuestros antecesores por la valentía, el coraje de hacer lo imposible para dejarnos lo posible y a todos los que fueron, son y serán parte de la historia  de la Iglesia y la escuela  Armenia del barrio de Flores.

Lucía M. Agobian

Los comentarios están cerrados.